INICIO » Categoría » Nuestra amiga argentina de vacaciones lésbicas

Nuestra amiga argentina de vacaciones lésbicas

  • 18
  • 6.113
  • 9,44 (9 Val.)
A mí me calienta mucho que me dominen, así que despacito me fui sacando toda la ropita, quedé desnuda, ella vestida, me mira, me acaricia, me pasa la mano por todo mi cuerpito, se detiene en mis tetas que empieza a besarlas

Ese domingo llegue a casa y no sé qué me pasó, no deje de pensar en Belu, ella me manda un whatsapp diciéndome lo mismo, a la tarde volví y estuvimos juntas un par de horas y nos matamos, pero eso no es lo más importante, la cosa es que a ella se le ocurrió irnos un par de días afuera ¡las dos solitas!

No se la idea me volvía loquita, de solo pensar que íbamos a estar un par de días juntitas, bañarnos, dormir juntas, pero estar como dos lesbianas… no se me daba cosita, ¡nunca lo había hecho!

La cosa es que tengo el sí fácil jaja, a la noche se lo dije a mi novio y a mis viejos les dije que me iba con unas compañeras de la facultad jeje.

El lunes me despierta Belu, que estaba pensando en mí, obvio al rato estaba ya en la casa, otra vez nos matamos, no hay otra que me chupe mi conchita como ella, me vuelve reloca jaja, quedamos en irnos el martes a la mañana, y que ella se encargaba de reservar todo (micro, hotel, etc.)

Estoy en casa, a la tarde, me llama, me dice nos vamos hoy, a la 1 (del martes) sale el micro, viajamos de noche, ¿ehhh? le dije, sí, me dice quiero irnos ¡ya!, estaba reloca Belu, creo que tenía miedo de que me arrepintiera.

Me quede con una mezcla de nervios, vergüenza, no sé, les dije ¡nunca había hecho eso!, pero ¡tenía ganas de hacerlo!, pensar que nunca me fui con mi novio afuera y me voy ¡con una chica!, no se esto a pesar de todo me excitaba.

Bueno, me pasa a buscar, vamos a Retiro, tomamos el micro. Yo lo único que le había pedido era que no nos mostráramos como lesbianas, ¡me daba vergüenza!

Nos tapamos las dos con un saquito liviano pero grande que había llevado Belu, me quedo dormida y al rato empiezo a sentir una manito sobre el jogging que me estaba tocando la conchita, (la hija de puta, paso la mano por debajo del saco para que no se viera), al principio, pensé que era como un sueño, me despierto, se la quiero sacar, no quería que nadie se diera cuenta, no le quería hablar, era ¡todo en silencio!

Obviamente, no la saca sino que me la mete ¡por debajo del jogging!, muy despacito, pero me empiezo a mover, a calentar, a mojar, la sentía, y me gustaba, me empieza a meter los deditos, que hija de puta, como me hiso calentar, después la saco, pero ¡me dejo a mil!

Llegamos al hotel que ella había reservado, ¡me quise morir!! Con la chica de conserjería, que tenía mi edad, porque paso esto:

Belu: Hola, había hecho una reserva a nombre de…

Conserjería: si, que tal

Se fija y nos dice

Conserjería: chicas, esperen un ratito, porque hay un error

Yo: que paso??

Conserjería: que la habitación que tengo para ustedes tiene cama matrimonial, esperen que trato de conseguirles una con dos camas

Belu: noo, noo, está bien, no te preocupes

Conserjería: no, chicas, no es problema, esperen un ratito

Belu: no deja así, dormimos juntas

Conserjería: pero chicas

Belu: no te preocupes DORMIMOS JUNTAS

Obvio que la pendeja, por la manera que nos miró se dio cuenta, ¡me estaba viendo como a una lesbiana! Eso me causó una sensación extraña.

Entramos en la habitación, las dos dábamos vueltas como boludas jaja, ¡yo no iba a tomar la iniciativa de nada!, hasta que se me acerca Belu, me da un beso, me mata con un beso, y me dice desnúdate, ¿qué? le digo y me dice desnúdate para mí, por favor hacelo.

A mi me calienta mucho que me dominen, así que despacito me fui sacando toda la ropita, quede desnuda, ella vestida, me mira, me acaricia, me pasa la mano por todo mi cuerpito, se detiene en mis tetas que empieza a besarlas, me acuesto y me sigue besando, tocando, por todos lados, no sé cuánto tiempo estuvo besándome la conchita, me ponía los dedos, me los sacaba, hasta que me hizo explotar en un orgasmo, que me dejo temblando, ella se acostó, nos besamos nuestras conchitas en un hermosos 69, ¡acabamos de nuevo!, nos quedamos dormidas las dos desnuditas, que placer, sentir su piel toda la noche, bahh ya eran como las 8 de mañana jaja

Dormimos no sé hasta las 3 de la tarde, nos vestimos así nomás y fuimos a comer algo, no sé, pero nos cagamos de risa, con ella lo paso muy bien, es rezafada, cuando volvíamos y nos cruzamos con un matrimonio grande, me mete un beso ¡para que nos vieran! Y después se cagada de risa, volvimos serían qué se yo las 5 de la tarde.

Llegamos, me voy a duchar y yo estaba segura lo que Belu iba hacer, se mete conmigo en la ducha, nos enjabonamos juntitas, si la piel de una mujer me parece suave, enjabonadas es el mayor placer, pero esta vez la hice acabar yo, me agache y le empecé a chupar la concha, le metía los deditos hasta que acabó.

Pero ahora viene mi sorpresa, jaja. Obvio, nos quedamos desnuditas en la cama, solo tapadas con la toalla, y Belu me dice “espera que vamos a jugar” ¿y saben qué?, siiiii, saca del bolso un cinturonga y un consolador, le digo hija de puta, ¿de dónde lo sacaste? Y me dice que lo había comprado hace unos días, porque sabía que en algún momento ¡me iba a coger!

Me quede helada, y solo me calentaba de pensar en lo que íbamos a hacer!, nos empezamos de nuevo a besar, a tocar, chupábamos las dos juntitas el consolador, como si fuera una pija, Belu agarra el consolador, le pone una cremita y me dice que me ponga ¡en cuatro!, con lo caliente que yo estaba, no pregunte nada (aunque sabía lo que me quería hacer, ¡no sabía cómo!), ella pone su carita debajo de mi concha, me la empieza a chupar, y me empieza a meter los deditos en mi colita, jugando con mis juguitos, me la empieza ¡a dilatar!, y yo empezaba a gemir, cada vez más, cada vez más, me empieza a meter el consolador en la cola, despacio, lo saca, lo mete, lo mete, grite de dolor y placer, gemía, ¡estaba en otro mundo!, Belu era la primera vez que me estaba recogiendo, me gustaba, ¡no paraba de chuparme la concha! Y siguió. Siguió, yo gemía, hasta que empecé a temblar, era un placer enorme, me pone también los deditos y acabe, pero ¡eyaculando!, le llene toda la cara con mi eyaculación y ella seguía, y seguía, y otra vez eyacule, gritando y gimiendo como una perra.

Quede temblando, con el corazón a mil y seguía caliente, muy caliente, Belu se pone el cinturonga, yo arriba de ella y empiezo a saltar sobre esa pija de goma, la quería sentir adentro, ¡toda adentro!, me inclino sobre ella y Belu me empieza a poner el consolador en la cola, ¡no!, nunca una mujer me había hecho ¡doble penetración!, pero me gustaba, acabe de nuevo y como, gemía gritaba, me estaba matando esta pendeja.

Belu también estaba muy caliente, después le empecé a chupar la conchita, le metía los dedos, el consolador, se lo sacaba la besaba, me pido que por favor se lo meta, quería sentirlo, se lo meto, saco, meto saco, hasta que también estallo en un orgasmo que casi se muere.

Nos quedamos tiradas en la cama, media dormidas, abrazadas, ¡estábamos muertas!

Ya era la noche, nos vestimos como para ir a comer algo, y dar una vuelta, pero sin buscar nada, así que nos vestimos retranqui y bajamos, estaba la misma chica que cuando llegamos, y esta vez me quise morir en serio, nos dice que se llama Sofía y hablamos algo así:

Sofía: hola chicas, todo bien

Nosotras: si, si todo bien

Sofía: les tengo que pedir un favor, espero que no lo tomen a mal

Yo me quería morir, dije que paso!!!

Nosotras; si, decinos que pasa

Sofía: lo que les quiero pedir, es que dentro de la habitación hagan lo que quieran, pero que afuera no se escuche, porque hace un rato un pasajero paso por la habitación de Uds., y me dijo que no le pareció correcto lo que escuchaba siendo este un hotel familiar.

Nosotras OK, no hay problema

Creo que en mi vida sentí tanta vergüenza y me puse tan colorada, pero la verdad es después nos cagamos de risa, como me copio Belu, ¡cómo me hizo acabar!, justificaba cualquier cosa jaja

Ese martes nos fuimos a cenar, ah obvio no les voy a contar todo lo que hablamos, ni lo que nos pasaba porque para ustedes es un embole jeje, lo único que les voy a decir es que queríamos estar juntas ¡todo el tiempo!, para las dos era algo nuevo irnos de novias de luna de miel jeje.

Cuando volvíamos de cenar, no sé, nos íbamos soltando un poco más, de a ratos íbamos agarradas de las manitos, nos abrazamos y ¡algún piquito en la calle nos dimos!

Cuando entre entramos en el hotel y la vimos a Sofía, ya no me dio vergüenza, estaba más segura, me sentía muy puta de que ella supiera que yo estaba cogiendo con mi amiga, me calentaba saber que lo sabía.

Llegamos a la habitación y otra vez, nos matamos con un terrible beso, pero queríamos hacer las cosas distintas, cosas nuevas, ¡jugar!

Le pido a Belu que se siente en el sillón desnudita y se masturbe ¡para mí!, por favor, yo también me fui sacando la ropa a medida que la veía masturbarse, me ponía a mil, Belu empezó a gemir, estaba caliente, cada vez se ponía más los dedos, termino acabando hasta que me pidió por favor que la cogiera, a mí me gusta más que me cojan, ¡pero lo hice!, no lo podía creer.

Me puse el cinturonga, la tire en la cama, me puse arriba de ella y la empecé a coger, como gozaba, le encantaba, me pedía más fuerte, más fuerte, le tocaba las tetas, la besaba, le comía la boca, obviamente termino acabando como una perra, nos quedamos las dos abrazadas, cada una masturbo a la otra, después Belu me empezó a poner el consolador en la conchi y si, acabe de nuevo, grite otra vez, ¡no me di cuenta!, esperaba que nadie me hubiera escuchado jeje.

Nos quedamos dormitas desnudas ¡otra vez!

Al día siguiente, nos despertamos juntas, nos quedamos hablando, no cogimos, pero si nos acariciamos mucho, salimos, paseamos, nos dimos unos besitos en la playa, jeje, volvimos a la tarde.

Bueno, obvio volvimos, cogimos de nuevo, que lindo, mi pobre conchita ya no daba más jeje, y Belu me empieza a decir para hacer algo a la noche, pero algo divertido, no sabíamos qué, pero divertirnos un rato, jeje, salir bien zorras y ver qué onda, aunque no teníamos ganas de estar con nadie, solo para calentar alguna pijita jeje.

Nos vestimos bien trolas jaja, yo me puse una pollerita que me dio Belu ¡recorta!, pero en serio, unas botitas y bueno el resto, Belu se puso un pantaloncito corto, muy muy corto de esos que usan las pendejas para ir a bailar.

Cuando bajamos y nos ve Sofía (la de conserjería) jaja, la cara que puso la pendeja, habrá pensado que somos ¡de lo peor! Estábamos en bolas, si en bolas jeje, pero me importaba un carajo.

Bueno la cosa es que vamos a tomar algo, nos sentamos afuera, obvio, todo San Bernardo pasaba y algo decía o tiraban onda jeje, nosotras ni bola, es más cuando se nos ponían hablar decíamos que queríamos estar solas, que éramos amigovias, nos dábamos un besito, y se terminaban yendo jaja.

Hasta aparecen dos pibes de unos 25 o 26 años, chamulleros como pocos y con un lomo como pocos también jeje, ¡estaban re fuertes!!! los hijos de puta, directamente se sientan en nuestra mesa y no nos dejaron ni hablar, no sé cómo hicieron, pero si, consiguieron que les diéramos bola, al rato, ya estaba fresco nos dicen de ir adentro, entramos y nos llevan directamente donde estaban los sillones (yo al lugar no lo conocía, en mi puta vida había ido).

Bueno nos sentamos, y con mi pollerita ¡quede en bolas!, Belu, por más cortitos que fuera tenia pantalones, pero yo por más que cruce las piernas sabía que ¡estaba en bolas!

A pesar que habíamos salido con la intención de no hacer nada, cuando estábamos sentados en los sillones, lo primero que pensé, pobrecito mi novio, cuernitos de nuevo jeje, porque yo sabía que Belu se los iba a querer coger, y yo, bahh también jeje.

Y no me equivoqué, porque Belu ya se lo taba besando, y el chico que estaba conmigo, me pone la mano en mi piernita y me empieza a besar, despacito, hasta comerme la boca, acariciándome las piernas intentándomelas separar, hasta que me aflojo y dejo que me las separa, me empieza a tocar las entrepiernas (eso me pone loquita), nada, ya estaba recaliente, y veo que a Belu también le están metiendo manos por todos lados jaja.

Ah ya les habíamos dicho que estábamos solitas en un hotel, a los pibes se le dieron vuelta los ojos, porque se dieron cuenta que éramos más que amigas jaja.

De una nos dicen si queríamos ir al ¡departamento de ellos!, Belu de una dice ¡que sí! a mí me dio un poco de cagazo, pero no iba a decir que no, quedaba como una boluda, así vestida como una zorra, ¡me la tenía que bancar!

Bueno, llegamos al departamento de ellos, Belu, les pregunta dónde está el dormitorio (porque era bastante grande el departamento, bahh tendría dos o tres dormitorios), y me lleva al dormitorio. En el dormitorio, Belu me dice que hagamos algo, que le parecía bueno, me dice; “pongámonos en bolas, juntitas en la cama, acariciándonos y los llamamos” le digo que no que está loca, pero me convenció (estamos re locas jaja), nos acostamos en bolas, y cada una le empieza a tocar la conchita a la otra, los chicos nos llamaban y les decíamos que ahora íbamos, pero nosotras seguíamos tocándonos las conchitas y ya nos estábamos calentando hasta que Belu los llama para que vayan al cuarto.

Cuando nos vieron jajajaja, jamás vi esas caras de sorprendidos, nos dicen que éramos unas HDP, que como vamos hacer eso, no sé en segundos ya estaban en bolas y cada una tenía una pija en la boca, me senté bien en la cama para podérsela chupar bien, le tocaba los huevos, la tenía parada, muy parada y era bastante grande jaja,

Los chicos se acuestan en la cama y con Belu nos sentamos cada una arriba de su pija, y empezamos a cabalgar, subíamos bajábamos, mientras con Belu nos tocábamos, nos besábamos, así hasta que acabamos las dos, si las dos juntitas y los pibes ¡más calientes estaban!, nos cogieron en otras posiciones, en una de esas estábamos de costado y quedamos enfrentadas, nos comimos la boca, como me excite, que me cojan mientras la beso a Belu, acabamos otra vez, me encanta verla acabar.

Los chicos nos fueron llevando hasta dejarnos con las colitas para arriba, y si otra vez a las dos juntas, ¡pero la cola!, nos estaban haciendo la colita a las dos juntas, y nos agarrábamos de las manitos, las sabanas, nos retorcíamos, nos dolía, nos gustaba, gemíamos, todo era placer, queríamos más y más, los chicos acabaron, ¡nosotras también!

Nos quedamos un rato más y volvimos al hotel, y si otra vez Sofía (la de conserjería) yo creo que ya no lo podía creer, porque cuando volvíamos era obvio que por como estábamos vestidas, por la pintura corrida, despeinadas, que nos habían cogido a las dos ¡y como!, pero ya me importaba un carajo.

Nos acostamos, desnuditas como siempre, nos abrazamos y nos quedamos dormiditas.

El miércoles fue una locura, una locura en serio jaja, jamás en mi vida pensé que me iba a pasar algo así.

La cosa empieza a media mañana, yo estaba dormida y me despierta Belu acariciándome, besándome la cola, que lindo despertar, no se pueden imaginar, pocas veces tuve un despertar ¡así!

Siguió besándome, me ponía su lengüita en mi ano, ya me lo estaba abriendo, sus caricias ya habían logrado que estuviera mojadita, que me empezara a retorcer en las sábanas, desarmando toda la cama, que cada vez me moviera más, y empezara ¡a gemir!

Empiezo a sentir sus dedos con cremita que empiezan a entrar en mi colita, me encantaba, yo no hacía más que vibrar, me movía , me retorcía, y encima Belu también con la otra mano me tocaba la conchita, ni bien termino de acabar y quedar más caliente todavía, Belu se pone el cinturonga y me empieza a coger sin piedad, aayyy, que grito pegue, me la puso de una, pero me gustaba quería que me cogiera, me la ponía me la sacaba, me dio vuelta se puso arriba mío me siguió cogiendo, yo le gritaba que me cogiera, me tocaba las tetas, me hizo acabar de nuevo, se saca el cinturonga y me empieza a poner el consolador y me besa la conchi, después los dedos, así siguió, yo me retorcía, no me podía quedarme quieta, gemía, me gustaba, vibraba hasta que si ME HIZO EYACULAR UNA, DOS VECES, sentía que mi corazón explotaba, lo hizo de nuevo, sabe cómo hacerlo, quede temblando, y ella encima de mí, yo acariciándola, así nos quedamos un rato, que placer, ¡que piel tiene la pendeja!

Nos duchamos, bajamos ¡y se armó quilombo!, de conserjería nos dice que el gerente del hotel quería habla con nosotras, yo me imagine que había pasado (grite mucho jeje), los digo ok, más tarde, y nos dicen que no, que quería hablar ¡ahora!

Pasamos a su oficina el tipo de unos 35 años, fachero, estaba nerviosos, se notaba que le costaba decirnos lo que nos tenía que decir, y nos dice algo así: que ese era un hotel familiar, que él no juzga la libertad sexual de cada uno (chau me puse re colorada, me hablaba ¡como si fuera lesbiana!), pero que había recibido quejas de los pasajeros por los gritos nuestros (más colorada me puse, ¡me oyeron gritar de nuevo!), que era la segunda vez que pasaba en dos días (jeje, nos pasábamos el día cogiendo), que eso iba contra la imagen del hotel y bla bla bla, que no lo tomáramos a mal pero que por favor dejáramos el hotel, que nos devolvían el dinero, ¡que no lo comprometiéramos!

Yo me quería morir, Belu se cagaba de risa, ok, decidimos volvernos, total más de dos días no pensábamos estar, sacamos pasajes para volvernos a la tarde, comimos algo y volvimos al hotel.

Empezamos hacer los bolsos, aunque faltaba todavía para que saliera el micro, y cuando nos estábamos cambiando Belu me empieza a tocar (claro ella no había acabado hoy, se había quedado calentita jeje), y otra vez a coger jeje, pero esta vez yo la quería hacer gozar.

La acuesto en la cama, se la empiezo a chupar, me calienta mucho ver como goza, me agarraba la cabeza y me la enterraba entre sus piernas, quería que se la chupar cada vez más, le metía los dedos, y explota con un orgasmos que sus gritos se habrán escuchado en todo el hotel, sigo, sigo metiéndole los dedos, el consolador, se da vuelta se lo meto por la cola, se la beso, se la dilato con la lengua, se lo pongo, grita, gime dice cógeme, se lo pongo, hasta que acaba otra vez, y grita como una perra (sé que lo hizo a propósito jeje)

Nos quedamos las dos acostadas desnuditas y golpean la puerta, SIC me quería morir, Belu no, a ella estas cosas le importan un carajo y se caga de risa.

Belu se levanta, pregunta quién es y ¿saben quién era? ¡El GERENTE DEL HOTEL!, Belu se tapa con una toalla, pero no como cuando una sale del baño, se la puso tapándose las tetas ¡y lo que podía! Y yo un poco con las sabanas, abre la puerta, asoma la cabeza, y el tipo este nos dice CHICAS POR FAVOR, ¡QUÉ ESTÁN HACIENDO!, Belu, (¡que hija de puta que es!), le dice que entre un segundo, cierra la puerta ¿y saben qué? ¡Yo no lo podía creer!, deja caer la toalla, se queda en bolas, le pone la mano en la pija y le pregunta si no quería gritar con nosotras.

El tipo se quería morir, la cara que tenía era ¡inexplicable!, nos dice que POR FAVOR ¡NOS VAYAMOS YA DEL HOTEL! Y se va, bahh seguro que se fue hacerse una pajita, porque tener las tetas de Belu al lado y no hacerles nada es imposible, tiene una tetitas que no son grandes, pero si paraditas y una colita que tampoco es grande pero también paradita, no sé cómo el tipo se pudo resistir, porque aparte yo estaba en bolas en la cama ¡y me vio! Para mí era gay jaja

Bueno terminamos de acomodar las cosas, nos fuimos, y así termino mi luna de miel con mi amigovia.

En el viaje hablamos y quedamos en que a ninguna de las dos nos va hacer vida de lesbiana siempre, como yo digo la carne es buena pero un poquito de tortas mal no viene jeje, así que estaremos juntas cuando queramos.

  • Valorar relato
  • (9)
  • Compartir en redes