INICIO » Grandes Relatos

Patricia, una vecina casada (Parte 2)

  • 11
  • 8.730
  • 8,50 (20 Val.)
  • 1

QUE VERGA! Para el día de hoy les voy a entretener contándoles como mi nueva amiga Patricia empezó a entrar en el mundo del placer sexual. Reservado para que mujeres que como yo fueron educadas para el disfrute del sexo sin tapujos, dejando de lado todos esos tabúes estúpidos que la sociedad nos impone.

Tener relaciones sexuales con hombres fuera del matrimonio, es un privilegio que muchas disfrutamos sin nada de vergüenza en mí casó es algo normal, cotidiano. Patricia es una mujer hermosa de 1.78 de estatura delgada, de buenos pechos y un hermoso trasero bien formado. Dos bellas hijas de 14 años Maritza y 16 Salomé. Ambas ya bien formadas.

Era sábado y dos amigos míos me llaman buscando sexo conmigo, los invito a la casa y les comento que tengo una vecina divina y que se iba a presentar. Llamé a Patricia y estaba con Salomé en el club entrenando tenis.

- hola perdida dónde andas? - Estamos en el club con Salomé y como así qué pérdida yo pasé por tu casa antes de venir al club y no abrió nadie. - Ha sí debió de ser cuando salí a la tienda, pero no me demoré. - Al fin Julián se fue? - si ayer tarde me llamo despidiéndose. - Hay ya me está haciendo falta papacito rico. - Hollé Pati que vas a hacer en la tarde. - No, no tengo programado nada y tú qué? Tienes algún plan entre manos. -. Sí preciosa vienen dos amigos y quieren conocerte. - A qué bien, sí Listo Dianita yo te llegó. - Bueno entonces te espero.

Pasó el tiempo yo me arreglo colocando un vestido de minifalda ceñido al cuerpo de descote al ombligo y mis zapatos de plataforma amigos llegaron Antonio y Raúl

Traían dos cajas de ron viejo de caldas y una picada de carnes con todo. Pura fritanguita, entraron y alistamos en el comedor. En esa llegó Patricia súper divina con una gabardina qué tapaba un vestido de encajes negro transparente donde nos mostraba que no llevaba sostén y sí un hilo dental que al igual que sus tetas nos dejaba ver sus hermosas nalgas.

- Guau mamacita pero quién mandó todo ese tarado de mujer estás divina. - Hola Dianita ya tus amigos llegaron? -. Sí, sí ya llegaron están en el comedor. - Me tocó dejar a Salomé en el club para poder venirme no, no qué carreras... y qué tal son tus amigos.

Le hago señas con las manos del tamaño de verga y sonriendo nos entramos al comedor. En donde ellos ya se habían quitado sus camisas.

- Haber miren no más lo que les traigo.

Ambos quedaron mudos al verla caminar asía ellos y a ambos saludo de beso en la boca.

- No, no pero por favor Dianita tu amiguita está que se come todita. - Con vecinas así me vengó a vivir acá.

Antonio le levanta el brazo y le hace dar vuelta entera y la agarra por la espalda agarrándole las tetas.

- ha cosita rica. Ya te quiero para mí.

No reímos Raúl la toma y la abraza levantándole la falda y posa sus manos en su trasero. Apretándolos contra el quedando con el vestido en la cintura.

Serví trago para todos y cominos en medio de caricias y besos mi minifalda había sufrido el mismo efecto de la de Patricia con la diferencia que yo no uso calzones con vestidos como ese. Antonio comienza a chuparle las tetas por encima del vestido lo que hace que Patricia se lo quité para una mejor acción seguimos comiendo y tomando ron escuchando música popular.

- Y como conociste a este par de charros mamita porque déjame decirte que están deliciosos. - Raúl es mexicano mi esposo me lo presento ya hace muchos años y es divino, además de estar bien dotado. A Antonio lo conocí en Cartagena cuando viajé con Raúl a pasar una semana de descanso pero qué va entré ambos me dieron verga hasta el cansancio. Lo que me hizo ir otra semana a la finca y hay sí descansé que bárbaros. Así es que mamita prepárate, espero que tengas bien lubricada esa Cuquita porque lo qué sé viene es del otro mundo, este par son tremendos reproductores. - jajaja Dianita tu tranquis mi amor que yo lo que quiero hoy es verga por el eso cuando vi tu llamada mi cabecita se imaginó algo así. - Hollé Pati y a Salomé quien la va a recoger - Domingo el entrenador él vive acá en Cajicá el la trae. Antonio le pregunta. Y dejaste a tu hija por allá botada por venirte a pasarla rico? - No como así botada no señor por lo regular ella siempre va sola sino qué hoy quería saludar a domingo el entrenador me está cómo dando ganas de acostarme con él y espero lograrlo. Y si me vine a pasarla rico y con unas ganas de estrenarme el vestido que me compré para una ocasión especial y que mejor que con ustedes dos.

Patricia acaricia el pantalón de Antonio a la altura de su verga. Le baja la cremallera y metiendo su mano la saca acariciándosela, le besa sus pechos Antonio le acaricia sus nalgas. La música suena y seguimos comiendo y tomando ron bailamos provocándolos con nuestra danza sensual, Raúl se quita los zapatos y el pantalón quedando completamente desnudo, provocando en nosotras sensaciones exquisitas al verlo tal cual llegó a este mundo y con tremenda erección. Patricia se le acerca y le dice.

- Guau pero mire no más lo delicioso que se ve.

Se besan apasionadamente mostrándonos un intercambio de lengua hermoso, miró a Antonio y le hago señas con mis dedos de acercarse cosa que inmediatamente lo hace uniendo nuestros cuerpos me levanta el vestido quitándomelo quedando completamente desnuda, continuo yo soltándole el pantalón y dejándolo caer al piso, agarro su verga con ambas manos y continuó besándolo, Patricia sale del comedor arrastrando a Raúl de su verga asía la sala, la seguimos en medio de la alegría qué estábamos experimentando me complacía cómo se desenvolvía con esta nueva experiencia en la que ella no se imaginaba entrar. Pero lo estaba haciendo sin recato ni pudor, cuál era su experiencia? Ninguna! Pero pareciese que la tuviera, un cambio radical en su comportamiento.

Y hay estaba ella sentando a Raúl en el sofá y arrodillados le agarra la verga con las dos manos y se la restriega por la cara dándole besitos muy suaves y con una ternura bellísima, Antonio se sienta a su lado y yo me le arrodilló en frente, con mis manos le agarro la verga y comienzo a lamberla desde sus huevos varías veces, para luego envolver su glande en mi lengua y metérmela a la boca y así chupársela por 10 minutos y porque Patricia se paró y tocándome la espalda me hizo cambiar a dónde Raúl y ella se arrodilló agarrándole la verga a Antonio sonriendo comenzó a lambérsela y yo a Raúl así estuvimos por 10 minutos disfrutando de sus troncos de placer. Me pare a servir roncito un trago y serví otro más. – Y que Patricia contenta? - Hay Dianita me encanta esto es en verdad delicioso que sensación tan placentera mami yo me imagino todo lo que has tú disfrutado, de todos los hombres con los que te has acostado que por lo que veo son vatios. - Hay mamita a mí ya se me perdió la cuenta. Pero han Sido más de mil. - En verdad no jodas que eso no te lo creo que recorrido el tuyo la reputa. Guau me quito el sombrero contigo y me proclamó tu fan number one.

Nos volvimos a acerca a dónde estaban Antonio y Raúl y montándonos encima agarramos sus verga y nos la metimos en nuestras cuquitas iniciando un metí y saca fenomenal ambas brincábamos en un rápido accionar de nuestro cuerpos logrando venirnos casi al tiempo. Paramos y cambiamos de parejo y la misma técnica darle duro hasta hacernos venir a ambas.

Agotadas nos sentamos y ellos arrodillándose nos abren de piernas y penetrándonos nos cogen salvajemente dándonos duro contra el mundo. Sentía las huevas de Antonio golpear mi trasero los gritos dé placer por toda la casa pero no había nada que nos lo impidiera fueron casi 20 minutos dé incesante mete y saca sintiendo sensaciones extraordinarias con Patricia nos cogimos de la mano, dándonos fuerzas para seguir aguantando tanto placer. Nuestros rostros completamente desfigurados y pidiendo más verga. Patricia me mira y me dice:

- hay Dianita esto es lo máximo nunca me imaginé estar disfrutando tanto.

- Hay si Patricia de lo que te estabas perdiendo.

Aquellos caballeros sudaban a mares y nosotras nos veníamos en chorros hasta qué ambos en espasmos separados soltaron su semen en nuestras cuquitas inundándonos con su precioso liquido fueron 20 minutos de placer cortico pero sustancioso. Volvimos a comer y descansamos por un buen rato nos subimos a la alcoba y nos acostaron boca arriba volviéndonos a chupar nuestras cuquitas. Hasta hacernos venir en un sonoro grito de estasis

Terminan su deliciosa labor y nos acomodamos sobre la cama ellos encima nos colocan su verga en la entrada del trasero y lentamente nos penetran dilatando nuestros traseros y comenzar a cogernos cada vez con más fuerza y hacernos venir

En dos ocasiones ya para la segunda Antonio también se me viene no aguanto más y sacándosela escupe su semen en mí estómago. Dejando las últimas gotas entré mi culo y cuquita. Raúl en cambio lo hace dentro del trasero de Patricia golpeándola en espasmos en cada venida.

- Ha que putería. Esto es vida, gracias Raúl hombres como tu hacen que la vida sea un placer vivirla.

- lo mismito te digo Paty eres un bombonsote.

Antonio se mete al baño y se baña yo sirvo más ron prendo un mariguano y lo comparto con Raúl quien le da un pitazo largo y Patricia se lo quita fumando ella también devolviéndomelo le doy otro chupada larga, Antonio regresa secándose la verga y Raúl se va a la ducha también. Tomamos más ron y le subo el volumen al equipo. Patricia entra al baño a hacer chichi. La botella se estaba acabando y bajé a la cocina por más. Al regresar Patricia juguetea con Antonio y Raúl se seca la cabeza les sirvo un trago a cada uno y brindamos.

+ Que sea un motivó.

Habla Antonio.

- Y que se repita.

Brinda Patricia.

- Cuenten conmigo ¿para cuándo, para cuándo?

Habla Raúl.

- A no por mí vengan cuando quieran a pasarla rico.

Tomamos y serví otro. Y me lo mande de una.

Diego

Con Patricia nos subimos a la cama.

- ¿Entonces que Paty te animas a una doble penetración?

Me mira y me abre esos ojos.

- Pues claro mamita. - Bueno entonces, ven.

Raúl acuéstate boca arriba, Paty encima eso así le agarro la verga a Raúl y se la mete por la Cuquita a Patricia y Antonio se monta encima y coloca su verga en la entrada de su trasero, Muy suave la penetra dilatándole su trasero a su medida. Patricia me mira con cara de angustia su respiración aumenta un gemido de placer sale de su boca y su mano me aprieta mi brazo.

- Guau que es esto Dianita siento mi cuerpo temblar. Que sensación tan deliciosa, huf que rico vamos Antonio muévete, vuélveme mierda mi trasero. Hazme saber de qué estás hecho. - Ha que rico se siente tu trasero qué rica puta sos mujer delicioso. Patricia se levanta un poco su cuerpo y así Raúl también puede cogerla, ambas vergas en pleno mete y saca, haciendo gritar a Patricia de la dicha tan hijueputa que estaba teniendo. Varias lágrimas brotaron de sus ojos, su cara desfigurada con sus muecas, cosa que no se veía nada mal, porque ella es una mujer hermosa.

Tremenda cogida la que Patricia disfrutaba aquellas vergas entraban y salían sin contemplación, Antonio para sacándosela, descansa un poco y vuelve a penetrarla y otra vez sus movimientos son acelerados 10 minutos más de placer y paran Antonio se sienta agotado Raúl continuó por dos minutos más. Y Patricia se le baja y acostada boca arriba pide clemencia.

- Please un descanso por favor.

Antonio se lava la verga, regresa y lo acuesto boca arriba en el borde de la cama quedando con sus piernas asía el piso me le montó colocándome su verga en mí cuerpo me dejó deslizar y comienzo a cogérmelo por unos breves minutos. Con mis dedos le indicó a Raúl que se acerque y me penetre el trasero y así fue, entre ambos me cogieron dándome también duro y con violencia haciéndome venir en tres ocasiones hasta cuándo sentí a Raúl venirse dentro de mí botando sus últimas gotas en mis nalgas. Continúe cogiendo con Antonio y al sentirlo que se venía me deslicé y masturbándolo puse su verga encima de mi lengua esperando su semen salir disparado en mi boca tomándomelo todo. Sonó el celular de Patricia. Era Maritza su hija menor que estaba sola en la casa y Patricia le dijo que ya iba para ya.

- Divino, todo que rico la pasé espero volverlos a ver queridos nos vemos Dianita mi amor muchas gracias por todo nos vemos mañana. Se vistió y se fue. Antonio y Raúl se quedaron un rato más mientras se bañaron, se vistieron y se terminaron la botella de ron. Y hasta acá este relato y esperen más de mi vecina Patricia. A quien yo me he encargado de mostrarle lo maravilloso del sexo y otras cosas más.

DIANA LUCÍA SAAVEDRA. [email protected]

(8,50)