INICIO » Sexo con maduras

La señora de la cabina de Internet (2)

  • 6
  • 15.622
  • 9,24 (21 Val.)
  • 0

Luego de haber tocado los pechos de la señora Ada aprovechando los masajes que recibía cada vez que iba a su negocio y mis dedos jugaron con sus hinchados y duros pezones no dejé de pensar en ella.

Pasó casi una semana desde que sucedió eso cuando volví del nuevo a la cabina no sabía cómo estaría ella conmigo pero todo parecía como si nada hubiera pasado y más cuando Alfredo su esposo me saludo muy agradecido.

-Hola Frank muchas gracias Ada me ha dicho que la estás ayudando mucho en la cabina desde ahora tú ya no pagas y puedes venir cuando quieras...

Luego se fue en su taxi a trabajar y yo me fui a la máquina donde siempre estaba, de ahí la observaba era un día de muchos clientes, ella también de vez en cuando me veía esté juego ya había empezado.

Luego de un rato ella se acercó muy despacio donde yo estaba y simulando que conversaba se inclinó y su mano se posó en mis muslos y fue subiendo y buscó mi verga y dio unos ligeros masajes sobre el pantalón logrando que rápidamente se me pusiera dura pero otra vez fuimos interrumpidos por un cliente que ya se iba y Ada fue atenderlo.

La hora se fue rápido ya era muy tarde así que Ada me dijo que la ayudará a cerrar, cuando ya estaba todo listo para irme ella se acercó y me dijo que hoy no le había dado su masaje y lo extrañaba mucho y empiezo a tocar el cuello y luego sus hombros mis manos recorrían su piel y llegaron donde nacían sus senos y le quité la blusa que llevaba puesta y luego el brasiere sus pezones estaban hinchados y erectos y mi boca fue directo a ellos.

Los chupé como si fuera un bebé sediento de hambre mis manos sobaban esas dos tetas grandes y sabrosas que siempre me gustaron desde que los vi, sus ojos cerrados y su respiración agitada me calentaba más.

-Qué ricas tetas tienes Ada parecen dos melones jugosos...

-Sii... ahh... ahh ¿te gustan? Chúpalos, así así, como si fueras mi bebé.

Luego ella se volteó y sentada como estaba aflojó la correa y luego el pantalón sacando mi verga dura de su encierro su mirada se iluminó cuando vio el tamaño y grosor del falo en su mano.

-Ohh... Qué rico se ve tú verga Frank vamos a probar si también sabe rico.

Y se lo fue tragando muy lentamente teniendo algunas arcadas mientras su boca de a pocos se iba acostumbrando al falo invasor en su garganta, resultó muy buena chupando y lamiendo vergas la señora Ada.

-Glop... glop... glop…

-Ahh así así Adita chúpalo bien ricoo ahh

Su cabeza subía y bajaba y sus ojos me veían mientras recibía una deliciosa mamada de verga ahora me devolvía el favor de tantos masajes que había recibido por parte mía y se esmerada como siempre en hacer bien las cosas con los clientes y dejarlos bien atendidos su boca apretaba bien mi verga por ratos y luego continuaba con la felación hasta que consiguió que acabará.

-Ohhh... meee vengooo quee ricooo…

Cuando mi cuerpo se estremeció y siento llegar el placer y eyaculo en su boca golosa bastante semen que Ada trago sin ningún problema hasta la última gota.

La levante de la silla y la abracé fuerte y empezó a llorar, me sorprendió eso y le pregunté si estaba arrepentida de lo que habíamos hecho si era así no era mi intención hacerlo y menos hacerle daño luego que se calmó me explico el motivo.

Me contó que con su marido no estaban bien las cosas buen tiempo ella había descubierto que por medio del Facebook había conocido a otra mujer más joven y había cambiado mucho ahora más paraba con su taxi que usaba como pretexto para muchas veces no regresar a dormir a la cabina y tampoco tocarla como mujer...

- Frank yo estaba muy enamorada de él ahora me deja sola muchas veces nunca le hubiera sido infiel jamás pasó por mi cabeza en hacerlo pero tú siempre fuiste muy bueno conmigo te cuento esto para que no creas que soy una mala mujer pero desde que empezaste con los masajes me sentí muy bien y poco a poco me gustaste mucho.

Le dije que no se sienta mal conmigo y comprendía por lo que estaba pasando y que su marido era muy tonto por no valorar la mujer que tenía antes su lado, ella puso su cabo en mi pecho y me pidió que está noche me quedara con ella porque se sentía sola.

-Ada me gustaría mucho... ¿pero y si regresa Alfredo?

-Por él no te preocupes le dije que te iba a pedir por favor si podías quedarte para que me acompañes y estuvo de acuerdo porque en verdad la otra vez sentí que alguien intentó abrir la puerta y tuve que gritar fuerte, antes él se quedaba pero ahora viene sólo por horas y luego se va...

No había nada más que hablar si Alfredo dejaba a su mujer desatendida alguien tenía que hacerlo y con lo buena que estaba Ada y más ahora que tiempo que había terminado con mi enamorada y tenía los huevos llenos de leche y una buena madura no caía nada mal.

Ella llamó a su marido y le preguntó iba a regresar porque ya se iba a dormir y Alfredo le contestó que no porque estaba lejos y que aseguré bien la puerta.

-Alfredo en la tarde vinieron dos tipos muy sospechosos y miraban todo estoy con mucho miedo acá esta Frank ya me ayudó a cerrar pero tengo vergüenza pedirle si se puede quedar acompañarme dile tu...

Ella me pasa su celular y sus esposo me pidió por favor que la acompañe a su esposa que había una can plegable para mí y diga cuanto sería, hice como que dudaba un poco y acepto mejor volvió a dar las gracias y colgó, Ada me dijo ves te das cuenta que no mentía

La besé y le quité el pantalón quedando solo en tanga y también me quité la ropa y fuimos a su cama donde besaba todo su cuerpo su tanga estaba húmeda de lo caliente que se encontraba y besé su sexo empezando por sus labios vaginales mi lengua recorre todo su vagina ella se volvía loca se notaba que tiempo no era atendida y besaba su chucha mojada y su clítoris brilloso e hinchado con dos dedos jugaba con él y la masturbe y simultáneamente chupaba sus labios hasta que llegó a tener un orgasmo y grito mientras sus jugos mojaban mis dedos.

-Ayyy... Ohh quee ricoooo... ohhh.

Buscamos nuestras bocas y nos dimos un beso apasionado mientras aún temblaba su cuerpo luego del orgasmo que había experimentado y me abrazó fuerte se sentía protegida y el cansancio nos venció a los dos y dormimos pero esto recién empieza.

(9,24)