INICIO » Sexo con maduras

La señora Rica (Parte 3)

  • 6
  • 14.860
  • 9,49 (35 Val.)
  • 0

Ya habían pasado varios días que no veía a la señora Rica en el barrio como era costumbre, así que pregunté a mi madre tratando de no mostrar mucho interés si sabía algo de ella.

- ¿Tú también hijo... Para qué quieres saber de ella... O quieres acaso pedir un préstamo?

- ¡No mamá sólo era por curiosidad como siempre venía al barrio seguido, no tienes por qué enojarte!

- Ahh.... ya decía yo como todos los hombres están como babosos cuando la ven y soñando ¿así que cuidado con estar tú también soñando cosas eh?

Cómo decirle a mi mamá que no estaba soñando con la señora Rica como todos, sino que yo si había hecho realidad lo que muchos deseaban hace tiempo que había sido mía qué se había tragado mi semen qué mi verga había estado dentro de ella haciéndola vibrar y gemir como tiempo no lo hacía.

Tuvo que pasar 15 días para que diera señales de vida otra vez cuando volvió al barrio, todo pasó esa noche tan rápido entre los dos que no cambiamos de números de celulares así que no había como comunicarme con ella antes.

Estaba con unos amigos cuando la vi, pasó por la calle ganas no me faltaron de correr detrás de ella y abrazarla muy fuerte pero tuve que aguantarme y más escuchar lo que decían de ella sus comentarios morbosos de que le harían si la tuvieran en sus manos.

-Uyyy que rica que está. Le metería todita la pinga hasta que grité pidiendo más.

Otra vez tuve que guardar silencio y no gritarles en la cara a todos que yo si me la cache bien rico, cuando pasó por nuestro lado nos ignoró por completo cuando la saludamos ella estaba hablando por celular y escuchamos lo que decía.

- Claro amor si voy a ir donde mi amiga luego de acá recuerda igual que la última vez... Sii luego voy a la casa... Besos

Todos se quedaron hipnotizados viendo como movía sus anchas caderas como dije antes ella disfrutaba volver locos a todos, ahí entendí el mensaje y me despedí de mis amigos y me fui a mi casa para despistarlos y tuve que esperar que se fueran un rato y la ansiedad me tenía desesperado. Rápidamente tomé un taxi y fui donde quedaba el hostal los latidos de mi corazón estaban a mil.

Cuando llegó ella estaba esperando ya un rato y media molesta le pedí disculpas y le explique el motivo y entramos, nuevamente era el mismo recepcionista de la primera vez que nos vio y sonrió y me entregó la llave, apenas cerré la puerta la besé ella aún estaba molesta.

- Sabes no me gusta estar esperando y menos a un hombre no es nada caballero de tu parte

Tuve que aguantar su berrinche porque ya le había explicado que tuve que esperar que se fueran mis amigos y vieran que salía tenía que tener mucho cuidado, mientras tanto besaba su cuello y al mismo tiempo mis manos recorrían su cuerpo como dice un dicho "nadie extraña lo que no conoce" y yo conocía muy bien lo que otros soñaban.

Poco a poco se le fue yendo la cólera cuando mis besos y manos la iban calentando y ahora ella correspondía los besos su lengua jugaba con la mía cuando se unieron, le quité toda su ropa hasta dejarla desnuda y besaba todo su cuerpo desde las orejas hasta sus pies y luego chupaba sus labios vaginales ahora su cuerpo se estremecía. Sus delirios de placer eran ya fuertes y no solté su chucha hasta que grito fuerte y llegó luego al orgasmo. Yo estaba muy excitado y me quité también lo ropa busqué sus tetas y chupaba sus erectos e hinchados pezones su mano acaricia mi pene, ahí Rica me dijo que deseaba hace varios días volver a sentirse llena con mi verga.

-Yo también todos estos días te extrañe Rica mucho sentir tu calor y respiración pero no sabía cómo buscarte…

Me eché sobre ella y la penetración se fue dando muy fácilmente por lo mojada que se encontraba ella al igual que yo estaba bien arrecha, rodeo sus piernas sobre mi y me jaló hacia ella su chucha caliente me apretaba bien rico.

-Ah… ahhh... amooor... queee ricooo…

-Siii te dije está es tu pinga ahhh... gózala cada centímetro dentro de ti...

Nos abrazamos cuando llegamos al clímax y nuestros líquidos se mezclaron mi leche y su jugo vaginal.

Luego hablamos me contó que se había ido de viaje por eso había dejado de ir al barrio y su marido estaba en una casa que tienen al interior del país porque esta delicado de salud y el clima de Lima es muy húmedo para él y me dijo que si quería trabajar con ella como su chófer.

- ¿Y si la gente empieza a hablar no te molesta porque de seguro lo harán?

- Ya estoy bien grande para que me importe lo que dice la gente de mí e igual siempre hablan eso lo sé bien... Piénsalo bien y me das tu respuesta si a mí no me importa lo que digan espero que a ti tampoco...

Sus labios recorriendo mi pecho y bajando hasta llegar a mi sexo que empieza a besar y luego se lo mete a su boca dándole una vez más una mamada con toda su experiencia cuando logra que estuviera bien grande y dura se monta sobre el falo.

-Ahhh… Como te extrañé estos días… ahhh... siii sentir otra vez tu rico pene bien adentro de mí…

Sus movimientos eran suaves sobre mi sus tetas se movían al ritmo de sus caderas pero yo todos estos días había soñado con penetrarla por el culo y se lo pedí.

-Ah... está bien mi amor pero con cuidado soy toda tuya. Sólo recuerda que tiempo que no me lo meten por ahí... Ya mi esposo está muy débil para esas cosas...

Ella se acomodó enterrando su cabeza entre las almohadas y dejando a mi total disposición su enorme trasero sólo habría que tener mucho cuidado aprovechando su propia lubricación moje su ano y mis dedos muy despacio empezaron lentamente a estimular su esfínter y cuando ya estuvo preparada fui metiendo muy lentamente en la entrada de su culo el glande

-Aggg despacitooo... amooor ayyyy me dueleee ayyyy...

Muy lentamente fui entrando a su culo cuando ya lo tuvo todo adentro su esfínter estaba bien apretadito y caliente y comenzó el mete y saca al fin sueño cumplido, la señora Rica que todos la miraban y era el sueño de todos ellos coner ese rico y grande culazo yo lo estaba haciendo.

-Ahhh... ahhh mi amor ya está pasando ahhh... tú eres mi marido ahora.

Bien sujeta de las caderas la tenía a la señora Rica ella aguanta las embestidas que recibía su culo con fuerza y valentía.

- qué rico culo tienes bien apretadito… ohh… pero ahora se va a quedar bien abierto… toma tu lecheee...

Aguanté hasta donde pude y ya no pude más y descargue mi leche en su esfínter y luego caí a su costado y veía un hueco su culo bien abierto de donde salía semen ella se volteó y me dio un beso y se abrazó a mí.

Empecé a trabajar para la señora Rica mis padres al comienzo se opusieron no querían especialmente mi madre pero luego se hicieron a la idea, era la envidia del barrio todos me preguntaron si tenía algo con ella también mi padre pero dije que no, ella también dejó de vestir muy provocativamente y luego de hacer las cobranzas hacemos el amor todos los días.

(9,49)