INICIO » Lésbicos

Nuestra amiga argentina se lleva a Pau a la playa

  • 7
  • 5.987
  • 9,18 (11 Val.)
  • 0

Bueno, nada, fue totalmente distinto a lo que venía pensando hace unas semana atrás, y les cuento porque.

Resulta que Pau -mi amiga/novia- no sé qué le agarró, pero sabía que el 31 iba a terminar cogiendo con algún chico (porque al igual que el 24 el 31 mi viejo invita a todos los conocidos que tiene en Cariló).

La cosa, es que me empezó a quemar la cabeza que si se iba con sus viejos (que viven en el interior) el 31 iba a ser un embole, y me decía porque no la invitaba a que lo pasara el 31 conmigo en Cariló, ya que mi viejo había alquilado ¡una casa grande!

La cosa, es que tanto me quemó la cabeza, más allá, de que con ella es con la amiga que tengo mejor sexo, porque físicamente es como yo, flaquita, pocas tetas poco culo, y aparte digamos que: “es más activa” y eso me pone loca, me calienta mucho y me dejo coger y mucho por ella (bah eso lo conté mil veces).

Bueno, al final le dije que sí, que se venga, llegó el 30. No es por nada, pero para que me entienda bien, porque seguro va a pasar algo más, la casa que alquilo mi viejo, en la planta baja tiene un dormitorio con baño (que es el mío) la parte de servicio, living y todo eso, y arriba el resto de los dormitorios.

Para no hacerla muy larga, llega, vamos a casa, nada, se tira a dormir un rato, y por suerte que vino, ya que no sé porque carajo este año, ¡éramos pocos!, matrimonios amigos de mis viejos, hijos de ellos, con sus novias o mujeres, solo había un par de chicos solos, pero ¡puaj! ninguno me gustaba.

Después de las doce, que se yo serian la 1 de la mañana, les digo a mis viejos que me voy con Pau a boludear un rato, obvio en un lugar de veraneo es distinto como una se viste que si hubiéramos pasado acá (Buenos Aires), estábamos las dos con polleritas de jean, ojotas, remeritas y ¡nada más!

Agarro el cuatriciclo y de una me mando a los médanos (otra vez, no es por nada, pero manejo re bien los cuatriciclos, y más en los médanos, lo hago ¡desde hace años!)

Hasta que llegamos, Pau, que iba atrás mío, no dejaba de meterme sus manitos hermosas, en mis piernas, me calentaba la puta, hasta que le dije: “Para nena, nos vamos hacer mierda”.

Llegamos, hasta uno de los médanos que ya conozco, nos bajamos del cuatriciclo (es un lugar donde no había nadie), tiramos una lona en la arena, y con el viento, la brisa que es como una caricia en nuestra piel, nos empezamos a besar, a tocar, a acariciar, hasta que nos empezamos a sacar la ropa y quedarnos en bolas las dos.

Yo no sé cómo puedo explicar la sensación de estar en bolas al aire libre en las dunas, como les dije con esa brisa ese viento que nos acaricia. Así, en bolas, Pau, me empieza a chupar la conchita, sabe que me gusta cómo me lo hace, me la seguía chupando hasta que me hizo acabar, me da vuelta, me empieza a chupar otra vez la concha y la cola, la concha y la cola, saca un consolador ¡que había llevado!, y me lo mete en la concha, de a poco, hasta que la trola, así (como no voy a repetir de nuevo) me hizo acabar ¡de nuevo!

Nos quedamos, así desnudas sobre la lona, me lleva mi cabeza a su concha, se la chupo, le meto los dedos (no el consolador, eso mucho no me va), hasta que la hice acabar ¡a ella!

Nada, nos quedamos un rato largo, así las dos en bolas, nos tapamos con otra lona (como les dije aparte de tener buen sexo con ella somos amigas y hablamos de todo), hasta que ya hacía frio y nos volvimos.

Llegamos a casa, veo que ya estaban todos dormidos, Pau va a mi cuarto (que como les dije era el de abajo) yo subo a ver qué pasaba arriba y ya estaban todos dormidos.

Vuelvo a mi cuarto, Pau ya estaba con esas remeritas cortas con las que duerme, me parte la boca de un beso, nos empezamos a besar de nuevo, a acariciar (me encanta su piel y a ella la mía), me empieza a sacar la ropa, la ayudo, nos quedamos las dos en bolas (obvio había cerrado el cuarto con llave).

Seguimos así, me pongo yo sola en cuatro, me empieza a comer la cola, me la besa, me la chupa, me la escupe (cosa rara, porque nunca lo hace) había llevado un lubricante, me empieza a meter los dedos en la cola con ese lubricante hasta que me mete uno dos ¡tres dedos!, yo gozada, gemía, mis piernas cada vez ¡más abiertas!

Hasta que (y es lo que yo esperaba), me empieza a meter ese consolador en la cola (pero era bastante grande), pero el placer fue más fuerte que el dolor, me lo mete, mientras me besaba la cola, me lo sácame lo mete, juega con mi cola, hasta que me hizo acabar ¡de nuevo!

Ella, por el viaje ya estaba cansada y yo ¡también!, nos quedamos dormidas en bolas en la misma cama, no sé qué hora seria, pero me despierto, y le digo: “forra pásate a tu cama” (aunque la puerta estaba cerrada con llave), y se pasa a su cama.

Al día siguiente nos levantamos, me ducho yo, después ella, desayunamos con mis viejos, como si Pau fuera una amiga mía y nada más y al mediodía nos fuimos a la playa.

Pero mi cabeza loca ya está ¡a mil!, ella quería coger, y yo la iba a re coger.

Y es lo que hoy 1° de enero ya empecé a reorganizar mis vacaciones, fuimos un rato a la playa, estaba, obvio el tatuado en la barra de jugos, le digo a Pau (ella ni idea de mi historia con el tatuado). Llegamos a la barra y ahí empezó mi juego (y fue algo así).

Yo: Hola lindo.

Me pongo en puntas de pie, y a través de la barra de doy un pico (Pau, cuando vio eso no entendía nada, menos como yo como soy le voy a dar un pico a un pibe llenos de rastras y tatuajes).

Tatuado: Hola chicas, que suerte verte caro.

Yo: y como todos los años nene, sabes que siempre vengo.

Tatuado: ¿que toman?

Yo: ¡Que! ¿Acaso no sabes lo que me gusta a mí?

(Pau, muda, no decía nada, estaba asombrada, creo que no entendía un carajo).

Tatuado: si, el licuado de banana con mucha lechita.

Yo: si, si sabes que me encanta la lechita

Tatuado: ¿y tu amiga?

Yo: lo mismo, vas a ver que le va a gustar la lechita

Nada, nos sirvió el licuado, y me dice: “Caro, nos podemos juntar en casa y hacer una joda antes que se vaya tu amiga ¿te parece?” y le digo: “Obvio, ella se queda unos días, pero antes de irse arreglamos algo”

Ah, les aclaro algo, para ir a la barra muchas chicas sobre la bikini se ponen una remera o algo, yo nada, voy así en Bikini, y Pau, me dice: “nena nadie va así, pongámonos algo”, le digo: ¡déjate de joder!

Bueno la cosa, es que Pau se quedó sorprendida, y me pregunta: ”nena, vos ya estuviste con ese pibe, digo lo conoces, porque se dieron un pico, sos ¡re trola Caro!” y le digo: “nada, el año pasado alguna vez fui a su casa y lo pasamos re bien y este año, hagámoslo con vos, vamos a estar juntas, no te voy a dejar sola nunca, vas a ver que va a estar re bueno…”

No me contesto nada, seguro que la convenzo, pero no le dije que ir a su casa es dejarnos coger por él y sus amigos y encima yo me fumo y la voy hacer fumar a ella, para que se la re cojan.

Qué se yo, son algunos de los planes de mis vacaciones, vamos a ver qué pasa…

(9,18)