Nuevos relatos publicados: 15

Secretaria decente de día, mi puta indomable de noche

  • 16
  • 9.016
  • 9,40 (10 Val.)
  • 0

En la intimidad se entrega al placer absoluto, con sus voluptuosas tetas me hacia una deliciosa rusa, además de ser una mamadora experta saboreaba mi leche gota a gota, se volvió mi loca adicción, nuestros encuentros eran pasión y fuego.

En el 2010 Conocí a “Mary” en unos cursos que llevé de inglés, ella había acabado la universidad y estaba en búsqueda de trabajo, no éramos tan amigos, pero dentro del grupo siempre yo era atento con ella, se me notaba pues como no serlo si estaba buenísima, era de tez blanca cuerpo voluptuoso, de buenas tetas, cabello teñido a rubio que le caía muy bien, me atraían mucho sus labios carnosos, aunque solía vestir de jeans y ropa ceñida siempre se la veía sexy.

Intente salir con ella muchas veces, pero siempre me choteaba, incluso llego a decirle a un amigo en común que me moría por ella, bromeándome me dijo ya supérala; Finalmente terminamos los cursos de inglés y nos alejamos con el tiempo, aunque siempre la veía en su Facebook, hasta que un día me elimino, creí que la amistad termino allí y seguí con mis demás aventuras y nuevas conquistas que vengo relatando con anterioridad.

Pasaron años, exactamente era setiembre del 2018, siempre recordaba el mes de su cumpleaños y le escribía saludándola, sabía que trabajaba por un estudio de abogados por el centro financiero de san isidro, recuerdo estar trabajando en una obra (remodelación de unas oficinas en un edificio, que daba con salida a balcones y terrazas) un lugar que fue escenario de nuestro futuro encuentro carnal.

Ya habiendo pasado su onomástico, me la encontré por casualidad por las calles del centro financiero de san isidro durante la hora de refrigerio; que bella estaba… usaba una mini falda con una blusa manga corta y sus piernas blancas y carnosas me hicieron excitarme, en fin, estaba hermosísima.

D: ¡Mary!, a los años – mientras nos acercábamos uno a uno por la vereda.

M: ¡Hola… como estas!, a los años…

D: Bien, bien, trabajando por aquí en una remodelación de oficinas

M: Ah que bien… que bueno, ¿y ya tienes novia, ya te casaste?

D: No, no nada aún… tu pues que nunca te decidiste jaja

M: jajaja que dices, loco.

D: ¿Vas a almorzar?

M: Eh si…estaba saliendo

D: Te invito, por tu cumpleaños que ya paso, vamos

M: Ya bueno, pero rápido que tengo que hacer otros pendientes de la oficina.

D: Ok, dale vamos.

Ya en pleno almuerzo me atrevía tomar el toro por las astas, y empecé a tratar de persuadirla en que nos sigamos viendo, ya con tantas experiencias vividas es mejor intentarlo a nunca hacerlo.

D: Mary, y que tal la pasaste en tu cumpleaños, saliste de rumba

M: Sí todo bien, me fui a bailar con mis hermanos y unas amigas

D: Me hubieras invitado pues… ah, pero cierto no me tienes agregada en el Facebook, que paso… que hice para que me elimines – en tono de voz triste y confundido.

M: ¿Eh... te eliminé, en serio?, ah bueno eso habrá sido hace años, pensé que tú me eliminaste, como pensé que estabas dolido como te choteaba, pero bueno ya paso

D: Dame tu número, para al menos pueda saludarte por WhatsApp

M: ¡Claro!, apunta - dicto su número.

D: Bueno solo espero que tampoco me bloquees del WhatsApp jaja

M: No, que va… y dime estas de novio… pensé que ya estarías casado… ¿cuántos años tienes ya cumplido?

D: Treinta y seis… ¿y tu creo que has cumplido 30 ya?

M: Si ya cumplí treinta… ay por dios los años, ya nada él lo mismo las energías, la figura

D: Pero para tus treinta pareces de 20 aún, ¡tienes un cuerpazo!, ¡que hablas! Estas power jaja

M: jajaja, bueno uno hace lo que pueda, es mi belleza natural

D: jajaja Obvio, siempre tu tan… uhmmm y como están tus papás

M: ¿Siempre que?, vamos no seas tímido… que pasa, sigues obsesionado conmigo

D: No, no es obsesión… fue siempre amor, y tú nunca te diste cuenta creo – riendo nervioso

Su mirada se desvió a su plato y hubo un silencio por un instante

D: Mary, descuida somos amigos y relax… ya paso, te cuento que estoy remodelando unas oficinas aquí en el edificio que está pegada a la vía expresa y ya vamos en etapa de poner muebles y decorar las oficinas

Cambie de tema rápidamente para que no se sintiera nerviosa

M: ¡Ay que lindo!, a mí también me gusta la decoración, ¡y que estilo tienen las oficinas?

D: Tienen un estilo industrial, estamos trabajando además una terraza que conecta con jardines verticales se verán geniales, es para una empresa portuaria… te gustaría si la vieras

M: A ya pues, invítame a la inauguración

D: Te invito unos días antes para que las veas si deseas, antes que vaya personal de limpieza para que deje todos los muebles impecables.

Así seguimos charlando y la acompañe al edificio donde trabajaba y quedamos en que nos veríamos un día próximo; Por estar a cargo de la supervisión de las oficinas, iba directamente a las oficinas y no al trabajo, y veía los detalles finales, así que me prestaron el auto de la empresa, para recoger algunas compras que se podrían hacer. Siendo martes faltaba una semana para la entrega del proyecto decidí en escribirle a Mary

D: “Mary inauguramos pronto, quieres venir a ver los detalles finales, que dices te animas”

M: “Jueves o viernes puede ser… ando full hasta el fin de semana” – Respondiendo al rato

D: “Como desees, estamos a un paso y puedes venir cuando gustes”.

Cruzaba los dedos para que no se echará para atrás, dije ojalá se me haga ojalá, como tenía la oficina de gerencia un frigobar, llevaba agua y preparándome para ese día iba llevando unas botellas de champagne, por si la situación ameritaba tragos, si me preguntaban por qué la botella de champagne mentiría diciendo que es para el brindis de la inauguración.

Llego el día jueves y no me aviso, aún tenía el viernes para que fuera, porque el fin de semana iría el personal de limpieza, así que no hice más que esperar y tener suerte.

Esa noche ya plan de 11 pm me llego un mensaje al WhatsApp, y no hizo más que confirmar su asistencia para el día siguiente.

M: “Mañana caigo en tus oficinas, he pedido salir una hora antes con una excusa laboral, dame la dirección para caerte”.

No saben cómo me alegre, le pase la dirección y ya esperaba que sea mañana, en esa medianoche me fui bañarme rasurándome las verga y huevos por si hubiera faena sexual, hay que estar siempre precavidos por si algo suela suceder.

Al día siguiente verifique que estuviera los tragos al tiempo, compre snacks, cigarros y unos preservativos, siempre previniendo; Normalmente en las oficinas los viernes a las 5 pm los trabajadores ya suelen tontear u/o salir de las mismas, así que espere, espere como un niño ansioso, hasta que me llego su mensaje.

M: “Ya estoy a 2 calles, bajas a darme el encuentro”

D: “Ok, ya bajo, nos vemos en el ingreso”

Ya en el ingreso del edificio la vi acercarse, estaba tan sexi, recuerdo que llevaba unos tacones negros, mini falda de cuadros rojos y negro y un top de tiras negra, ceñida que hacían presionar sus pechos, además de un saco casual, cabello al viento y con unas gafas que la hacían ver muy provocativa. Pensé, esa tarde follo si o si, esta vez esta palomita no se me escapa, mientras sonría y me acercaba a ella para saludarla e hice que me siguiera, para esto ya tenía una cuartada para hacerle ingresar sin muchos rollos.

D: Buenas tardes, la arquitecta va ingresar para inspeccionar la entrega de las oficinas y firmar los planos correspondientes.

Seguridad: Ok, Ud., es el responsable ya estamos de salida.

D: Si por favor, en cuento entremos y terminemos más rápido salimos, estamos con la hora. Gracias.

Ella no hizo más que seguirme el juego, fuimos directamente a la terraza a tomar un poco de aire, le gusto la decoración de jardín vertical, las terminaciones y el juego de terraza que eran para un área social de los trabajadores, entre risa y risa empezamos a entrar en confianza, eran casi las 6 pm, apresure mi táctica para seducirla y quien sabe esa tarde noche hacerla mía.

Justo calcule que los operarios ya se habían retirado y bajamos para entrar a las oficinas para seguir conversando algo más tranquilos, al parecer le gusto el ambiente, los muebles y mesas tipo industriales, la invite ingresar a un oficina y a sentarse mientras ponía música del celular, mientras salía disimuladamente a la puerta de ingreso para ponerle seguro, ya vuelta con ella, le ofrecí agua… aunque no demore en ofrecerla champagne, se quedó extrañada, pero le dije descuida es para la inauguración aquí hay más botellas. Ya en pleno brindis, charla y risas, fuimos entrando en más confianza y calores.

Lo que empezó con un tierno beso, terminó con una inolvidable deslechada con su boquita hambrienta de leche.

D: Mary, con respecto aquella vez, en que te dije que no era obsesión que era amor, bueno fue una imprudencia de mi parte, espero que me disculpes.

M: uhmmm, entonces no era cierto.

D: Si, bueno… pero no tuve por qué decírtelo, creo que te falte el respeto… sorry, amigos verdad

M: Claro, descuida – mientras bebíamos de las copas

Me miraba tímidamente, sus mejillas se pusieron rojas producto del trago y el ambiente cerrado de la oficina quizás, sacándose su saco.

D: Hace calor, déjame abrir un poco la mampara del balcón.

Abrí un poco la mampara y entro una brisa muy suave, brisa que creo que jugo a mi favor, se levantó y se asomó a la terraza, admirando el horizonte de la ciudad que ya oscurecía, y las luces de la ciudad ya brillaban, se asomó con una mirada perdida a la ciudad, creo que le choco algo el aire suele pasar cuando bebes y sales al aire, podía admirar su figura de reojo sus piernas y trasero mientras regresaba servirme más champagne, para acercarme a ella ofreciéndole un nuevo brindis.

D: Salud Mary, por nuestro reencuentro - sonriendo

M: Salud – mientras me miro coqueta

Nos miramos mientras brindábamos y me atreví a acercarme a ella para darle un tierno beso, accediendo ella sin tapujos, mientras tímidamente la cogía de su cintura para pegarla hacia mí, le quite su copa y las puse en el suelo, los besos fueron tiernos pasando a intensos, hasta que me atreví bajar por su cuello y murmurarle a su oído

D: Estas muy hermosa… - quitándole sus gafas, pues iba a pasar lo que tanto anhele

Ella entro en aceptación, su cuerpo se remecía con cada beso, con cada caricia pasando a tocarle sus nalgas para presionarla con mi pelvis y sintiera mi verga erectándose, ella con los ojos cerrados, se dejaba llevar, aproveche en un momento para cerrar la mampara y llevarla hacia el sofá y recostarla para entre beso y beso ir levantándole su top, y a admirar sus tetas liberándose por completo al quitarle su corpiño, no hice más que bajar y empezara morder y chupar cada pezón tan rosaditos, me faltaba manos para disfrutar de par de bellas tetas, ya me imaginaba como sería esa vulva; ella gimiendo de placer y entregada dejo que le quitase la falda, yo desesperadamente me quite la camisa y baje todo para quedar en pelotas frente a ella, volviendo hacia su vagina y quitarle su pequeña tanguita negra de hilo que llevaba puesta, que belleza fue ver esa vulva depilada y húmeda , no hice más que ponerla piernas al hombro y empecé a devorarme su vulva a, friccionando con mi lengua su clítoris, la hizo estremecer a placer… ufff estaba en el cielo, pare un momento para subirme sobre ella nuevamente besándola y así poder tener nuestros cuerpos friccionándose en la calentura, mi verga rosaba con su concha que la sentía tan húmeda, paro la música del celular quedándonos en silencio para oír sus gemidos… la levante y la puse encima de mí, y fue en ese momento en donde revelo su verdadera personalidad.

M: Ya sabía que querías tirarme, hacerme el amor… ¿verdad?… ya no me respetes!

D: Eres un mujerón, estas riquísima, y si… siempre quise tenerte, pero me la pusiste difícil, mira que tantos años han pasado…

M: Shiii, ya lo sé, volvamos a los que estábamos… aprovechemos este tiempo

Esas palabras abrieron las puertas de mi morbosidad, empecé a menearla de su culo, tocaba sus piernas nalgueaba su gran culo blanco para excitarla más, ella me agarraba del cuello mientras me besaba y por ratos me ofrecía sus tetas para gozar de ellas, ufff que delicia… se metió mi verga en una y empezó a darme unos sentones barbaros, podía ver a poca luz como la carnosidad de su cuerpo se remecía a cada compas, me sujetaba del cuello, mientras su tetas saltaban en mi cara, a lo cual trataba de morderlos.

D: ¡Baja, Chúpamelo! – dándole ordenes

M: Mejor que eso, ya verás – con voz retándome

Bajo darme unas cuentas mamadas, para luego pegarme sus tetas sobre mi verga, empezando a hacerme una rusa increíble, lo que me arrechaba mas era ver su cara con su boquita abierta gimiendo y haciendo pucheritos mientras jadeaba, mientras por ratos me pajeaba incesantemente cosa que hacia excitarme más.

M: ¿Te gusta verdad?

D: Tu si sabes, pero chúpamelo si… ¡chúpamelo!

M: ¿Te rasuraste la pinga para mi… verdad? – con voz placentera

D: Si, si, para que te lo comas toda, ¡vamos cómetela toda!

Empezó a darme tan buena mamada que prácticamente se metió casi toda mi verga hasta su garganta, mientras que al sacarla la saliva de ella mezclada con mis flujos, caían al borde del sofá de cuero, estaba algo preocupado por las manchas pero más pudo mi arrechura que empecé afollarla de boca, mientras la sujetaba de su cabeza haciendo un moño con sus cabellos la bajaba y subía hacia mi verga, ella tragaba con placer y con ciertos gargajos paraba tomaba aire, y volvía a mamármelo, quede sorprendido la más tierna mujer que conocí haces años, ahora era una gran y tremenda puta.

Pare para colocarla sobre al filo del sofá en arrodilla de perrito, con el culo blanco al aire, y empecé a penetrarla mientras nalgueaba su cola y jugaba con uno de mis dedos rozando su ano.

M: ¡Quieres culearme?, vamos dale… ¡pero despacio sí?

D: Enserio… ok, despacito, ya me dices si te duele mucho

Así con algo de mi saliva iba poco a poco metiendo mi verga en su ano, ella se abría de nalgas con sus manos ayudándome en la faena, pues quería también verga dentro de su culo.

Seguí poco a poco y ya ese culo dilatado y entregado empezó a recibir toda mis envestidas incesantes, que no hacía más que ponerme más salvaje, ella rendida y sujetada sobre el sofá, exclamaba.

M: ¡Sigue papi, sigue! ahhhh, ayyyy, me corro… ufff sigue sigue!

¿Papi?, me correo?... Que perra era y eso me gustaba, así al poco tiempo se estremeció y gimió tan fuerte que para que no se escuchase sus gemidos, le tape la boca…entre sudores, gemidos no paraba y su culo no ofrecía resistencia, ambos entregados como dos fieras salvajes de sexo, con la fuerza de mi pelvis chocando su culo, sonaba y se remecían sus glúteos, mientras la tomaba de sus cabellos, domando tremenda hembra.

D: Ahh, ahhh me vengo, me vengo- exclamaba

Ella experta en sus movimientos, ágilmente se deslizo bajando hacia mi verga rendida a mi verga, mamándola previa eyaculación para recibir toda mi leche.

D: ¡Me corro, chúpalo, chúpalo!

Y vaya que me la lactaba y exprimía la verga como carnero…terminaba de eyacular sobre en esa boquita hambrienta de leche, mientras la acariciaba de sus cabellos, la levante y la abrace y caímos rendidos por unos minutos en el sofá, mientras se terminaba de saborear mi semen

M: Me sorprendes, que rico tiras – coquetamente

Mientras la besaba en su mejilla, acariciaba sus tetas y cintura

D: Y tú no te quedas atrás – riéndonos

Ya serían como las 6.40 y a oscuras, salimos rápido hacia el baño llevándonos nuestra ropa para asearnos y cambiarnos, de regreso prendí las luces de la oficina de gerencia y limpie en algo todos los sudores y fluidos que pudieran dejar rastro, guarde la botella abierta de champagne, deje casi todo en orden abriendo por un rato a la mampara para que se ventile antes de irnos.

Ella regreso por su bolso y se fue de vuelta al baño para que se maquillaje y peinara.

D: Vamos hasta el sótano, tengo el carro de la oficina

Así fue y solo fui a recepción por mi DNI, mientras ella en el auto terminaba de maquillarse un poco más, en el carro se quitó sus tacones y se puso unas valerinas que traía en su bolso.

Por ser fin de semana nos agarró un poco de tráfico, la lleve obviamente hasta su casa, tenía varios mensajes de texto de la oficina, diciéndome si ya estaba todo en orden para mañana que vayan los de limpieza, afirme que sí que me había ido antes y que no había oído el celular porque estaba en vibrador, pero ya solucionado el tema charlamos algo intensos y ardientes, al parecer había segundo round.

D: Mañana tienes tiempo para vernos

M: Uhmm… no creo, pero el domingo que te parece, me invitas a comer un cevichito con…

D: Con unas chelitas, dale, en la cevichera de “mi barrunto” el domingo ok, paso por ti

M: Yo me pido un taxi, mejor voy a decir en mi casa que me voy a reunir con unas amigas,

D: Ok, ok ese día me voy a tomar una leche de tigre para que me ponga oso – riéndonos

M: Bueno, ese día creo que estaremos más tranquilos y con más tiempo

D: Ok, entonces ese día tu mandas y me dices que quieres hacer, tu sabes que yo solo quiero una sola cosa… te quiero a ti.

M: jajaja, ok, vamos con calma ok.

Así la deje en la esquina de su casa, si antes darnos un beso tierno dentro del auto, ya de regreso llame a mi jefe y le explique que estaba todo ok, que ya mañana igual iba a ir temprano a la oficina porque deje unos planos firmados que eran los originales, etc., etc.

Esa noche antes de dormir, le envié un texto

D: “Nos vemos el domingo, no me falles”

M: “Ahí estaré“

Dormí feliz y con la promesa que habría esa segunda vez, pues aquella tarde de domingo, después de almorzar fuimos a mi departamento y follamos locamente, incluso viajábamos los fines de semana y donde estuviéramos follábamos, aunque no tuvimos nada formal, estuvimos andando buen tiempo, salidas casuales de puro sexo; y el final… el final de esta larga historia, fue tan confusa y tan o más radical que antes.

Prometo relatarles ese final en donde casi me convertí en padre.

Continuará…

(9,40)