INICIO » Categoría » Nuestra amiga argentina se rinde a Matías

Nuestra amiga argentina se rinde a Matías

  • 4
  • 5.978
  • 8,30 (10 Val.)
Matías se pone atrás, y me inclina para que me acueste sobre Benja, que me seguía cogiendo y empieza a poner su hermosa pija en la cola, no lo podía creer, iba a tener otra vez dos pijas juntas

Hola lindos, bueno yo sigo contando todo, es como hacer catarsis, jaja, bueno lo que les voy a contar ahora tiene un poco de todo.

Esto me paso la semana pasada, y tiene relación con Matías, el amorcito de mi vida jeje.

La semana pasada me agarraron esos ataques que nos agarran a las mujeres jeje, de que Matías me diga que era yo para él (no se porque si yo ya lo sé jaja), pero como no sabían si me estaban pasando cosas con el me puse loquita.

Lo llame que quería hablar con él, me dijo que estaba en lo de Benja (un amigo con el que también estuve cogiendo jeje) pero me dice que Benja ya se iba que vaya para allá; mucho no me convenció la idea, pero fui.

Llegué y Benja no se había ido, yo estaba ¡re enojada!, lo llevo al cuarto y le empiezo a preguntar ¿qué era yo para él? Y más o menos el diálogo fue así:

Yo: que soy para vos???

Yo: dale contestame? Porque bien que te gusta cogerme cuando esta tu novia cerca???

Yo: dale. No seas cagon!!! Decime

Yo: Dale hdep decime??

Y no me contestaba nada, y más enojada estaba, y más sacada estaba y cuando estoy así me voy a la mierda, ¡lo sé!, pero soy así, entonces le seguí diciendo.

Yo: que soy tu putita??

Yo: a la que le hacés la colita porque tu novia no quiere??

Y nada, no me contestaba nada, y más enojada estaba y más subía la apuesta con lo que le decía, entonces le digo:

Yo: Dale decime, soy la putita que se cogieron tus amigos??

Yo: a la que te calentas cuando la ves coger con otros? DECIME???

Estaba resacada, y como no me contestaba nada, acá es cuando me voy a la mierda ¡mal!

Yo: y sabes que??? me los volvería a coger, volvería hacer la putita de todos, me encanta que me cojan forro

En ese momento es cuando Matías, me parte la boca de un beso, no me dejo hablar más, nos besamos desesperadamente, como si fuera el último beso del mundo, me empieza a meter la mano por debajo de mi remera, y yo lo dejo, a mi me puede y me pone loca ¡que me toque!, y mientras me besaba, me acariciaba las tetas, la pancita y mi calentura iba cada vez en más aumento me decía:

Mati: si, me encanta verte coger con otros, a vos no te gusta que te vea como te cogen?

Yo: si me gusta, me re calienta cuando me ves coger

Mati. Si te gusta comerte dos a la vez o no??

Yo: si mi amor, me encanta

A esta altura Matías ya me estaba bajando el jean y me estaba tocando mi conchita que estaba toda mojada, me termina de sacar el jean, la bombachita y se tira de lleno en mi conchita, me la besa, ¡como me gusta! Yo abría cada vez más las piernas, me acariciaba las tetas y el ahí, ahí abajo besándome, metiéndome los dedos, cogiéndome con la lengua, hasta que me hizo acabar.

Nos acostamos, él se pone atrás mío, me levanta bien una piernita y me empieza a coger, desesperadamente, me dolía, me gustaba gemía, gritaba, hasta que entra Benja, yo le estiro la mano para que se acerque, se saca el pantalón y me pone la pija en la boca, ¡que placer! Me estaba cogiendo Matías ¡y se la estaba chupando a Benja!, me siguió cogiendo hasta que acabé de nuevo.

Benja se acuesta y Matías me dice cógetelo, me subo arriba de él, acomodo su pija en mi conchita y la empiezo a meter, entro fácil, una vez adentro empiezo a saltar sobre esa pija, mientras Matías, me acariciaba las tetas, mirando mi cara de placer y me acuerdo que me decía “como te gusta que te vea coger” y yo le decía que si que me encanta que me vean coger, mientras gemía gritaba.

Matías se pone atrás, y me inclina para que me acueste sobre Benja, que me seguía cogiendo y empieza a poner su hermosa pija en la cola, no lo podía creer, iba a tener otra vez ¡dos pijas juntas!, de a poco me la empieza a poner, no se era tanto el placer que tenía que no podía ni hablar, ni moverme, estaba entregada ¡a ellos!, Matías me la termina de poner y me empieza a coger también por la cola, siguieron así hasta que acabé de nuevo

Me acuestan en la cama y se las empiezo a chupar a los dos, primero uno, después otro, mientras a uno se la chupaba al otro lo pajeaba, me acabaron casi los dos junto, me llenaron la cara de lechita.

Nos quedamos los tres desnudos en la cama, no se me quede muy rara, pasó un rato, me visto y me voy, desde ese día no lo vi mas, ya se, soy su puta, y lo peor es que me gusta serlo.

  • Valorar relato
  • (10)
  • Compartir en redes