INICIO » Voyerismo

¡Qué noche la de anoche!

  • 10
  • 8.155
  • 9,50 (2 Val.)
  • 0

Que noche tan, tan, tan… En serio, no encuentro los adjetivos correctos para calificar correctamente lo que pasó, espero que pueda narrarlo lo mejor posible, quiero contarles que pasó, pero, sigo muy impresionado. Quizás si lo escribo pueda ayudarme a clarecer un poco.

Eran como las 7 de la noche, yo me encontraba en mi cuarto, estaba muy cansado pues tuve una semana muy pesada, solo quería estar en mi cuarto sin que me molesten. Aun cansado decidí jugar videojuegos, eso me hizo perder un poco la noción del tiempo. Estaba muy concentrado batallando para pasar el nivel del juego cuando en ese momento, entra mi hermana al cuarto y me pregunta: –“¿Irvin quieres acompañarnos? Vamos a estar en la sala” –, me sorprendió un poco, pero me dijo que vendrían unas amigas de ella e inmediatamente me gustó la idea, ya que había una de ellas que me gustaba mucho, le dije que si la acompañaba. Seguí jugando un rato, pero decidí apagar el juego, no sin antes darle un golpe a la consola por no pasar el nivel y decidí bajar.

Bajé a la sala, las amigas de mi hermana estaban allí sentadas, les sonreí amablemente, pero, mi sonrisa interior fue más amplia al ver que si había venido su amiga que me encanta. Eran dos chicas: una era una mujer como de unos treinta y tantos, estaba simpática, era alta, morenita, de cabello lacio y largo, ojos pequeños pero bonitos un poco rasgados, su cara es larga, y tiene un lunar muy sexy a media mejilla, bastante atractiva; se llama Dany y la otra chica (la que me encanta) se llama Yesi, es una chica muy hermosa, es más bajita que Dany, pero tiene un rostro muy bello, está güerita, con ojos grandes y expresivos, una sonrisa coqueta, su boca es pequeña pero se ve muy antojable. Su cabello lo lleva a los hombros y se ve muy cute así, toda ella me encanta, estaba salivando por ella, pero, solo me limité a saludarla amablemente.

Las tres me integraron a su reunión, estaban bastante alegres, empezamos a tomar los cuatro, yo ya estaba sintiendo la necesidad de coquetear con Yesi, no pude evitarlo flirtear con ella un poco, pero, me frené un poco por no ser irrespetuoso delante de mi hermana, así que me calmé un poco y disfruté de la nochecita. Sin embargo, el cansancio previo me pasó factura y en un rato me sentía súper agotado, decidí acostarme en el sofá de enfrente a ellas y me quedé dormido, no sé cuánto tiempo me dormí y quizás no me hubiera despertado, pero, sentí el roce de una cobija sobre mí y me desperté, el ruido que hacían no me afectó, pero soy muy fácil de despertar si se me toca. Abrí un poco los ojos y vi que mi hermana se iba a sentar al sillón, que linda me trajo una cobija, yo me giré y me abrigué más con la cobijita, cerré los ojos esperando conciliar el sueño, pero no pude, estaban haciendo demasiado ruido, reía, gritaban y berreaban, por favor, que alguien calle a estas guacamayas…

Mantuve los ojos cerrados esperando el momento para callarlas o para subirme a mi cuarto, pero me contuve porque empezaron a platicar de hombres y experiencias sexuales, me dio curiosidad saber que habían hecho, era extraño escuchar a chicas hablando así y pues, era interesante.

Las tres comenzaron a contar sus experiencias, son bastante tiernas al explicar sus aventuras, no como uno que es más descriptivo y guarro, estaba atento a ellas cuando Dany dijo:

Dany: – “Si queda entre nosotras, puedo contarles una fantasía que tengo.”

Yo (pensé): – “Uyy esto se pone interesante”.

Mi hermana (Lauri) y Yesi preguntaron al mismo tiempo:

– “¿Cuál?”. – Yo pregunté lo mismo en silencio (si ¿Cuál?).

Dany: – “La verdad, siempre me han parecido muy sexys las bubis, se me hacen muy bellas y siempre he querido ver los senos de otra mujer.”

Lauris: – “¿En serio? ¿Por qué?”

Dany: – “No lo sé, quizás porque me encanta como me las comen los hombres”

– Uyy, cuando dijo eso, sentí cosquilleo en mi pantalón.

Yesi: – “Pues si son bellas”. – Dijo eso y acarició sus senos. Ver eso me hizo excitarme mucho, ver esa hermosa mujer frotarse sus pechos, quien fuera mano.

Dany: – “Yesi, ¿Me dejarías ver tus bubis?” – Yo pensando (¡Qué diga que sí!).

Yesi no dijo nada, pero se levantó la blusa y una copa, dejó ver su hermoso seno, yo quedé maravillado con tan hermosa vista, lo que más me gustó fueron sus pezones, se ven riquísimos y al parecer Dany pensó lo mismo…

Dany – “¡Que hermoso pezón tienes!”. – Yesi se guardó su seno.

Yesi: – “Ahora tu deja ver tus tetas” – Ay, mi pantalón comenzaba a incomodar.

Dany se levantó la blusa y dejó al descubierto sus pechos, ella no llevaba sostén. Sus senos eran más grandes que los de Yesi, se veían apetecibles, sus pezones también eran más grandes y más oscuros; igual no le decía que no.

Yesi: – “Me dieron ganas de chupar tus tetas, ¿puedo?” – Me quiero casar con esta mujer.

Dany – “Claro, tómalas”

Yesi se acercó a Dany, con mirada seductora, acarició los senos de Dany y empezó a chuparlas, Dany comenzó a gemir, en eso mi hermana las calló sonoramente diciendo que me iban a despertar.

Yo dije internamente “hermana, cállate”. – Yesi se incorporó y ambas se le quedaron viendo a Lauris.

Dany – “A mí se me antojan las bubis de Lauris”

Yesi – “A mí también”

Las dos se levantaron y se sentaron una en cada lado. Mi hermana se puso hiper nerviosa.

Ella trató de persuadirlas diciendo que estaba yo y me iban a despertar, pero, no les importó en absoluto.

Dany fue la primera que comenzó a acariciar los senos de Lauris, Yesi siguió los pasos de Dany. Ambas tocaban los senos de mi hermana, que son grandes, mi hermana no decía nada, pero se dejaba hacer de las dos.

Dany le bajó la blusa y la copa a Lauris, comenzó a chupar su teta, Yesi imitó a Dany, haciendo lo mismo que ella, las dos le estaban chupando las tetas a mi hermana. Lauris comenzó a gemir, parece que las muchachas chupan rico, ni si quiera me di cuenta cuando comencé a tocarme, pero para este momento yo llevaba buen rato acariciándome.

Me invadió el morbo y la situación, aunque quería ser cómplice de mi hermana y disfrutar de sus amigas, no quería que ella se cohibiera si yo me manifestaba abruptamente.

Ambas se incorporaron y externaron: – “Que ricos pechos tienes, muy sensuales”

Yesi dijo: – “Yo hasta me excité”

Dany –“Yo también”

Lauris: –“Pues si las chupan rico, jaja” – Eso resonó en mi mente, uy chupan rico, chupan rico…

Dany: –“Pues se me ocurre algo, por qué no hacemos una ronda donde dos de nosotras chupen los senos de la tercera ¿les late?”

Yesi: –“¡Uy sii!” –Las dos asintieron la propuesta.

Primero comenzaron por Yesi, ella se levantó la blusa y se quitó el sostén, wow, verlos en par era más rico que ver uno solo, estaba riquísimas, me quería levantar a chuparlas, mi hermana y Dany, comenzaron a chuparle los senos, esta vez bastante desinhibidas; acariciaban, chupaban, mordían, lamían, manoseaban, jalaban. Yesi tomó la cabeza de Lauris y la pegó más contra ella.

Terminaron con Yesi, ahora seguía Dany. Sin problemas se quitó la blusa y las otras dos, comenzaron a chupar sus senos, Dany tomó la cabeza de ambas y las pegó a ellas, como que era la más atrevida de las tres. Dany aprovechó para acariciar las tetas de las dos. Terminaron. Solo faltaban Lauris, les chuparon los senos, mientras que Dany y Yesi se manoseaban mutuamente,

Lauris tomó la cabeza de Yesi y la pegó lo más que pudo a ella, Yesi aumentó la intensidad, Lauris, jaló a Yesi y la besó en la boca. Al parecer, se le olvidó su hermano.

Dany se retiró de mi hermana, y expresó: – “Necesitamos un hombre, ya”. – Yo pensé (Pues yo te puedo coger con mucho gusto).

Tomó su teléfono e hizo una llamada, a los no sé cuantos minutos se vistió y salió de la casa, Yesi y Lauris seguían besándose y tocándose las bubis.

Entra Dany besando a un hombre, un chico de unos no sé cuántos años, pero se veía alto, fornido, de cerrada, vestía de playera azul, chamarra negra, y jeans su cabello era abultado y traía una diadema azul, me dio curiosidad porque combinaba con su playera. El tipo estaba besando a Dany e iba quitándose la chamarra que traía, en ese momento, Lauris se giró y quedó encima de Yesi. Lauris la besó apasionadamente mientras acariciaba los pechos de Yesi.

El tipo las observó impactado, se veía impresionado, pero en sus ojos se veía que estaba encantado.

Dany tomó la mano del chico, lo llevó al sofá donde estaban las chicas y lo aventó a un lado de ellas, se subió encima de él y comenzó a besarlo, el chico se prendió y correspondió los besos apasionados, comenzó a acariciar el cuerpo de Dany; Lauris seguía besándose con Yesi, mientras que Yesi, comenzó apretar los pechos de Dany.

Yo me saqué la verga y comencé a masturbarme. Cerré unos segundos los ojos. Al abrirlos, vi que el tipo ya estaba besando a Yesi. Dany y Lauris se besaban ahora, el tipo tocaba las tetas de cada una, Dany se levantó, el tipo se acomodó y le quitó el pantalón a Yesi, la colocó boca abajo, sacó su miembro y penetró a Yesi, ella comenzó a gemir, gemía muy rico, me prendí demasiado al escucharla gemir una y otra vez, que mujer tan deliciosa.

Mi hermana pensando que hacía mal tercio, se quiso mover de allí e irse para el sillón que está junto a este, ya se había puesto de pie, pero el tipo la abrazó por la espalda, y jaló su trasero hacia él, Dany acercó el sillón, Lauris se acomodó en el otro sillón, poniéndose en cuatro, el tipo, le bajó sus pantalones y se deleitó con el enorme trasero de mi hermana, Lauris comenzó a gemir, Dany se acomodó en el otro sillón junto con mi hermana y comenzó a chuparle las tetas, las manoseaba con mucha lascivia mientras ellas se tocaba su conchita, me quería levantar a penetrarla así, tal como estaba, podía ver toda su cosita rica, me estaba jalando muy rico, mi verga estaba por reventar.

El tipo se salió de Yesi, mi hermana y Dany se incorporaron; este seguía erecto. Lauris besó al chico con mucha pasión, después, ella lo jaló del brazo y él jaló a Yesi, los tres observándose mutuamente, sin decirse nada, pero entendieron todo. Los tres subieron al cuarto de mi hermana.

Mientras yo seguía muy muy caliente, Dany seguía en la sala:

Dany–“Estoy muy caliente.” – Se incorporó y dijo: “Sé que estás despierto, pero está bien, quédate así, me excita la idea de que “estés dormido”.

Yo obedecí. Ella se acercó y levantó la cobija de la parte inferior, descubriendo mi miembro. Solo dijo:

– “Me imaginé” – Acto seguido, se llevó mi miembro a su boca, comenzó a chuparlo. Yo comencé a gemir, lo hacía muy rico, lo chupaba completamente, mientras acariciaba con mucho fervor mis bolas, pfff, yo estaba a tope, no pude evitar expulsar mi semen en su boca junto con un gemido prolongado. Se tragó toda mi descarga, limpió con la lengua todos los residuos, se levantó y cerró con esta: – “En la siguiente ocasión te monto, por hoy fue suficiente.”. Después de decir eso, se vistió y se fue da la casa.

Todavía tenía la respiración agitada, pero abrí los ojos y me fui serenando tratando de recuperar el aliento, en lo que sucedía, me quedé perplejo tratando de asimilar todo lo ocurrido y también, cayendo en cuenta que lo último que dijo Dany, me excitó mucho, y sí, me encantaría que me montara. ¡Claro que me gustaría! Lo dije en voz alta.

Mi cara esbozó una sonrisa de placer y calma y con esa sensación en mí, me quedé profundamente dormido.

(9,50)