INICIO » Categoría » Mi compañera de trabajo y su novia

Mi compañera de trabajo y su novia

  • 20
  • 10.733
  • 9,47 (17 Val.)
Cuando yo veo que el sexo oral que les hacía ya estaba dado de sí, decidí que era momento de pasar a lo importante. Ya mi pene se había incorporado y les pregunté que cual quería que follara primero a lo que sin dudar lo pidió Daniela

Hola a todos les comento que yo trabajo en una empresa que queda fuera de la capital. Resulta que en la empresa donde estoy personas vienen y personas van como cualquier empresa, resulta que yo trabajo de supervisor y me toca hacer parte de la inducción a la empresa a los empleados nuevos, fui a donde conocí una chica joven de 22 años, nacionalidad nicaragüense, rellenita pero bien surtida, morena, 1.57, pelo negro, pechos grandes y culo grande pero redondo no caído que llamaremos Daniela, cara muy linda pero le confieso que la vi y la vi normal, debo decirles que a primera vista no me resulto nada llamativa o extraordinaria, todo normal y ella tenía que pasar 25 días de inducción conmigo entonces teníamos que socializar todo bien y normal los primero 3 días, nosotros usamos uniforme y en las mujeres no son tan tallados entonces no me había fijado realmente en su cuerpo hasta que al 4° día, al momento de salir de trabajar ella está esperando el transporte público de la empresa, yo voy saliendo en mi automóvil y la veo en la parada con todos los trabajadores y me llamo mucho la atención un pantalón blanco tallado al cuerpo estaba como de perfil y vi cómo se le veía la figura de culo grandote y redondo y me fui normal, si se me quedo grabada la imagen de ese gran culo que se le veía.

Todo iba normal a los 21 días ya había más confianza y más acercamiento, vacilábamos de todo pero ella era muy sencilla todavía se le veía que era una muchacha humilde, tímida, pero tenía una mirada de puta que me despertaba el deseo y debo confesar que yo ya esperaba que ella saliera para yo verla haciendo fila en la parada y ver como se veía con la ropa. Para no cansarlos ya para diciembre tenía 8 meses de trabajar ya había una amistad bonita, resulta que se llega el tiempo de salir de vacaciones y la fiesta de fin de año, siempre lo hacemos en una hacienda.

Llego el día de la fiesta todos en el ambiente entonces me acerco donde esta ella y le digo:

Yo: Hola, como estas?

Daniela: Hola, muy bien don Diego y usted como me le va?

Yo: Muy bien también, pero estaba un poco aburrido y con ganas de bailar, si te saco a bailar?

Daniela: (Se ríe) Está bien pero tiene que temerme paciencia porque casi no bailo mucho

Yo: Tranquila Daniela yo te ayudo

Daniela: Uy Don Diego yo no sé bailar Bachata (En ese momento pusieron música bachata)

Yo: (Me rio) No importa yo sí sé qué te parece si te enseño?

Daniela: Uy si yo quiero aprender

Entonces en ese momento me acerco más y le pongo la mano en la espalda, se asustó al verme tan cerca, pero ella quería bailar, entonces ahí aproveche para ver hasta donde me dejaría llegar entonces poco a poco bajo mi mano en su espalda hasta llegar a la cintura donde tenía la (Faja) cinturón, pero baje un poquito más buscando donde comienzan las nalgas pude sentir ese relieve de su grande culo, ella lo noto inmediato y se asusto quiso parar pero yo no la deje pero no intente hacer algo más, bueno bailamos y tomamos. Ya resulta que eran como las 11PM de la noche y termina la fiesta entonces le pregunto:

Yo: Oye Daniela como te vas?

Daniela: Voy en el bus y cuando llegue a la capital agarro un Taxi

Yo: Si quieres yo te llevo

Daniela: Noooo, que pena me da

Yo: No para nada pena daría robar, Si quieres yo te llevo

Daniela: (Se quedó dudosa) mmmmm, está bien si no es mucha molestia

Yo: Para nada, solo espérame un momento

Daniela: Esta bien

Bueno como en el trabajo sabían que yo soy casado, espere que se montara la mayoría de los empleados y luego me lleve a Daniela al carro ya ella le empezaron hacer efecto las copas y ya se veía algo tomada, el viaje dura entre 1 hora hasta la capital donde vivíamos, empezamos a hablar acerca de las fiestas, las personas borrachas y entre otras cosas, en el trabajo se podían llevar a las esposas y esposos cosa que yo no la lleve y Daniela me dijo:

Daniela: Yo pensé que Ud. iba a venir con su esposa?

Yo: No mi esposa trabajaba hasta tarde (Mentiras)

Daniela: Aaahhhh, que lastima

Yo: Y Ud. su novio no lo trajo?

Daniela: No, no lo traje porque no tengo novio

Yo: Como y porque?

Daniela: Es que le confieso pero júreme que no le dice a nadie

Yo: Si cuente conmigo te doy mi palabra

Daniela: Soy gay, y salgo con una chica

Yo: (entre morbo y sorprendido) No te gustan los chicos

Daniela: (Riéndose) los chicos no pero sus penes si, entonces soy bisexual

Yo: (Excitado) entiendo entiendo, ya que estamos en intimidad con las confesiones le confieso la verdad que rico ver a unas lesbianas follar

Daniela: Uuuuffff es lo más delicioso, has visto alguna pareja lesbiana

Yo: No la verdad solo en pornografía aunque pagaría lo que sea por estar presente en una

Daniela: Aaayyy es enserio? Cuanto pagaría Don Diego?

Yo: Bueno para empezar dígame Diego y segundo lo que sea lo que ellas pidan

Daniela: (riéndose) Esta tentador

Yo: Pues ya sabes, si algún día se deciden aquí estoy yo de primero

Daniela: (Se ríe) Ayyy Diego Ud. es tremendo

Yo: Apenas me conoce Ud. no sabe todo lo que puedo hacer si me lo permiten

Daniela: Aaaayyyy no Ud. es casado pero debe tener bastante experiencia con su esposa

Yo: (Riéndome) Soy casado y no capado y si bastante y ya que estamos de confidentes, te digo que con ella y con otras que he estado

Daniela: Aaaayy que bárbaro, se porta mal

Yo: Si a veces con quien le guste portarse mal

Daniela: uuuyyyy ya me dio calor (Exclamo)

Yo: Siiii bastante se subió la temperatura aquí pero me está gustando

Se termina la conversación por unos minutos y cayo un silencio donde en mi mente empezó a imaginarme como se revolcaría con su novia en la cama y lo rico que seguro era como se chupaban, entonces empecé a excitarme más y mi pene despertó se pudo duro al instante y dije en mi mente debo seguir preguntándole y le dije que cuanto años tenía su pareja y me dijo que la chica acaba de cumplir 18 años, como se conocieron en el cole y como surgió todo, me empezó a contar que una tía en Nicaragua de ella empezó a seducirla cuando ella era más joven hasta llegar al punto de besarse, tocarse y llegar hasta follar y le exprese.

Yo: uffff Daniela mi pene esta duro de escucharte perdón pero tengo que decírtelo

Daniela: Aaaayyy Don Diego como así, yo le parezco bonita a Ud.?

Yo: Claro que si eres muy bella y me encanta tu cuerpo para ser sincero

Daniela: (Se agarra un pecho) Y te gusta mi pecho?

Yo: Uuuuffff que sí que, todos grandes y redondos apenas para pegarle una buena mamada

Daniela: Uuyyyy don Diego!!!

Yo: Me dejarías tocarlo?

No expreso nada pero nunca se me va olvidar que se mordió el labio de abajo, lo que me arme de valor entonces mire en la carretera que no viniera nada y con mi mano izquierda, me incline donde ella y empecé a agarrarle el pecho con suavidad y lo apretaba con deseos y durito.

-Que rico pecho (Exclame) y ella me dijo con su respiración rápida

-Gracias, dígame mas cosas ricas!

Empecé a jugar con su pezón mientras le decía cosas sucias y todo lo que podría hacerle y por encima de su blusa a como pude detuve el carro a un lado afuera de la carretera me quite el cinturón y ella también y ella se empezó a quitar la blusa para quedar con su brasier era pequeñito se le salía el pezón era enorme a como pude me acerque e incline un poco y empecé a mamarle el pecho izquierdo y con mi lengua a jugar con ese pezón grande y succionarlo y morderlo suavecito ella gemía suavecito y subía el pecho para que pudiera mamarlo con más profundidad y a la vez la besaba, cuando veo que ella empezó a quitarme la faja y desabrochar el jeans, lo abro y meto su mano y lo empezó acariciarlo por encima del bóxer, su asombro al ver que mi pene era grande (17cms) y me dijo Daniela:

-Pero que es eso tan grande -y ni lo pensó y metió la mano bajo mi bóxer a como pude me baje el jeans y el bóxer un poco y salió mi pene como una antena firme y duro mientras ella lo sujetaba con una ricura, y empezó a masturbarme despacito a como yo pude me detuve de mamarle los pechos e hice lo mismo quite su faja, abrí el botón de su jeans y a empecé a meter mi mano sobre su vagina encima de su calzón, llevaba uno negro de encaje uuufffff su vagina era gorda y deliciosa, estaba mojadita un poco y empecé a tocarla y masturbarle su clítoris luego introduje mi mano completamente y note como su clítoris era grande uuuffffff el mejor clítoris que he visto y sentido, ahí estábamos los dos masturbándonos yo empecé a meterle un dedito luego dos, hasta el tercero le metí entre más se los metía con más fuerza me masturbaba, uuffff fue de lo mejor en un momento deje de masturbarla y me fui a su boca lentamente y le pegue unos ricos besos apasionados, después bajo mi asiento hasta abajo quedar acostado y ella a como pudo se inclinó hacia mi pene y empezó a chupármelo y tragárselo como una loca desquiciada, ella esta media incomoda pero se aguantaba con tal de comerse un pene, recuerdo que succionaba sentía su garganta cuando se lo metía hasta asfixiarse entonces le hablo y le digo que quite el pantalón y se monte encima mío y me dice:

- mmmmm, no hoy no va a ver acción, solo déjame sacarte la lechita y jugar un poco. Yo no quise presionarla porque después la indisponía entonces me deje llevar por varios minutos hasta que ya no pude más y sentía que me iba a venir.

Yo: Aaayyyy ya me vengo Daniela

Daniela: Siiiii démelo todo

Yo: Donde quiere la lechita?

Daniela: En mi boca para comérmela toda

Yo: Siiiiii, siga siga que ya me vengo

Daniela: mmmmm quiero lechita quiero su lechita démela ya

Yo: aaaahhhh tómela tómela

me inclino a ver su cara y aun seguía comiendo mi pene succionando para sacar la última gotita de semen, uuufff eso me templo a un más yo tenía ganas de agarrarla someterla y follármela entonces ella se levantó limpiándose la boca, con cara de satisfacción y se lo trago todo, no podía creerlo uuuffff fue tan delicioso que empezamos a hablar para no cansarlos con el relato porque falta muchísimo mas llegamos a la capital, la deje en su casa y al despedirse me dio un beso delicioso y me dijo:

-Hasta mañana que sueñe conmigo bien rico. Llegue muy tarde a la casa y mi esposa estaba despierta y muy furiosa del porque no llegue temprano y medio la calme y hablamos y le metí una mentira que se la creyó.

Al día siguiente llego a la empresa yo tratando de buscarla para hablar con ella y hablar si se podía de todo lo que paso en el camino más que los dos íbamos tomados yo casi nada la verdad pero ella si iba pasada de copas, me estaba evitando hasta que yo la llame y hablamos, ella apena me dijo que ella no era así que disculpara que se dejó llevar por el momento yo también le dije casi lo mimos pero fui claro y le dije que fue delicioso esa experiencia lástima que no se dio a mas con ella pasaron los días y todo normal ahora con una relación más de confianza hasta que un día me dijo que ocupaba hablar conmigo que íbamos a algún restaurante, lo cual accedí sin ningún problema:

Daniela: Debo decirte que le comente a mi novia lo sucedido contigo

Yo: Y que paso te dejo? te hizo un espectáculo? se molesto?

Daniela: (Sonriendo) Un poco un poco, aunque la molesto fue porque ella no estaba con nosotros

Yo: (Sorprendido) uuufffff se imagina mi sueño hecho realidad un trio bien rico

Daniela: Bueno voy al grano, Te gustaría estar con nosotras dos? Quiero sorprender a mi chica y darle un regalo de cumpleaños delicioso más que acaba de ser adulta, acaba de cumplir 18 años

Yo: (sorprendido, excitado, en estado de shock) Pues eso ni se pregunta clarooooo que estar más que feliz pero me estás hablando un trio? Follarme a las dos al mismo tiempo casi?

Daniela: Siiiiii, sin frenos, una completa lujuria

Yo: Claro que si dime que día y vamos a tener una loca noche de pasión

Daniela: Bueno voy a planear que día y vamos

Bueno resulta que me dijo un Sábado entre la tarde y noche el cual yo accedí, me escape de mi esposa diciéndole que tenía una reunión extraoficial con unos proveedores que necesitamos cerrar en esta semana, nos citamos en un lugar para recogerlas e irnos a un motel, cuando voy llegando veo a su pareja uuuuffff no podía creer tanta suerte, la chica una adolecente con mayoría de edad que permite el país (18), morena, delgadita, pelo colochos, 1.67, cuerpo delgado culito parado y pechos pequeños, y una cara que ni les cuento pero parecía mucho más menor, se subieron Daniela adelante conmigo y la que llamaremos Vero atrás, nos presentó, hablamos empezamos a romper el hielo y hablar de todo un poco cuando llegamos a la entrada del motel, y buscamos habitación era un poco temprano y estaba disponible yo ya iba con mi pene durísimo estaba tan excitado con solo la idea de estar con esas muchachas, llegamos a la habitación pagamos, compre condones, y una botella de ron, me senté en la cama y las llame para que estuvieran conmigo Vero está muy nerviosa hasta temblaba de lo excitada que estaba junto con la adrenalina.

Daniela me dijo siéntate aquí y observa nada más me hizo sentarme en una silla y ellas en la cama

No quería perderme del detalle del show lésbico que estaban a punto de ofrecerle. Me senté, totalmente dispuesto a relajarme y disfrutar de cada uno de sus movimientos. Daniela y Vero se besaban con paciencia, mirándome de vez en cuando, recorriéndose los cuerpos con las manos; alternaban las caricias delicadas con apretones que hacían que ambas soltaran pequeños jadeos y grititos. Se desnudaron pacientemente, con un regocijo en cada prenda directamente proporcional a la ansiedad que la escena me estaba dando comencé a tocarme el pene despacio. Daniela le sacó la blusa y el brasier a Vero y empezó a versarla por todo el pecho y cuello se inclinó un poco para tener sus pechos a la altura de la boca. Comenzó a chupárselos con lentitud pero de manera apasionada; Vero tenía unos pechos pequeños pero preciosos y finísimos, coronados por un pezón oscuro y pequeño, erecto y sensible a las caricias de la lengua de Daniela. Ésta la recorrió por el pecho hacia arriba, de nuevo hacia la boca. Vero le devolvió el placer haciendo lo mismo que había hecho ella: sacarle la blusa y el brasier y empezó a mamarle las tetas grandes, y tocarlas tan rico, las dos se quitaban entre si los pantalones Daniela andaba Hilo celeste mientras Vero andaba un bóxer rojo y empezaron a bajarse los calzones y se tocaban entre si sus vaginas. De vez en cuando me echaban una mirada que no era capaz ni de pestañear, y aquella mirada desbordada de lujuria era capaz de ponerlo aún más cachondo de lo que ya estaba, si es que tal cosa era posible. Después un rato así mamándose entre ellas los pechos, decidieron que ya estaba bien de exhibirse, que yo ya había sufrido lo suficiente. Fueron donde esta yo sentado como un sofá pequeño y empezaron a quitarme el pantalón y a bajarme el bóxer. Nunca, nunca me habían dejado con el pene al aire cuatro manos iguales y tocándolo, masturbándolo ver esas dos caritas uuuffff, Vero se sorprendió mucho al ver el tamaño de mi pene pero su cara de lujuria que lo veía me volvía mas excitado.

Daniela y Vero estaban, eso era evidente, más que complacidas con el efecto que habían provocado en mí. Con aquella generosa barra de carne, en aquel estado, podría haberse clavado un ojo en la pared. Cada una de ellas se colocó de rodillas a mi lado, de modo que yo podía alcanzar a sobarles los pechos fácilmente, mientras las dos se inclinaban sobre mi pene. Yo dejó caer la cabeza hacia atrás, aunque enseguida volví la vista para contemplarlas, entregadas a mamarle el pene con una aplicación que, no eran nada inexpertas lo mamaban con una ricura que hasta se besaban en medio de la cabeza de mi pene. Las dos lenguas se deslizaban arriba y abajo por todo el pene, a veces más deprisa, a veces más despacio, las transiciones nunca se hacían a destiempo. Debo confesar esto yo hubiera querido aguantar un poco más, pero no había modo humano de evitarlo: me vine en la cara de las chicas, que compartieron el líquido, como buenas amigas, limpiándose la cara la una a la otra con la lengua.

Tuve que disculparme. No sólo por haberlas dejado insatisfechas, sino porque yo también ansiaba follárlas, y ahora habría que esperar a que agarrara fuerzas porque estaba un poco flácido igual aun serbia.

Daniela y Vero fueron a lavarse la cara y regresaron al sofá al lado mío. Abrace a ambas y las bese en la frente. Estuvieron en silencio un rato, ellas descansando, Yo maldiciendo el porque no aguante. La primera en hablar fue Daniela:

-Creo que esto ha estado muy bien.

-Yo también lo creo -le replicó Vero-. Pero ahora es cuando vas a tener que dar la talla, Diego-. Yo aludido las mire, alucinando.

-¿Es que vamos a seguir?

Vero me miró como si esa pregunta fuera una completa estupidez.

-No pensarás irte y dejarnos aquí con las ganas, ¿verdad? (Exclamo Daniela)

Yo les dije que un auténtico caballero no lleva la contraria a dos señoritas; les sonrió y las lleve a la cama acostando a las dos y me dispuse a sacarles los calzones (tan pronto como los calzones volaron hacia el suelo). Las hice que se abrieran tan abiertas como les era posible, y empecé a meterles dos dedos a cada una y empezó a moverlos en su interior mientras les comía la boca. Empezaron a jadear y a gemir, emitiendo soniditos tan parecidos que yo me sorprendió de las muchas similitudes que podían hacerlo. Era como sexo con eco.

Me era imposible decidir por qué vagina empezar a comerme. Ambos eran igual de atractivos, rasurados uno bien gordito el otro con ricos labios grandes, dulces, cubiertos de su propia lechita que salía y el otro rasuradito, hinchadito y con labios grandes. Comienzo por el de Vero, sin sacar los dedos de la vagina de Daniela. Luego realizo la misma operación a la inversa, y luego otra vez, y luego otra... No me cansaba de saborearlas. Ellas tampoco se quedaban quietas, la pasividad no era lo suyo. Se toqueteaban, se masturbaban, se tocaban los pechos y se pellizcaban los pezones en mitad de una orgía de sonidos hermosos.

Cuando yo veo que el sexo oral que les hacía estaba ya estaba dado de sí, decidió que era momento de pasar a lo importante. Ya mi pene se había incorporado y les pregunte que cual quería que follara primero a los que sin dudar lo pidió Daniela. La tumbe de costado y me puse detrás de ella, insertándole el pene con las tantas ganas que me había dejado aquel día y con morbosa lentitud, consciente de cada milímetro de carne que metía en aquella vagina gorda, hinchada con ganas de pene. Cuando la tuvo tan adentro como la posición le dejaba, inició un bombeo suave y lento que iba acelerándose en cada embestida; no podía creerlo que me estaba follando a Daniela delante de su novia, la cual, en un gesto generoso, Vero se encargaba de frotarle el clítoris para asegurarle un orgasmo bárbaro. Así fue un rato más tarde, y Daniela, al ver correrse a Vero que se masturbaba ya con orgasmo me dijo que le tocaba a Vero.

Vero sin darme tiempo me había tumbado boca arriba ya se me había sentado encima comiendo toda mi polla uuuuffffff que excitante poder distinguir cada vagina ya que Vero la tenía bien estrechita claro estaba con poco kilometraje y le cabalgaba apoyando las manos sobre su pecho y mordiéndose el labio. Yo la agarró por las nalgas, porque sentía necesidad de dirigir su movimiento, pero el gesto era inútil. Vero se bastaba para montarle, meciendo las caderas hacia delante y hacia detrás primero, saltando después. Daniela le hacía el mismo favor que ella le había hecho antes. Se situó detrás de Vero y no sólo le acarició el clítoris sino que extendió el alcance de sus roces a los pechos. De vez en cuando pasaba la cabeza hacia delante para chuparle un poco los pezones. Así los tres, sudando, gritando, gimiendo, Yo casi alcanzó el segundo polvo de la noche, y Vero el cuarto o quizás el quinto y Daniela creo que también, cuando de repente Daniela se sienta encima de mi cara para que yo otra vez le hiciera el oral le chupara la vagina y le metiera la lengüita, no podía creer las dos estaban encima mío eso era una lujuria completa. cambiamos varias posiciones Daniela se puso de 4 y se la empujaba toda mientras Vero se le abrió de piernas y Daniela comiendo su vagina y a veces gemía de lo rico que se la metía y así pasábamos luego cambiaba Daniela cuando estaba ella de 4 yo quise meterle un dedo en el ano pero ella me dijo:

-Nooooo hoy por aquí no.

Yo seguí en lo mío mientras Daniela se vino donde mí y mientras se la empujaba a Vero ella me besaba con una pasión fue un desenfreno sexual ya cuando me iba a venir me levante sobre la cama y ellas se hincaron en la cama y empecé a masturbarme y ellas piándome la lechita me dijo Daniela

-mmmm deme lechita.

Y luego Vero

-Yo quiero tu lechita Diego.

Y no aguante más y salió toda la lechita fue bastante y ver como caía en la cara de Vero más que todo y me volteé donde Daniela y unas gotitas también cayeron pero fue más donde Vero y terminaron y empezaron besarse entre ellas pasándose la lechita como las más perras y vero se volvió y comenzó a comerse mi pene de nuevo succionando como queriendo sacar más lechita uuufff esa boquita.

Terminamos y a como pudimos nos levantamos fuimos a bañarnos los 3 besos iban besos venían y luego de esa gran follada nos acostamos un ratito para descansar y posteriormente salimos de hotel pasando a un restaurante de comidas rápidas y los 3 compartiendo, hablando, lujuriando ya las deje donde las había recogido y Vero que iba atrás se despidió de mi dándome un beso en el cachete agradeciéndome por la gran follada y Daniela que iba adelante conmigo comenzó a besarme con pasión ahí comprendí que Daniela si le estaba gustando yo y me dijo antes de bajarse:

-Chao mi amor, gracias por tanto, tenemos que repetirlo.

Yo le conteste:

-Cuando Ud. quiera, y donde quiera.

Resulta que Daniela mi compañera de trabajo es ahora mi amante y de vez en cuando follamos pasamos tiempo juntos y Vero y Daniela están juntas pero Daniela se porta mal conmigo y digamos que todos somos amigos con beneficios claro con Danielita mi compañera de trabajo algo más.

  • Valorar relato
  • (17)
  • Compartir en redes