INICIO » Gays

La pensión de don Lito (2)

  • 8
  • 6.919
  • 9,44 (9 Val.)
  • 0

Don Lito no veia el momento de cogerse nuevamente al chico mas lindo de la pension. Hacia ya mas de un mes que lo habia disfrutado en su cuarto tras amenazarlo con tener que dejar su pieza, por haberse atrasado con el pago. El chico, a su pesar, tuvo que elegir entre dejar que el abusador viejo le hiciera lo que quisiera o irse de la pension. Pero ya habia pasado un tiempo y Don Lito no se aguantaba, sobretodo viendo al muchacho pasar vestido con unos cortos shorts en ese tiempo caluroso y se excitaba viendole las piernas y las nalgas. L ya habia e habia hecho propuestas pero el chico no queria nada, ahora le pagaba con puntualidad el alquiler y casi ni le hablaba para no darle motivos al viejo. A Luciano, que asi se llamaba el joven, le daba asco el viejo verde y habia dejado que el viejo lo cogiera solo porque no tenia donde ir. Habia pensado en buscar otra pension, pero por lo que podia pagar no encontraba nada.

Don Lito ya habia tramado como llevarse a la cama de nuevo ese manjar delicioso y puso en marcha su plan. Esa mañana fue al centro de la ciudad, busco una tienda de lenceria y en la vidriera vio una prenda que queria regalarle al chico: una preciosa tanga de color negro muy sexy. Imagino al muchacho desnudo solo ataviado con esa tanga y se le hizo agua la boca. Entro en la tienda y le dijo a la vendedora que se la envolviera para regalo, pago y se fue.

Al volver a la pension fue directamente hasta el cuarto de Luciano, golpeo la puerta y el chico, lo atendio, solo tenia una remera puesta y el viejo se regodeo mirandole las piernas. "Te tengo que decir algo importante" dijo el viejo y agrego "Tenes que dejar la pension mañana porque tengo un cliente que me va a pagar mas"

El muchacho se quedo sorprendido, no terminaba de entender y dijo entrecortadamente "Pero donde voy a ir Don Lito" "Como me hace esto" casi sollozaba y el viejo abusador disfrutaba del momento, espero que el chico siguiera quejandose un rato y luego le dijo "Bueno pero vos tampoco haces nada por portarte bien conmigo" a lo que Luciano entendio de inmediato. El viejo queria cogerselo de nuevo y lo volvia a extorsionar con lo mismo. "Si te portas bien te puedo dejar que te quedes, pero voy a perder plata" Luciano lo miro, bajo la mirada y entregado le dijo "Que quiere que haga Don Lito?" El viejo saco del bolsillo el paquete que habia comprado en la lenceria, se lo entrego al muchacho diciendole "quiero que me esperes aca en tu cuarto en media hora, desnudito y con eso que te regalo puesto". Luciano le dijo "No, no quiero que me haga lo que me hizo la otra vez" a lo que el taimado viejo le contesto "Entonces hace tus cosas y andate" y dandose media vuelta empezo a irse. El chico desesperado le dijo "Esta bien pero prometame que es la ultima vez, que despues me va a dejar tranquilo".

"Si te prometo que es la ultima vez" y dandole el pequeño paquete volvio a decirle "ponete eso y en media hora yo vengo, te quiero desnudito con eso solo puesto"

Luciano acepto lo que le daba el viejo, luego Don Lito se retiro y el muchacho quedo sumido en negros pensamientos. De nuevo ese desagradable viejo queria cogerselo, lo amenazaba con echarlo solo para que le dijera que si, pero y si de veras lo echaba? Adonde iba a ir?

Cerro la puerta y fue hasta el baño. Abrio el paquete que le habia entregado Don Lito y vio que era una tanga negra, minuscula, una prenda femenina que el abusador queria que se pusiera. Ese viejo degenerado lo trataba como a una chica y lo peor que no tenia mas remedio que aceptar todo lo que le pidiera. Se quito la remera y el slip y se puso la tanga. Se miro en el espejo y se dio cuenta porque el depravado viejo habia puesto sus ojos en el. Con su fisico menudo, de cintura estrecha pero que se agrandaba en las caderas y seguia por sus piernas bien modeladas, parecia una chica. Se sentia culpable de tener ese fisico, era lampiño y al pasar sus manos por los muslos sintio su suavidad. Por eso viejos abusadores como Don Lito lo buscaban, a los otros chicos de la pension el viejo no los molestaba. Era a el, por su aspecto femenino que lo acosaba y ahora para peor con esa tanga que dejaba sus nalgas al aire, el viejo se iba a poner como loco.

Al rato sintio que la puerta de su cuarto se abrio y Don Lito entro. Se quedo mirando al chico que estaba parado en la puerta del baño, sus ojos se abrian desmesuradamente viendo al chico desnudo, solo con esa pequeña tanguita cubriendolo por delante. Cerro la puerta y paso llave. Se volvio nuevamente para mirar al joven, su verga ya se ponia dura como piedra. El viejo vestia una bata vieja y su bulto era visible, Luciano sentia la calentura del depravado, se lo comia con los ojos y su boca se abria y cerraba tragando saliva. Finalmente se acerco y lo tomo por la cintura diciendole "Que bueno estas, te voy a chupar por todos lados" y empezo a lamerle el cuello. Afiebradamente se pego al chico y sus manos subian y bajaban por el cuerpo del chico. Luciano soportaba estoicamente los manoseos y lamidas del viejo, quiso besarlo en la boca a lo que el chico se rehuso, siguio chupandolo por el cuello y le buscaba la oreja para meterle la lengua.Luciano sentia como el erecto pene del viejo le rozaba las piernas, ahora las manos de Don Lito buscaron la espalda de Luciano y bajaran hasta agarrarlo por las nalgas, con sus dos manos sobaba y apretaba las carnosas y duras nalgas mientras le susurraba al oido " Que buen culo tenes pendejo, te voy a llenar de leche" y seguia lamiendolo en el cuello y la cara.

El calenturiento viejo llevo de un brazo al chico hasta la cama y lo hizo acostar boca abajo. Se puso encima de Luciano y le apretaba y acariciaba las enormes nalgas, suspirando y resoplando de placer. Su verga dura rozaba sin cesar los muslos del joven, con una mano hizo a un lado la tela de la tanga y hundio su cabeza en el culo del chico lamiendolo sin cesar. Luciano ahora se agitaba bajo el caliente viejo, dijo en un momento "Por favor no me haga doler" a lo que el viejo contesto "No precioso, no te va a doler". Saco de un bolsillo de su vieja bata un tubo de pomada lubricante y vertio una buena cantidad en las nalgas del chico.

Comenzo a esparcirla por los cachetes hasta llegar al orificio del chico, lo unto bien y luego introdujo un dedo. Sintio como vencia la resistencia del esfinter mientras el chico gemia y empezo a mover en circulos su dedo, tomandose su tiempo, lentamente dilatando y lubricando el ano del muchacho.

Luego de unos minutos, dejo de penetrar con el dedo, se quito la bata y se puso encima de Luciano. Con una mano abrio lo mas que pudo una nalga y con su otra mano llevo su endurecido miembro hasta el orificio del chico. Empujo y su verga se introdujo un poco, el chico gimio de dolor, pero al empujatr nuevamente pudo meter la mitad de su pene. Espero unos segundos a que su verga se acostumbrara a las apretadas paredes del chico y empujo ahora con fuerza penetrando totalmente el culo del muchacho. Luciano se agito, se removia bajo el viejo pero estaba ensartado completamente y ahora el violador empezaba un mete y saca lento para ir haciendose mas rapido. Don Lito experimentaba un placer enorme, su verga se movia apretada pero firme dentro del lubricado culo del chico, emitia sonidos guturales con cada embestida. Entrecerraba los ojos y de las comisuras de su boca salia saliva, disfrutaba como nunca de la cogida que le estaba dando a ese manjar, ese chico que lo volvia loco. En un momento abrio los ojos y vio a Luciano, con su cabeza hundida en el colchon, su boca entreabierta gimiendo y suspirando ahora ya no de dolor, sus ojos entrecerrados y no pudo aguantarse mas, en una furiosa embestida empezo a eyacular en un orgasmo memorable.

Luciano sintio cuando el viejo se descargo dentro de el, sintio la calidez y la humedad que lo llenaba sintio que el viejo lo seguia cogiendo aun despues de haber acabado, extrañamente no sentia tanto dolor y hasta en algun momento las embestidas del viejo lo habian excitado-

Al cabo de unos minutos, con el pene ya flaccido, Don Lito se aparto del muchacho, que quedo tendido y de sus nalgas rezumaba el semen del abusador.

El viejo se levanto, se puso la bata y encaminandose a la puerta le dijo al chico "Asi me gusta que te portes conmigo, vas a ver que nos vamos a llevar bien" y se fue, dejando a Luciano perplejo, pensando que fue lo que quiso decir.

(9,44)