INICIO » Orgías

Nuestra amiga argentina, el tatuado, Pau y algunos más

  • 8
  • 7.522
  • 9,08 (12 Val.)
  • 0

Como ya saben esto es el diario de mi vida, ahora, tengo que buscar los momentos para escribir, ya que no estoy sola -estoy con mi amiga/novia- pero no puedo dejar de contar lo que hago es ¡más fuerte que yo!

Después de lo que conté, volvimos a la playa, hasta que el tatuado nos dice: ‘chicas, hoy hago una reunión en casa, ¿por qué no se vienen?’, y yo le digo: ‘dale, que bueno, si, no hay drama, a la noche vamos para ahí’, obvio ni le pregunte a Pau si quería ir o no.

Nos vamos de la barra y Pau me dice: “nena, estás loca, ni en pedo voy a ir” pensé ¡la puta que la parió! Pero como soy caprichosa y malcriada termine convenciéndola diciéndole que seguro había alguna chica (eso le gustó), y podíamos, si se daba, estar todos juntos.

Bah, creo que en realidad, me dijo que si, porque que yo le dije que iba a ir si o si, y obvio, no se iba a quedar en casa sola.

La cosa, a mi la previa es ¡lo que más me gusta!, cenamos, nos vamos al cuarto a cambiar, nos ponemos como siempre cundo estoy afuera (unas polleritas de jean, ojotas, y unas remeras).

Ella estaba tensa, para romper el frio, le doy un beso, me lo responde, nos matamos con esos besos que nos damos, le meto la mano debajo de la pollerita, ya estaba mojada, llego a su conchita, ya re húmeda, le meto un dedo y le digo: “¿no te gusta que si se da la onda alguna chica te haga esto?”, le saco el dedo (solo quería calentarla)

Me dice: “forra, me conoces y sabes que me pone loca ¡todo eso!”

Bueno, ya estábamos listas para salir, y ¡ME QUERÍA MORIR!, casi se me pudre todo (no había con mi auto porque a mi vieja le da miedo manejar su camioneta en la ruta, entonces nos fuimos solo en su camioneta).

La cosa es que salimos del cuarto, a mi vieja no la veo, le pregunto a mi viejo donde estaba y me dice: “que se había ido a la casa de una amiga donde se juntaban todas las amigas a tomar un café y en un rato ¡volvía!”

Pero yo me quería ir ¡ya! Eran como las 12 de la noche, y le digo a mi viejo, que tenía que salir, que se me hacia tarde, que no me traje mi auto por mama, que le daba miedo manejar en la ruta, que entonces me prestara su auto.

Se empezó a cagar de risa, y me dice que ni en pedo me presta su auto (el auto de mi viejo no lo uso nunca), que es un peligro, que como esta todo, no íbamos a salir solas con un auto así y que esto y lo otro (no es por nada, pero yo cuento todo para que me entiendan, mi viejo tiene un Mercedes nuevo, por eso no me lo quería prestar).

Hasta que obviamente, lo termino convenciendo y me lo da (una locura lo que hice, porque el tatuado vive cerca de Carilo, pero en una casucha que está en un lugar de mierda, y es una locura ir con un auto así, pero nada, estaba tan caliente, que nada me importaba).

Lo importante, llegamos a la casa del tatuado, Pau, súper nerviosa, intrigada, sin saber lo que iba a pasar (yo no, porque si sabía lo que iba a pasar).

Llegamos, entramos, estaba el tatuado con tres amigos y dos chicas (dos pendejas que se vendían solas ¡de la cara de puta que tenían!).

Estaban tomando Fernet y ya fumando, nos sentamos en ese especie de living (que es casi toda la casa), tomamos Fernet, el tatuado me da un cigarro (¿entienden de que hablo?), empiezo a fumarlo. Pau me miraba desconcertada, le doy para que lo pruebe, al principio me dice que no, después que si, hasta que se lo FUMÓ SOLA, a mi me dan otro, ya estábamos todos ¡re locos!

Y de acá en más cuento solo lo que me acuerdo, porque la verdad solo sé que fue una noche de aquellas, pero ¡mucho no me acuerdo!

Como les decía ya todos re locos, los amigos del tatuado ya estaban con las chicas, bah, ya las estaban poniendo ¡en bolas!

El tatuado me empieza a besar a mi, y a Pau, saca la pija, entre Pau y yo empezamos a chupársela, mientras, como siempre ¡nos besábamos! El Tatuado, como casi todos ya estaban en bolas, con Pau, nos empezamos a quedar en bolas también, ya era ¡una orgía! (de las que me gustan)

Entre Pau y yo desesperadas chupándole la pija (a la guacha le re gusta eso, a pesar que me lo niegue) se la chupamos como a mi me gusta, ya la pija del tatuado estaba ¡re parada!, la llevo a Pau a que se lo monte me dice: “ no guacha ¡no!”, pero con la calentura que tenia y encima fumada, no se resistió mucho, se lo monto, empezó a saltar sobre es pija, mientras los otros dos chicos se cogían a las chicas, todos juntos en esa casucha de mierda llena de humedad (pero eso me calienta).

La cosa, es que mientras el tatuado se la cogía, yo la besaba, le besaba las tetas, ella estaba como loca, saltaba sobre esa pija como nunca la vi, y más me calentaba y más la chupaba toda hasta que acabo ¡como una perra!

Las otras dos parejas ya habían terminado de coger, solo nos veían a nosotras dos, como nos besábamos y nos tocábamos para que Pau acabe.

A mi se me acerca uno de los chicos (que ni sabia quien era), me empieza a tocar, (yo me caliento enseguida), me besa, me mete la mano en la concha, me dejo, los dedos, me la chupa, me la muerde, me pongo en el sofá boca arriba, me pone mis piernas sobre sus hombros, mientras me empieza a coger y en todo eso veía a Pau, como las otras dos chicas y el tatuado estaban con ella (no preste atención en lo que le hacían, pero la vi muy caliente).

Bueno la cosa es que en un momento mientras me cogían me doy vuelta, la veo a Pau, chupándole la pija al tatuado y las chicas chupándole la concha, eso me puso re loca, y me hizo acabar como una perra. Pau también acabó, y el tatuado, por sus gemidos, me di cuenta que también.

Ahí nos quedamos todos re jugados en bolas, bah, Pau y otra de las chicas con una remera se taparon las conchitas y empezamos a fumar ¡de nuevo!

Ahora ya no me acuerdo bien todo, estábamos re locas, solo me quedaron imágenes que se las cuento.

Me acuerdo que los chicos ya se estaban cogiendo de nuevo a las chicas, yo me voy con Pau, ¡nos matamos!, llegamos hasta el 69 y se prende el tatuado (Pau estaba arriba mía), le empieza a tocar, besar la cola, a meter ¡los dedos! Ella dice: “¡nooo!” Le digo: “si nena, si no sabes ¡lo que es!”, me salgo de mi posición, y le beso la cola se la acaricio, le toco las tetas, se las amaso, mientras el tatuado, agarra un gel, le mete los dedos con el gel y ya bien lubricado, le empieza a meterle la pija en el culo (no sé si es la primera vez que se lo hicieron).

La cosa, es que entre el tatuado y yo (porque lo hicimos entre los dos) a Pau LE ROMPIERON BIEN EL CULO ¡Y LE GUSTÓ!, gritaba, gemía ¡como una hija de puta!

Después de eso, ya todos habiendo cogido, nos sentamos en el sofá, fumamos otra vez ¡y MORIMOS!

Tipo 8 de la mañana, sola me despierto, miro la hora y en el celular tenia mil mensajes de mi viejo (porque me había ido con su auto), le respondo que nos quedamos dormidas viendo un peli y en un rato volvíamos.

Despierto a Pau, le digo que nos tenemos que volver, volvimos a casa, mi viejo no me dijo nada, Pau y yo estábamos muertas, nos tiramos a dormir hasta el mediodía, nos despertamos, ya no había nadie en la casa.

Hablamos un poco de lo que hicimos, me reconoció que nunca había hecho algo así, me dijo que soy de terror una trola y varias cosas más (que me importan un carajo), pero para calmarla, le dijo: “seré lo que decis, pero bien que nos calentamos mucho juntitas ¿o no?”, obvio me dice que si.

Las dos estábamos solo con una remera y para un buen mañanero, me paso a su cama y empezamos de nuevo (no voy a contar lo que hicimos, porque lo conté mil veces), la cosa es que terminamos acabando las dos, nos duchamos juntas, ¡acabamos de nuevo!

Nos cambiamos, ya serían las 15 h., y nos fuimos a la playa.

Quedan más cosas para contar que las iré contando de a poco.

(9,08)