Nuevos relatos publicados: 10

Mi madre y mi amigo

  • 7
  • 46.503
  • Sin valorar (0 Val.)
  • 0

Comenzaré por presentarme, me llamo Luis, soy un tipo de 30 años, soy mujeriego y fiestero, por consecuencia me reúno con varios amigos de la edad que de la misma forma les gusta la fiesta.

En esta historia la protagonista es mi madre Laura de 55 años, es una mujer chaparrita, morena, con buena figura para su edad, buenas tetas, nalgona y buena pierna, ella está divorciada de mi padre desde hace algunos años, desde entonces no le he conocido parejas, sin embargo le gusta salir a fiestas y bailar.

La historia comienza cuando uno de mis amigos nos invito a su boda, el grupo de amigos nos organizamos para ir, la fiesta seria en un pueblito a orillas de la ciudad de la ciudad de México. Yo me iría con otro amigo, su esposa y su hijo, mi amigo se llama Jorge y es gordo, tatuado, desmadroso, briago y mujeriego, nos conocemos desde hace muchos años y nos llevamos pesado, pero somos muy leales.

Acercándose la fecha de la fiesta, mi madre me había comentado que deseaba salir a bailar así así ingenuamente se me ocurrió que era buena idea invitarla a la boda, al fin estaríamos en confianza con todos mis amigos. El día de la fiesta llegó mi amigo por nosotros, pero oh sorpresa, no venia con su esposa, y lo acompañaba su cuñado, un morro de 20 años, me comentó que se había resfriado su mujer y no iría a la fiesta. En fin esperamos a mi madre, quien salió con un vestido negro hasta la rodilla, pero que le remarcaba una nalgotas y dejaba ver que tenia buenas piernas morenas, el escote también era muy generoso, se le veían unas tetas increíbles, tacones que aun así la hacían ver chaparrita, chamarra y bolsa en mano, mi amigo y su cuñado se miraban entre ellos al ver semejante mujeron, yo me percate pero no puse atención.

En fin llegamos al fiesta, aparcamos el coche de mi amigo, en un lote que servía de estacionamiento, a unos 50 metros de la fiesta, al ser un pueblo no había mucho alrededor más que árboles. Al llegar nos sentamos en una mesa con otros de nuestros amigos, la mayoria iba con sus esposas, la fiesta estaba de ambiente, hubo norteños durante la comida y nos dieron cerveza y tequila, como había comentado todos somos bien pedos, brindabamos a cada rato, mi madre casi no toma pero ese día si le estaba entrando casi a la par de todos, imagino que por querer encajar, de repente platicaba con algunas de las esposas de mis amigos, el baile comenzó y al principio baile con mi madre, note que llamaba mucho la atención, incluso mis amigos se la comían con los ojos descaradamente, sin embargo no le di importancia, qué podía pasar? Mi amigo Jorge casi no baila pero me sorprendió que comenzó a bailar con mi madre, mi madre lo conocía de tiempo así que no era un desconocido, note que el alcohol se le empezaba a subir a mi madre pero no le di importancia, me daba gusto que estuviera divirtiéndose, ya en la mesa mi madre se sentó a lado de mi amigo Jorge, mientras platicaba no dejaban de reír, mi amigo así es, sin embargo también es cabron con las mujeres, imagine que intentaría seducir a mi madre pero ella es muy recatada, estaba seguro de que lo rechazaría sutilmente, durante el baile me presentaron a una chavita guapa y no desaproveche la oportunidad de echarle el perro, anduve bailando con ella y haciendo mi labor, tiempo en el que descuide a mi madre confiando es que estaba entre amigos de confianza.

Posteriormente me salí de la fiesta a caldearme a esta morra, después de unos besos y una buena manoseada ella regresó a la fiesta y yo le dije que iría a mear, me fui entre los coches y como estaba muy obscuro ahí no me verían, cuando escuché unas voces y sin hacer ruido me fui acercando, vaya sorpresa al ver que era mi madre que venía con mi amigo Jorge y su cuñado, mi madre ya se veía peda y se tambaleaba un poco, mi amigo Jorge le hizo señas a su cuñado de que echará aguas y se metió a la parte trasera del coche con mi madre, yo me fui acercando más y vi que se empezaron a besar con desesperación, no lo podía creer mi madre había caído con ese pendejo, lo curioso es que más allá de sentir coraje, sentí morro y lujuria, no creía lo que estaba viendo, como estaba muy obscuro me acerque casi a la ventana sin hacer ruido, ellos pedos ni se dieron cuenta y el cuñado estaba más adelante, en eso vi que mi madre empezó a darle una mamada a mi amigo, no lo podía creer, lo peor del caso es que se veía que era una experta, yo tenía el pito bien parado, después de la mamada que le hizo mi amigo le saco las tetas del vestido, unas chichotas morenas duritas con un pezonzote negro, wooow estaba viendo un espectáculo, en eso vi que mi madre se subió el vestido y se monto sobre mi amigo, comenzó a cabalgarlo de una forma que solo en los videos porno, se veía que mi madre sabía lo que hacía, sus movimientos eran de una verdadera zurra, saltaba y por momentos rascaba toda su panocha contra el pito de mi amigo, parecía una batidora, mi amigo le mordisqueaba las tetas y le amasaba esas nalgotas morenas, los gemidos eran impresionantes, mi madre le decía ya ves te dije que esta vieja te iba a dar la cogida de tu vida, se pronto dieron un gemido que sin duda había deslechado a mi amigo.

Me agache un poco para que no me vieran y escuché que mi amigo le decía: me encantó mamacita, tenemos que repetir, mientras mi madre le respondía: pórtate bien y ya verás que sí, en eso mi amigo le pidio que le diera chance a su cuñado, mi madre se negó un poco molesta, pero imagino que seguía cachonda, mi amigo fue insistente que le diera chance, que nadie iba a saber y ya estaban ahí, no se si por lo peda y cachonda mi madre le dijo que si, pero que seria un rapidin porque ya se habían tardado y que no dijeran nada a nadie, en eso mi amigo salió del carro y le llamó a su cuñado, intercambiaron lugares, ahora mi amigo se fue a echar aguas, yo no podía creerlo, mi madre después de ese cogidon se iba a chingar al chavito, escuche que mi madre le dijo, ya estoy cansada así que ahora te va a tocar hacer la chamba papito, le dijo al morro que se saliera, ella se subió el vestido y se empino, pinche morro ya traía la pistola de fuera, debo reconocer que se cargaba un buen animalon.

Cuando se la clavó, mi madre soltó un gemido de gozo increíble, el morro se empezó a mover y estuvo bombeando como entre 5 y 10 minutos hasta que se vino, mi madre se repuso y le dio unos besos, le dijo que ya tenían que regresar pero que no se portaba bien, después se divertían mucho, le pidio que le echará aguas mientras se limpiaba y buscaba su calzón, yo estaba casi tirado para que no me vieran, no podía creerlo esa imagen de mi madre de señora decente y recatada, se había ido a la mierda, descubrí que en el fondo con unos tragos era una puta, se dispusieron a regresar a la fiesta y yo me fui a dar la vuelta para llegar por el otro lado, llegué y me metí a la bola que estaba bailando y después hice como que regresé a la mesa, ya estaban ahí sentados los 3 con los demás como si nada hubiera pasado, incluso mi madre me dijo que a donde andaba que me había perdido de vista.

Posteriormente a esos ya de regreso otros amigos regresaron con nosotros y ahí terminó la historia, aunque sospecho que mi amigo y su cuñado se siguen fallando a mi madre.

(Sin valorar)