Nuevos relatos publicados: 24

Tú y yo, en la penumbra de tu apartamento

  • 6
  • 6.460
  • 9,46 (13 Val.)
  • 2

Hoy me has escrito un correo para pedirme que escriba algo para ti, te di largas para hacerme el interesante, para que no creas que estoy a tu servicio, pero lo cierto es que no dejo de pensar en acompañarte en este viaje de placer. A que hagas que tu mano sea mi mano recorriendo tu duro y jugoso miembro, y al mismo tiempo mi mano sea tu mano invadiendo mis pantalones.

_____________

Hoy te traigo un juego para que juguemos juntos, si decides aceptar mi invitación y me das tu colaboración, haré mi mejor esfuerzo para que te sientas inmerso en esta experiencia, hoy te toca a ti ser el que tiene algo de placer en esta noche solitaria. Antes de continuar leyendo este relato está pensado para que seamos dos hombres los que jugamos.

Haz lo posible por eliminar todas las distracciones y pon toda tu atención para dejarte llevar en lo que a continuación escribo exclusivamente para ti. Recuerda que tienes todo el control, tu dictas el ritmo, haz las pausas que necesites y avanza como gustes para que esta propuesta te resulte lo más satisfactoria posible.

_________________

Sintamos cómo estamos abultados dentro de nuestra ropa, frotando con la palma de la mano para notar cómo nos vamos endureciendo, cómo nuestras pollas nos pides que las liberemos de su prisión para permitirle juguetear con los dedos del otro. Déjame desabrochar de a poco tu cinturón, pasarlo suavemente por la hebilla mientras rozo el borde de tu vientre. Tiro un poco de la cintura para asomarme adentro y ver eso que tienes para mi, se me hace agua la boca al ver cómo te pones por mi, deseo saborear por completo cada centímetro de ese falo erecto que busca ser adorado.

Quito el botón que salta por la presión, ya puedo ver esa cabecita brillante asomarse con timidez. Bajo con lentitud la cremallera para ver cómo se te escapa de ese bóxer tan ajustado que traes. Meto la mano para sentir cómo se mueve mientras el flujo de tu sangre la hace cobrar vida, engancho mis dedos en tu ropa interior y la bajo de un sólo impulso para verla saltar frente a mi rostro ansioso. La siento tan tersa al recorrerla con las yemas de los dedos desde la punta hasta la base de ese maravilloso tronco que tanto anhelo, sigo por tu escroto con leves cosquillas, metiéndome hasta alcanzar tu perineo y cuando crees que voy a ir más allá vuelvo para coger tu rabo de la base y estrangularlo con fuerza.

Te lo aprieto con firmeza sin mover la mano y lo sostengo hasta que se marquen bien las venas, aflojo y vuelvo a apretar, aún sin jalarlo sólo para ver cómo se marca y engorda. Estimulo con mi pulgar el lado inferior, subiendo hacia la punta para hacer salir ese exquisito juguito previo, haciendo que se forma esa sabrosa gota en la punta, entonces la toco con mi dedo y la levanto para formar un largo hilo cristalino que finalmente se corta. Mi miembro está escurriendo igual que el tuyo y tú también puedes jugar con él, venga, llévate el dedo a la lengua cómo lo estoy haciendo yo, disfruta de mi sabor cómo si estuvieras lamiéndolo directo de mi falo.

Eso es, disfrútalo que quiero verte bien duro. Estoy aquí entre tus piernas esperando que me muestres ese pene gordo y delicioso, tan cerca de mi que puedes sentir en él mi respiración agitada por la excitación.

Ahora si, vamos a comenzar muy lento a llenar esos huevos. Me gustan las corridas abundantes y pringosas, así que te quiero bien cargado, quiero que aguantes y no te corras hasta que yo te pida que me des ese obsequio todo sobre mi. Estoy aquí debajo de ti arrodillado en el suelo de tu apartamento al que me has invitado a entrar. Sujeto tu virilidad justo desde la base, comienzo a hacer movimientos lentos jalando hasta donde la piel me lo permite, haciendo que tu prepucio se arrugue en la base de tu glande, luego vuelvo a bajar con lentitud y comienzo a repetir a este ritmo pausado.

Subo...

Bajo...

Arriba...

Abajo...

Así es, muy bien, continuemos así, a ese ritmo que tanto te gusta. Eso es, lo vuelvo a repetir, y repetir, y otra vez más. Cierra los ojos, déjame seguir y vuélvelos a abrir cuando estés listo para subir la intensidad.

...

Me encanta verte cómo lo disfrutas, tu rostro de placer. Hora de ir más rápido y un poco más arriba, así que te sujeto desde la mitad de tu miembro y comienzo a hacerlo más rápido. Siente cómo trato de sacarte unos gemidos, déjame escucharte para saber que te doy placer. Déjame jugar con tus huevos con mi otra mano, acariciarlos de a poco, tocándolos con suavidad, recorrerlos con los dedos que van más a fondo hasta tu perineo, lo sientes allí donde aprieto para provocarte, presiono y masajeo con fuerza para hacerte llenar aún más, pero aún no quiero que tu lechita salga, no, aguanta aguanta, quiero disfrutarte un poco más y que tú me disfrutes a mi.

Mmmm...

Si...

Se me hace agua la boca viendo esas gotas translúcidas rodando por mis dedos. Mírame, mírame a mi también que yo estoy igual, goteando por ti, para ti. Vamos, pruébalo y dame de probar, déjame lamer mis dedos, tu lame los tuyos y siente el sabor de la lujuria. Ahora llena la mano de saliva, mójala bien cómo yo estoy mojando la mía y ahora si déjame sacarte todo.

Adoro cómo suena tu glande húmedo entre mis dedos cuando le doy así de fuerte, cómo suenas tu tan excitado mientras te satisfago. Más fuerte, déjame ganarme mi premio, derrámalo todo sobre mi.

Si. Si. Si!

Ahora si vamos bien rápido, si si, junta toda la presión que quiero que me explotes encima y tú quieres dármelo todo, absolutamente todo. Vamos a corrernos juntos...

10... 9... 8...

Así ¡Ya puedo sentir que viene!

7... 6... 5...

Estoy allí para ti, justo debajo de tu jalando a toda velocidad.

4... 3. 2

¡SIII! ¡Dámelo ya que me vengo!

¡YA!

Saboreo los últimos rastros de ti, el obsequio bien ganado que me has dado sólo por haber entrado en tu apartamento. Recuerda que siempre puedes volver aquí para que nos demos placer entre tú y yo.

______________

Espero que este relato te haya funcionado tan bien a ti como a mi y que podamos volvernos a ver en otra noche de soledad. Si realmente te ha gustado sólo debes escribir, hazme saber tus fantasías y haré lo posible por crear una nueva aventura en que los protagonistas seamos tú y yo.

(9,46)