Nuevos relatos publicados: 10

Maestra exigente (4)

  • 21
  • 19.029
  • Sin valorar (0 Val.)
  • 1

Esta vez estaba con más confianza, había hecho un gran trabajo el viernes, esa prueba fue bastante dura pero el placer en sus ojos lo decía todo, a fin de cuentas pude volver a tener mi verga adentro de mi maestra y ya estaba comenzando a agarrarle el truco solo era cuestión de tiempo si seguía así tendría a una milf a mi disposición, bueno ella me tendría como su juguete pero no importaba, la verdad es que estar a su servicio era mejor que pasar una noche con alguna compañera de la universidad o cualquier cita en alguna aplicación para follar, estaba tan cerca de tener a una mujer una real a mi alcance que el solo hecho de pensar en su cuerpo, me provocaba una erección, y ese domingo no fue la excepción, ya estaba más cerca pues recibí su correo, este solo tenía tres calificaciones.

Calificación de entrada 7

Calificación de desempeño 10

Promedio 9

Las cuentas no me daban pero no importaba ya estaba mejorando y seguramente llegaría al 10 en esta semana, no había otra opción, como estaba decidido y ya sabía que esos días estudiaremos su entrada trasera, me prepare bastante igual, leyendo consejos y viendo videos pues era un área complicada y aunque ya había estado dentro tenía que pudiera fallar y lastimarla, así que no tomaba demasiadas precauciones estudiando y repasando sus posiciones favoritas.

El lunes llegó y yo me presenté en su casa, ella me estaba esperando sentada vestida en un traje bastante apretado, saco, blusa larga y falda entallada, casi como si fuera a una conferencia importante, la saludé y me senté en la alfombra.

-Levántate, toma asiento en el sillón de ahí.

-Esta bien

-Verás la lección de esta semana ya sabes cuál es, ya pasamos por lo más sencillo y déjame decirte que felicidades, eres uno de los pocos que llega hasta aquí, siéntete orgulloso, pero no te entusiasmen demasiado, ni me entusiasmes a mí, la verdad has logrado traspasar mis expectativas, déjame decirte que eres uno con los que más he disfrutado, eso no te lo voy a negar, tienes el toque de obediencia y sumisión ideal, así como también buenos movimientos, dime ¿con cuántas chicas has estado?

-Solo una, mi exnovia hace más de dos años

-Ya veo y sus encuentros eran tan apasionados cómo los que hemos estado teniendo.

-No, nunca, todo lo que he hecho es porque es usted, su cuerpo, su actitud tan dominante me inspira a darlo todo, para mí usted ya es mi ama.

-Mas despacio jovencito, no creas que con palabras bonitas ganarás puntos, esto ya es la última semana y tus acciones van a hablar por tí.

-No la defraudaré, haré lo que me ordene.

-¿Seguro?, Eso han dicho todos los que han llegado y todos me abandonan en el 3er día.

-Tiene mi palabra

-Muy bien, comenzaremos por lo primero.

Entonces se levantó de la silla se puso frente al escritorio, se dio la vuelta y lento, movió su falda hacia arriba, comencé a ver si ropa interior, está ya era más provocativa, era lencería a juego con el color del traje, un azul marino, y ahí estaba delante de mí ese culo grande, redondo a tan solo pocos metros, me hubiera lanzado sobre él, hubiera arrancado esa tanga y lo hubiera lamido por horas, pero todavía no era el momento, no.

-Miro bien, este es el mejor de mis atributos, he tenido que soportar años de miradas morbosas hacía mí, llevará falda o pantalón, todos se fijaban en este culo, y tú lo tienes a unos metros, pero tienes que saber que es muy caprichoso, tienes que tratarlo como lo que es, una joya, bien mira bien como bajo mi tanga, eso es observa bien.

En eso con su tanga abajo se comenzó a reclinar en el escritorio, sus tetas ya tocaban la mesa ese culo y esas piernas estaban a mi disposición.

-Ven aquí, que te quiero morder

Me acerqué.

-Abre mis nalgas, no seas tímido, ¿Puedes verlo? ¿Puedes ver mi agujero?

-Sí, lo veo, es hermoso

-Así es, ¿Te gusta su color? ¿Te gusta como se abre y cierra?

-Sí, me encanta

-Pues bien tienes que saber que primero tienes que hacer un par de cosas antes de poder jugar con él, primero tienes que limpiarlo, siempre que te pida que uses mi culo, tendrás que hacerme una limpieza, no queremos sorpresas ¿O sí? Bueno eso ya lo veremos, de momento con que pases una toallita húmeda será suficiente, están en ese cajón, ve por ellas

Me dirigí hasta el cajón y saqué un paquete, lo abrí y tomé una toalla, la puse en mi mano y comencé a limpiar su culo, de abajo hacia arriba, ella me dijo cuando parar.

-Muy bien, ya está limpio, ahora toca consentirlo un poco, vamos es muy delicado pasa tus manos por mis nalgas, masajearlas un rato y de vez en cuando pon tu dedo índice en mi hoyito.

Así lo hice, un buen rato me dediqué a pasar mi dedo por su culo, a veces intentaba meterlo pero no forzaba mucho porque la podía incomodar.

-Bien listo ya estoy más relajada, ahora ven acércate a mi culo y dale un buen beso, chúpalo por un rato mete tu lengua, sí eso sería bueno.

Como buen perro obedecí sus órdenes, y hundí mi cara entre sus nalgas, comencé a besar su culo y sacar mi lengua para mojarlo un poco, comencé a agarrar buen ritmo y ahora con más confianza restregaba mi rostro en ella, paseaba mi lengua y la hundía en su culo hasta lo más profundo, comía con la boca abierta hasta que la mandíbula comenzó a acalambrarse, y mis manos no paraba de sobar esas preciosas y suaves nalgas, sus gemidos se hacían cada vez más fuertes incluso ella puso su mano en mi cabeza y la pegaba más, lo que me dificultó tomar aire pero no importaba yo seguía pegado a esa mujer, a ese culo único que estaba frente a mí, y después de un rato jalo mi cabello hacia atrás.

-Basta es suficiente, la hora pasó, ahhh mmmm ya vete, vamos sal de aquí, mañana terminaremos.

Confundido pues todavía faltaba un rato para que la hora llegara, tuve un poco de miedo de haber hecho algo mal pero luego recordé sus palabras mientras iba a casa, mañana terminaremos, eso significa que todavía no había acabado, entonces decidió terminar la clase porque no podía aguantar más placer, eso era bueno, había llegado al punto de que mis actos eran tan buenos como para hacerla terminar con un par de minutos, contento llegué a casa y para mí sorpresa recibí un correo electrónico nuevo, era de mi maestra, era su número de celular, con la indicación, manda un mensaje en cuanto llegues a tu casa.

Corrí hasta mi habitación, cerré la puerta, y puse el número en mi celular, le mandé mensaje, había estado conectada hace un par de minutos, la espera a recibir respuesta fue eterna, no contestó hasta entrada noche como a las 11.

-Hola

-Hola, veo que sí te llegó mi correo jaja

-Sí en verdad me tomó por sorpresa

-Bueno es algo que muy pocos han podido conseguir, como te dije casi nadie podía llegar hasta está semana y mucho menos conseguir mi número, de hecho contigo son 3 los que lo tienen.

-Pero esto es parte de la prueba

-Sí y no, digamos que es un premio extra, algo así como un seguro, digamos que aunque no consigas ser mi amante tendrás mi número y me podrás escribir de vez en cuando, digamos si necesitas calmar tus ansias, estoy dispuesta a mantener el contacto por aquí, nos podemos enviar mensajes y fotos, no será como tenerme a tu disposición pero es un detalle por tu esfuerzo, que dices ¿Tienes ganas de acabar?

-Sí, con todo lo que hicimos hoy y como estuve esperando tu respuesta, no he tenido tiempo de terminar.

-Así que ¿lo haces siempre que terminamos una sesión de estudio?

-Bueno casi siempre, el viernes pasado solo llegué a dormir jaja

-Sí, el viernes, esa fue una buena prueba, yo también me cansé.

-¿Qué hice para ganarme su número? ¿Fue por lo de hoy?

-¿Me lo dices en serio? Por mucha experiencia que tenga puedo decirte que lo de hoy fue algo diferente

-Es que se lo dije usted me provoca sensaciones más que especiales

-Eres un buen chico, en serio no sé si te deseo es lo que de verdad me gusta o como lo haces, en serio hoy sentí que no estaba ahí, pensé que era un sueño, como me comiste el culo, mmmm lo pienso y con solo eso me estoy mojando, ¿Quieres ver?

-Por favor

-Esta bien

Pasaron unos segundos y me llegó una foto, era ella, estaba en el baño sentada en la taza con la tapa abajo, ella estaba abierta de piernas y con su mano abría su vagina.

-Ya veo lo mojada que está, a mí se me está parando

-Muéstrame

Saqué mi verga con una erección bastante fuerte y le tomé una foto y la envié enseguida.

-Ya veo, esa verga, mmmm desearía que fuera mía, solo mía pero eso va a depender de ti. Por lo mientras, vamos muéstrame cómo te masturbas.

Prendí la cámara del teléfono y puse mi mano sobre mi verga, grabé un vídeo de unos segundos mostrando cómo bajaba y subía, lo mandé y espere respuesta, pero algo mejor pasó.

Me estaba llamando, una videollamada, la conteste inmediatamente, y ella me hizo una seña con su dedo, debía guardar silencio, lo entendí, y ahora enfoca mi verga y recibía sus mensajes

-Vamos tómala, aprieta bien, agárrala fuerte y dale más rápido

Lo hice y enseguida en su cámara pude ver cómo me mostraba sus tetas, estaban dentro de su sostén y las ponía en la cámara como si exhibiera un par de melones, y luego las sacó de su ropa y comenzó a tocarse los pezones, esto hizo que aumentará el ritmo.

-Detente, no quiero que termines tan rápido, todavía me tienes que ver el culo.

Entonces me detuve y esperé a que me dijera cuando continuar

-Vamos comienza poco a poco, lento, tómalo suavemente, eso es

Seguí sus instrucciones pero el morbo de la situación hacía que estuviera a punto de terminar, si lo hacía más rápido seguro que no duraría un par de segundos.

-Bien bien mira lo que tengo para ti.

La cámara enfocó su vagina, y ella comenzó a masturbarse también, sus jugos ya estaban mojando la tapa del baño y sus dedos se hundían y perdían en su agujero, además de que abría sus labios y se masajeaba el clítoris, era la primera vez que la veía tocándose.

-Vamos, sube un poco la intensidad ¿Acaso no te gusta lo que ves?

Yo aumenté un poco pero no demasiado, trataba de controlarme sin perder la erección ni acabar y esto lo notó.

-Bueno, bueno, creo que la emoción del día ya fue demasiada, ¿Ya quiere acabar mi perrito?, Jajaja, está bien todavía no eres mi amante y esto era un premio así que seré rápida.

En ese momento se enfocó sus nalgas y las abrió para mí.

-Vamos termina, termina para mí imagina que estás dentro de este culo, vamos más rápida dámela tu leche me pertenece, vamos

Tome con fuerza mi verga y subía y bajaba como loco hasta que lo inevitable ocurrió, una gran cantidad y cayó al suelo, con toda la emoción no perdí el momento y la enfoque bien, quería que viera toda la leche acumulada, solo para ella.

-Que obediente, muy bien, cariño, puedes descansar, hasta mañana.

Ah ah ah lo hice bien tenía que limpiar pero eso no importaba, no esperaba tener una recompensa así, mañana podía perforar su culo, estaba seguro, tenía que complacerla hasta que enloqueciera y sería su amante, aunque aún me preocupaba el tercer día, no sabía que es lo que iba a pasar pero bueno ya era hora de dormir.

El día siguiente, algo parecido al anterior solo que mientras le comía el culo, después de habérselo limpiado claro, me pidió que fuera a buscar un bote de crema, el momento de la acción había llegado, la orden de desvestirme llegó y pudo ver mi erección prominente, y ahí con el bote de crema entre las manos me pidió que la empezara a dilatar primero con los dedos.

-La primera vez que cogimos, fuiste muy duro con mi culito ¿Te acuerdas?

-Sí, las ansias eran mayores, el tiempo me estaba pisando los talones, perdón.

-Oh no es necesario que te disculpes, a fin de cuentas era tu premio y lo hiciste como quisiste, sólo me gusta recordar a mis alumnos el trato que me dieron, fuiste salvaje y eso me gusta pero me gusta más que ese salvajismo salga siempre y cuando yo lo permita.

-Bueno, eso me hace estar más tranquilo

-Ya, ya, cállate y masajea bien mi ano, quiero que tú verga se deslice con la mayor suavidad posible, en realidad no me gusta mucho el anal, a veces es incómodo, no en el momento, sino después, sobre todo si acaban adentro, por lo que me harás saber siempre si te vas a correr, para que puedas hacerlo afuera.

-Está bien con tal de que se sienta a gusto, la vez que se la metí por acá me encantó, fue tan estrecho y caliente

-Calla, no digas más y dale con tu otro dedo porque ya quiero que me la metas

Entonces seguí masajeando sus entrañas con mis dedos untados en crema, su culo estaba muy caliente y el entrar y salir ya era fácil, además de que todas sus piernas y el suelo ya estaban empapados por su vagina chorreante, ya era hora y me lo hizo saber, así que apunte mi verga a su culo y despacio la fui metiendo, era una sensación increíble pues con tanta crema y calor mi verga encajaba muy bien, era como si ese agujero hubiera sido hecho para mí y ya que estuve totalmente adentro comencé el mete y saca habitual solo que más lento y en cada embestida procuraba llegar más profundo haciendo fuerza y separando sus enormes nalgas para tener mejor acceso.

-ah ah sí así así me estás matando justo así sí mmmm ah

-Sí maestra, me encanta cogerme su culo

-Cállate, solo eres mi juguete, los juguetes no hablan, ah, ay ay mmm sí así

Sus piernas no dejaban de temblar y mi ritmo iba subiendo, con la experiencia de esas semanas mi aguante había subido y ahora aunque llevábamos ya un buen tiempo así, yo tenía energía para mucho tiempo más, esto apenas comenzaba, y lo iba a disfrutar demasiado.

Entre embestida y embestida iba pasando mis manos por su cuerpo, primero metí mis dedos en su culo húmedo lo cual fue bien recibido pues gimió cómo loca cuando llegué ahí, después de un rato subí por su abdomen hasta encontrar ese par de tetas las cuales masaje con fuerza, apretaba y jalaba esa carne suave y tersa, ella ya comenzaba a estar más entregada al placer, así que todo lo que hacía solo aumentaba su calentura, tanto fue que en su primer orgasmo intento retirarme pero me mantuve firme y la continúe penetrando, no dejaba que se moviera así que desistió y se dejó llevar, moviéndose y retorciéndose mientras acababa por primera vez, yo seguía y seguía por un buen rato, no tenía intención de terminar pues quería aprovechar lo más que pudiera, después de que se recuperó de esa primera acabada me pidió cambiar de posición, así que nos movimos al sillón mientras yo seguía penetrando por detrás, llegamos y me dijo que me sentara ahora ella me cabalgaría y con eso terminaríamos el día de hoy pues la hora estaba próxima acabar, así con ella de frente sus tetas apoyadas en mi pecho y su cabeza sobre mi hombro derecho comenzó a moverse, pero estos movimientos eran diferentes, eran más atrevidos y más salvajes, era como si su cadera se moviera por si sola, subía y bajaba iba de un lado a otro y de adelante hacia atrás, me estaba revolviendo la verga en su interior, era una sensación increíble era rápida y atrevida, su ritmo me decía que ella tenía el control yo me quedé sin aliento y mis ganas por terminar comenzaron a aparecer.

-No esperabas algo así ¿Verdad?, Shhh no hables, no quiero respuesta, lo veo en tus ojos, te preocupa terminar bien haremos algo, cuando acabe la cuenta regresiva del 10-1 tú acabarás no un segundo antes no después, yo iré aumentando la velocidad, si no puedes aguantar este será nuestro último encuentro, así que 10... 9... 8... 7... mmm si lo sientes sientes la leche acumulándose bien está en la punta y solo necesita que yo termine de contar 6... 5... Lo haces muy bien ya falta poco aguanta ¿Acaso no quieres tener mi cuerpo a tu disposición? 4... 3... Ya casi sí ya casi mmmm sí, pero ¿sabes qué? mmm olvide en qué número iba no importa empecemos 10... 9... 8... Jaja tu cara ya no aguantas, vamos no me decepciones... 6... 5... La verdad es que desde que me cogiste esa vez supe que tú llegarías lejos... 3... Si pero aunque pases esta prueba te queda la más difícil mañana tienes que venir preparado bueno, 2... 1.... Ahora dámelo ahora.

-Ah ahhh ahhhh

Era mi corrida más fuerte hasta la fecha, no sé cómo no me desmayé después de inundar el culo de mi maestra con leche, esos movimientos, ah sí eran de otro mundo, ahora el que estaba temblando era yo, y ella tan fresca como si no hubiera pasado nada, se levantó, me sonrió y comenzó a recolectar el semen de su culo, y esos dedos llenos de leche se los llevó directo a la boca y me sonrió.

-Muy buena, es de calidad jajaja, vamos es hora de que te vistas, mañana será un día especial, creo que tú serás, sí tal vez lo seas.

La prueba final mañana, creo que no podía haber nada que me sorprenda, ya no, así que esa noche caí rendido pensando en esa sensación y en esa imagen de mi maestra tan buena, era como un sueño, me la estaba cogiendo, era la mejor oportunidad de mi vida y mañana se decidía todo yo estaba dispuesto a hacer lo que fuera, nada podía echarme para atrás y así fui a su casa al otro día y entre en el cuarto.

-Bien, has de saber que esta es tu última prueba pero eso no significa que el jueves y el viernes no haremos nada, esos días practicaremos lo que haremos hoy, así que vamos desnúdate, todo completo.

La obedecí enseguida.

-Bueno, quiero que sepas que todo dependerá de tu respuesta, procederemos si tú así lo deseas, de lo contrario tomarás tu ropa y te irás, bien, tienes que saber que todos los que llegaron aquí tomaron la decisión de irse, así que no me decepciones. bien ven acá. Quítame los pantalones

Me acerqué y me hinqué frente a ella y desabroché sus pantalones, llevaba unos de color rojo, algo sueltos, los bajé y ahí estaba el reto, ahora comprendí porque todos habían desistido, ella separó un poco sus piernas y una gran verga de plástico se elevó quedando a un par de centímetros de mi cara, subí la mirada y pude ver su cara, estaba tratando de contener la risa, una risa malvada.

-Bien, supongo que ya sabes lo que te pediré, ¿Cuál es tu respuesta?

No tenía opción, la idea no me gustaba y de hecho si lo pensaba se ponía peor, si me convertía en su amante me pediría cosas como está en el futuro, pero era tanta mi excitación y la recompensa era tan grande, hablando de su culo claro, que decidí asentir.

-No, no tienes que decírmelo, dí, maestra por favor, tome mi culo, penetrame con esa verga gigante, quiero sentirla

-Maestra... Por favor... Tome mi culo... Penetrame con esa verga gigante... Quiero sentirla

La emoción en su rostro veía cada palabra que acababa de decir, pero todavía no la tenía asegurada, tenía que dejarme coger por ella.

-Eres el primero, no lo creo, ¿Enserio, tienes tantas ganas de ser mi amante?

-No sabe cuántas

-Sabía que tenías potencial, lo sabía, bien estoy algo nerviosa, pero bueno, no pasa nada la excitación es mayor.

Después de eso se acercó a mí me tomó en brazos y me dio un beso uno muy largo y apasionado mientras recorría mi cuerpo con sus manos, tocaba cada parte de mí, y después comenzó a bajar sus labios por mi cuello, por mi pecho, mi abdomen, y me dio la vuelta, beso mis nalgas y las separó y hundió su cara en mi culo y lo empezó a chupar mientras me masturbaba lentamente, después de un rato se despegó para recuperar el aliento, luego fue casi corriendo por el bote de crema, unto sus dedos y sin más preguntas comenzó a pasarlos por mi culo, ya que estaba bastante resbaloso metió un dedo, lentamente pues me queje un poco, pero ella parecía no importarle, ahora sí estaba jugando conmigo, estaba disfrutando de su nuevo amante, ya no era su alumno era su juguete, y después de un dedo, metió otro, y otro, pero el dolor apenas comenzaba, pues lo que tenía entre las piernas era un consolador de unos 25 cm y bastante grueso, y por su actitud tenía la intención de meterlo hasta el fondo, así que una vez mi culo estaba ya abierto, me tomo de la mano y me puso a 4 en el piso, agradecí que estuviera la alfombra, y después de pasarme las manos por todo el cuerpo, se dispuso a separar bien mis nalgas y sentí una presión, el momento había llegado y podía sentir como esa enorme verga de plástico me penetraba lentamente, fue eterno, sentía como me abría, y yo gritaba de dolor, las lágrimas corrían por mi rostro.

Con tremenda verga metiéndose en mí no podía pensar en otra cosa, y cuando menos lo esperé sentí el golpe de su pelvis, ya había terminado de meterla, entonces ella se acercó desde detrás, estaba bien montada en mi, y me susurro.

-Te entro toda, cariño, ahora vamos a jugar.

Comenzó a menearse y cada sacudida me producía dolor, pero en ese dolor nació un poco de placer, ya sea por el estímulo de la penetración o porque mi maestra estaba besando mi nuca mientras gemía de placer, tal vez era la combinación de todo lo anterior, como sea esa pequeña sensación de placer ya estaba tomando más forma y sin que me diera cuenta comenzaba a gemir, gemia y le pedía que lo hiciera más rápido más profundo, le rogaba para que me diera verga, era su mascota, era su puta, ese pensamiento me calentó más y comencé a moverme al principio un poco torpe pero pude seguirle el ritmo, ahora ya estaba disfrutando y más fue cuando sus manos tomaron mi verga, estaba más dura de lo que nunca había estado, y con un ritmo frenético empezó a masturbarme, termine en un par de segundos pues la situación me tenía al límite, después de correrme ella aumentó la velocidad, y entendí que no importaba si yo terminaba, mientras ella quisiera seguiría usando mi culo, y así lo hizo por varios minutos más, entre tanto y tanto se tomó la libertad de sujetarme por el pelo, y sostenía mi cabeza con fuerza y después comenzó a darme nalgadas, nalgadas reales, dolían y bastante, y esto la emociono aún más, fue tanto el tiempo que me penetró que mi verga comenzó a ponerse dura y volví a acabar, ahora era yo el que tenía las piernas temblando, y no pude más me desplome boca abajo, pero esto no le importó y más que detenerse consiguió una penetración más profunda era una locura, ya no sentía mi culo, y al final sentí como apretó mis nalgas fuertemente, mientras ella se retorcía encima mío, estaba tan caliente iba tan rápido que mi culo volvió a dolerme y después bajo el ritmo comenzó a tener espasmos y por fin la saco, la saco lentamente de mi culo y sujetaba mi cadera y fin esos 25 cm salieron de mí.

-Ahhh nunca pensé que esto pasaría, me dejé llevar un poco, pero esto lo había soñado tantas veces, sí, creo que sí eres el bueno, ya no hará falta que te evalúe, te digo desde este momento que serás mi amante, estarás a mi disposición siempre que quiera, ya no haré más ese concurso, solo serás tú, felicidades.

Ojala hubiera estado en un mejor momento, pues no podía contestar, solo pude moverme un poco, alcance a verla y sonreí aliviado, lo había conseguido, tenía una amante, mi maestra lo era, lo que viniera estaba demás, todavía faltaba mucho por hacer y descubrir, pero eso ya será en el futuro, por el momento tenía que cuidar de mi culo, jaja no importa, todo con tal de tener a semejante MILF y poder servirle, como dije lo que pasó después será para contar más adelante, todos sus fetiches, porque tendrá bastantes, por el momento esto es todo, así que yo me quedo con las atenciones de mi nueva amante.

(Sin valorar)