back to top
InicioNo ConsentidoLa sumisión de la viuda (III)

La sumisión de la viuda (III)
L

el

|

visitas

y

comentarios

Al día siguiente Nadia fue la primera en despertarse, se levantó en silencio mientras Ana dormía profundamente y fue a la cocina y llamo por el móvil a Carlos.

– Estas despierto – le pregunto Nadia – anda ven te abro la puerta.

Nadia abrió la puerta y dejo pasar a Carlos y se dirigieron a la habitación y Ana seguía durmiendo profundamente, Nadia aparto las sábanas para que Carlos viese a la madre de su amigo desnuda y despertó suavemente a Ana.

– Despierta marrana – le dijo Nadia mientras la besaba en los labios.

Ana se despertó y se encontró a Nadia encima suyo todavía no se había percatado de la presencia del amigo de su hijo y se dejó besar por Nadia.

– Mira quien ha venido a verte – dijo Nadia mientras se apartaba y fue entonces cuando Ana vio a Carlos el amigo de su hijo.

Ana lanzo un grito de sorpresa y se quedó sentada encima de la cama mientras se tapaba avergonzada con las sábanas. Nadia se sentó al lado de ella mientras Carlos empezaba a desnudarse. Nadia empezó a besarla por el cuello.

– No me hagas esto por favor – suplico Ana

– Pórtate bien gordita – le susurro Nadia al oído y empezó a darle la lengua – ayer me pediste ser mi putita.

Nadia siguió dándole la lengua y le pellizcaba los pezones y Ana empezó a dejarse hacer dócilmente, Nadia le quito las sábanas y le abrió las piernas.

– Mira que coñito tiene la gordita – le dijo a Carlos mientras le abría los labios del coño con los dedos para mostrárselo – tiene un coñito muy sabroso… ayer se volvió loca cuando se lo comí.

Ana intento cerrar las piernas avergonzada, pero Nadia se sentó encima de su estómago y le abrió las piernas mientras Carlos se puso de rodillas y llevo la punta de su polla a la entrada del coño de Ana, Nadia le abrió los labios del coño y Carlos le paso la punta de la polla por el coño y Ana soltó un grito y su cuerpo tuvo un espasmo.

– fóllala es una marrana – dijo Nadia – yo ya me la follé anoche, como se corría la gordita

Nadia se puso al lado de Ana y le levanto la cabeza para que viese a Carlos penetrarla y lo miro avergonzada mientras Carlos le daba golpes con la punta en el coño y Ana soltaba pequeños gritos.

– Mira que polla tengo para ti – le dijo Carlos – toda para tu coño

Ana se dio cuenta que la polla de Carlos era mucho más grande que la de su marido.

– clávasela – dijo Nadia mientras le abría el coño con los dedos – dásela toda a la gordita marrana.

Carlos la penetró y Ana soltó un grito de dolor y la volvió a penetrar y Nadia empezó a darle la lengua y Carlos empezó a meter y sacar su polla de forma fluida.

– ya te estoy follando gordita – le dijo Carlos – tienes el coñito muy estrecho

Ana empezó a suspira agitadamente y Nadia le lamia y le mordía los pezones y Ana se agitaba en la cama.

– Mira como disfruta la marrana – le dijo Nadia a Carlos – fóllala bien follada

Carlos le saco la polla y empezó a darle golpes en el coño, Ana hizo un gesto de desaprobación y se agarró al cuello de Carlos.

– métemela… no me dejes así – le suplico Ana – dame tu polla

Carlos la penetro profundamente y empezó a follarla intensamente mientras Nadia sonreía complacida y Ana empezó a chillar placenteramente.

– Fóllame así – susurraba Ana – cómo me estas poniendo

– ¿Quién te folla mejor que tu marido? – le pregunto Carlos

– me vuelves loca – contestó Ana – no pares de follarme… me voy a correr

Carlos la follo intensamente y Ana empezó a temblar y se corrió salvajemente, Carlos le saco la polla y Ana estuvo un rato temblando encima de la cama mientras Nadia la besaba.

– ¿Te gusta lo puta que es? – le pregunto Nadia a Carlos

– Vamos a hacer de ella una buena putita – contestó él

– Ponte de pie marrana – le dijo tajantemente Nadia – te voy a hacer un squirt

Ana obedeció sin saber a qué se refería y Nadia la levanto, la puso de pie en el suelo y le subió un pie encima del colchón mientras Carlos la sujeto por la cintura y Nadia le metió dos dedos en forma de gancho y empezó a moverlos rápidamente, Carlos la sujetaba con fuerza mientras Ana echaba el cuerpo hacía atrás y se agitaba fuertemente.

– Echa el coño para adelante – le grito Nadia – dame tu coño guarra

– ¿Qué me éstas haciendo? – chillaba Ana – no te soporto

– No preguntes – le susurro Carlos – dale tu coño puta

Ana soltó un grito desgarrador y tuvo un orgasmo salvaje y mientras se derrumbaba en el suelo su coño soltó un chorro de líquido.

– Mira como se corre la putita de la viuda – dijo Nadia mostrando sus dedos encharcados de flujos vaginales y orina de Ana.

Ana quedo sentada extenuada en el suelo, era la primera vez que le hacían un squirt y empezó a respirar profundamente. Carlos la cogió de la mano y la llevo a la ducha y se metieron los dos debajo del agua. Carlos la hizo agacharse, Ana sabía lo que le pedía y cogió la polla con las manos, se la llevo a la boca y le hizo una buena mamada.

Salieron de la ducha, se vistieron y se fueron los tres al pueblo de compras y comieron en un chiringuito, por la tarde volvieron y Nadia fue un momento a su casa, Carlos y Ana se quedaron solos y Carlos se apoyó en la pared y Ana se agacho le desabrocho el pantalón saco la polla y se la metió en la boca y empezó a hacerle una mamada, más tarde se sumó a la fiesta Nadia y estuvieron toda la tarde follando.

Nadia y Carlos hicieron de Ana su putita.

Compartir relato
Autor

Comparte y síguenos en redes

Populares

Novedades

Más de este autor

Comentarios

La sección de comentarios se encuentra en proceso de elaboración.