Nuevos relatos publicados: 9

Noche de corsos (Parte 2)

  • 4
  • 18.342
  • 9,43 (21 Val.)
  • 0

El 5 de este mes estábamos en el cumple de mí abuela, y por todo esto de la pandemia solo estábamos la familia. A la cual no la veía desde hace mucho la verdad, en la fiesta estaba mí sobrina Laura que se había aclarado un poco el pelo de un tono rubio, me pareció mucho más linda que la última vez que la vi, estaba vestida con un vestido floreado pegado al cuerpo, pero no muy corto, ya que le llegaba casi hasta las rodillas, pero aun así marcaba muy bien su figura hermosa, con esos pequeños senos y ese culito redondo y paradito.

Yo no había hablado más con ella desde la noche de los corsos, solo le daba like a las fotos que subía a su Facebook y no mucho más, así que la noche pasó tranquila todo normal, yo no tomaba ni nada porque al otro día tenía que ir a trabajar, pero con el calor que hacía las ganas no faltaban. Cuando la familia nos empezamos a sacar fotos con mi abuela, recién hablamos un poco con Lau.

Me dijo que se le hacía raro que no estuviese tomando, yo solo me reí un poco (me estaba diciendo borracho de una jeje) y le dije que era porque tenía que trabajar, a lo que ella me dijo que lástima sos mas divertido cuando tomas y sonrió.

Le pregunté que divertido en qué sentido?? ya que según yo siempre soy del mismo modo, a lo que ella me dijo que no era verdad y que yo ya sabía a lo que ella se refería y que no me haga el tonto. Yo le dije que no necesitar tomando para ser como la otra vez, ella solo sonreía me decía que era chamullo nada mas.

Yo le dijo porque no salís al patio y vemos si soy chamullo o no como vos decis, no me dijo nada y yo solo salí al patio y me senté en un sillón de mimbre a la par de la casa, pasaron unos minutos y ya estaba por volver a entrar y justo salió la flaca me vio y se acercó.

Pensé que ya te habías ido me dijo ella, yo la tome de los brazos y la apoye contra la pared de la casa, y le dije que en verdad la estaba esperando, y que ya creía que no iba a salir.

Ya estoy aquí me dijo y ni bien termino de hablar la bese y ella me respondió el beso, sin perder el tiempo la apoye (yo estaba con un pantalón alpino de gimnasia) y sentía como se me iba parando el pingo mientras se lo restregaba por su entrepierna, mis manos subían por sus brazos hasta llegar a su cuello para seguir besándola más apasionadamente mientras movía mí cadera como si la estuviese culeando, seguí besando su boca y su cuello, y se le escapó un mmmm.

Yo la mire mientas sostenía su cuello con la mano izquierda y la bese hasta que me quede sin aliento, y pase mí lengua por su cuello mientras que con mí mano derecha le subía de apoco su vestido hasta la cintura sin dejar de apoyarle el pingo contra la calza que llevaba debajo.

Me dijo que esperara un poco que le molestaba un poco el cinto, pero yo no tenía ningún cinto, ella metió su mano por dentro del pantalón y me empezó a masturbar mientras que con su otra mano me tomaba del cuello para acercarme a ella así la siguiera besando. Le baje un poco su calza ya que ella ya me había sacado mí pene fuera del pantalón y lo metí entre sus piernas.

Uf se sentía muy caliente y resbalaba fácil entre su concha de lo mojada que estaba, metí mí mano derecha por debajo del vestido para manosearle las tetas, mientras con la mano izquierda ya la agarraba de la nalga haciendo que se pegue más a mí con cada embestida que le daba, yo doble un poco las rodillas para que le pueda meter el pingo, cuando entro estaba muy caliente pero la penetraba lento porque quería disfrutar lo más que pueda, la seguía besando mientras continuaba culeándola lo hice lento para llegar lo más profundo posible ya que la pared me ayudaba a que no se moviera a ningún lado, me quedé quieto por un momento y ella se seguía moviendo como quiriendo metérselo más y mas. Luego de un rato se prendió la luz del patio y yo me fui al fondo para que nadie me viera y ella quedó sentada en el sillón.

(9,43)