INICIO » Tríos

Nuestra amiga argentina con una nueva amiga

  • 8
  • 6.358
  • 8,71 (7 Val.)
  • 0

Hola hermosos, hoy les voy a contar algo distinto, jeje, me hice una amiguita por internet, una nena que es tan buena como yo, Juuli88.

La cosa es que empezamos a mandarnos mensajes privados, algunas fotos para conocernos (fotos normales jeje) y hace unos días, en esos que hizo calor, nos conocimos, fuimos a tomar algo a la noche por plaza serrano.

Yo sabía que no iba a ser solo conocernos, y creo que ella pensó lo mismo jaja a las dos nos gusta portarnos ¡mal!

La cosa es que nos encontramos, las dos estábamos con polleritas (porque hacía calor), no en bolas, pero esas polleritas que a los chicos les gustan, nos sentamos a tomar algo, el lugar era medio oscuro y había de todo, parejas, chicas solas, chicos solos.

Hablamos mil cosas que obvio no les voy a contar, porque aparte tampoco les interesa, hasta que nos dimos cuenta que en una mesa cerquita había tres pendejitos que tendrían 19/20 años.

Jaja con Juuli se nos despertó el indio jeje, y era seguro que íbamos a hacer algo. Quedamos en que yo la dejo sola un toque en la mesa, a ver qué pasaba, y me voy al baño, no sé cuánto habré tardado, pero cuando salgo del baño veo uno de los pendejos en la mesa, chau dije, ya estamos, me siento se acerca otro y Juuli le dice que nos deje sola con él (yo no entendía un carajo, pero le seguía el juego).

La cosa era así, yo taba frente a Juuli y el pendejo en el medio de las dos, les cuento, el pendejo era relindo como me gustan cara de nene, pelo larguito, pero, bastante zarpado jeje, enseguida empezaba hacerse el gracioso y aprovechaba para tocarnos, aunque sea las mano, los brazos, algo, para ver como reaccionábamos, obvio que no le decíamos nada.

En una de esas Juuli, le mete un beso, puafff, se pudrió todo, y yo para no quedarme atrás y que el pendejo entendiera, por debajo de la mesa le tocaba la piernita, jeje, no llegue a la pija, apenas se la roce, pero ya se notaba que la tenía paradita, ¡qué lindo!

Obvio que la cosa no daba para más, estábamos los tres muy calentitos, pagamos, lo agarramos al pendejo, sin que le pudiera avisar nada a los amigos, él le quería avisar a sus amigos, pero le decimos que si les avisa ya fue, y nos vamos al departamento de Juuli, porque ella vive sola

Entramos al departamento, y así de una, lo arrinconamos contra una pared, Juuli le come la boca, pero se la come ¡no saben cómo! Mientras le saca la camisita que tenía puesta, yo le empiezo a desabrochar su pantaloncito hasta que encuentro esa hermosa pija, se la acaricio, le beso la puntita hasta que me la empiezo a meter toda en la boca, el pendejo empiezo a bombearme en la boca y se la saco y le digo que ¡ni en pedo se le ocurra acabar!

Lo llevamos al cuarto, ya estábamos los tres en bolas, yo me tiro de nuevo en su pija, se la chupo, le chupo los huevitos, le tocaba la piernita, que lindo bebé, me lo comía todo, hasta que veo que Juuli, saca un pañuelo ¡y le ata las manos! Yo no lo podía creer, ¡nunca había hecho eso!, el pendejo medio como que pregunta, pero como estaba recaliente mientras se la chupaba se dejó jeje

Después Juuli ¿saben lo que hace? Se sienta arriba de su boca para que le chupe ¡la conchita! Y obvio se la empieza a chupar, como le gustaba a Juuli, ya estaba gimiendo de placer, yo le pongo un forro y me siento arriba de su pija para empezar a cabalgar, y con Juuli nos empezamos a besar, ¡SI A BESAR!, nos acariciábamos las tetas nos tocábamos, nos empezamos ¡a sentir! Qué caliente que estaba, tenía una hermosa pija que me estaba cogiendo, volviéndome loca y la estaba besando a Juuli, tocando también esas hermosas tetas que tiene, y ella seguía moviendo su conchita en la boquita del pendejo, ya estábamos las dos gimiendo y recalientes, nos movíamos como locas hasta que acabamos las dos juntitas, nooo, no les puedo explicar lo que fue.

Después Juuli, se lo empieza a coger y yo estaba entre que el pendejo me chupaba la conchita y yo le besaba las tetas a Juuli, el pendejo seguía con las manos atadas, y cuando se quería zafar, le partíamos la boca entre las dos y se quedaba quietito jaja

La cosa es que entre las dos empezamos a chupar esa pija hermosa, el pendejo no daba más, Juuli le chupaba los huevos ¡y yo la pija!, nos dice que va a acabar, nos miramos con Juuli y lo dejamos que nos acabe ¡en la cara!, fue ¡una explosión de leche!

Mientras el pendejo se reponía la agarro a Juuli, le parto la boca, así como estábamos, con la carita llena de leche, nos empezamos a besar como si fuera el último beso, le meto un dedo en su conchita, veo que le gusta se mueve, empieza a gozar, y me mete ¡uno a mí!, cada una tenía el dedo de la otra, y así nos empezamos a meter los dedos y a chuparnos todas, no podía creer, estaba con Juuli, después de tanto tiempo de estar leyendo lo que hacía, después de haberla imaginado.

Ah, les cuento algo, yo me quede con un consolador de Belu, y por las dudas lo lleve, jeje. Entonces lo saco de la cartera, cuando lo ve Juuli, media se quedó, la verdad es que no sé si lo había usado alguna vez con alguna amiga, pero se lo empiezo a meter en su conchita hermosa mientras la besaba y ella abría más sus piernas dejándome que me la coja así, con ese consolador, nos quedamos así besándonos, tocándonos, sintiendo lo suave ¡de nuestra piel! Juuli entregada a ese placer, hasta que la hago acabar.

Nos tiramos en la cama con el pendejo, ahora si lo desatamos, y ni bien le tocamos esa pija hermosa se le empieza a parar ¡de nuevo! Juuli se le sienta en su pija, se la mete toda adentro, de cuclillas empieza a saltar encima de él, yo por un lado lo besaba y por otro le tocaba las tetas a Juuli para que se calentara más, era todo placer.

Ahora me toca un poquito de pija a mí, me pongo en cuatro, me empieza a coger, y Juuli se pone delante de mí, bahh, me deja su conchita delante de mi boca, otra vez que placer chupar esa hermosa conchita mientras me cogían, el pendejo estaba desesperado, me la pone me la saca, pero como una bestia, me tiraba de los pelos, no tenía piedad de mi conchita, yo gemía gritaba, me gustaba, no podía parar de chupar esa concha y quería que me siguiera cogiendo así, como una perra, hasta que me hace acabar y el pendejo ¡acaba de nuevo!

Nos quedamos los tres en la cama y ¿saben lo que pasó?, ¡nunca me había pasado esto!!! al pendejo le suena el celular, se levanta para atenderlo, no lo encuentra hasta que lo encuentra en el pantalón que le saque en la entrada de la casa, con Juuli nos miramos, pensábamos que era la novia o algún amigo, pero no, era LA MAMA jajaja, que bebé hermoso, lo llamo, porque se había hecho ya muy tarde, obvio con Juuli mientras hablaba CON LA MAMA, nos tiramos en su pija y entre las dos se la empezamos a chupar de nuevo, ¡y no tardó mucho en pararse otra vez! Estaba recaliente el pendejo, yo no sé si alguna vez había estado ¡con dos chicas!, lo tiramos en el sillón Juuli se sienta arriba de él, se la empieza a coger de nuevo, se inclina sobre él, agarro de nuevo el consolador, pero esta vez intento ponérselo a Juuli en la cola, le pongo la puntita, no me dice nada, un poco más, tampoco me dice nada, se lo empiezo a meter más mientras le seguía besando la cola, y el pendejo se la cogía, obvio Juuli, no tardó mucho en acabar, esta vez estallo en un orgasmo, ¡quedo temblando!

Me siento yo arriba del pendejo pero dándole la espalda y me empieza a coger a mí, mientras Juuli, me besa, me mete la lengua, me empieza a besar las tetas de nuevo, me toca toda, me mete el consolador en la boca, lo chupo como si fuera una pija mientras la miraba, ella me lo sigue metiendo, me ahoga, lo sigo chupando y cada vez saltaba más sobre el pendejo, yo quería ¡pijas por todos lados! Empiezo a gemir, temblar, gritar de placer, hasta que acabamos los dos.

Ya era tarde, habíamos cogido bastante la noche y el pendejo se fue.

Nos quedamos solitas con Juuli, no hizo falta hablar, decirnos nada, nos miramos, ella puso sus manitos en mi cara y yo sobre las de ella, nos empezamos a besar, pero esta vez despacio, otro beso, otro, otro y ya empezaron a ser a apasionados, las lenguas ya eran una sola, así, nos fuimos a la cama de nuevo.

Nos seguimos besando, nuestras piernas se entrecruzaban, queríamos sentirnos con ganas esta vez, solo darnos placer a nosotras, rozarnos la piel, estuvimos un rato largo así, terminamos en un 69, otra vez chupándonos nuestras conchitas, ¡nos cogíamos con la lengua! Nos metíamos los dedos, pero no acabamos, terminamos frotándonos nuestras conchitas, mirándonos y besándonos hasta que las dos estallamos de nuevo en un orgasmo, pero las dos juntas al mismo tiempo. Nos quedamos dormidas desnuditas nos despedimos con un hermoso beso, no sé si nos volveremos a ver, a veces lo mejor es quedar con el primer recuerdo, ¡nada más!

Que cosa loca, la verdad es que yo al menos jamás pensé en encontrarme con alguien de esa web, pero cuando empezamos a hablar, no sé, dije con una mujer es distinto, y me empezó a calentar verla coger como lo cuenta siempre, y nada, me calentó mucho verla coger y como nos cogieron a las dos jeje.

(8,71)