Página principal Grandes Series

Las historias de Cindy (Cap. 4): Ericka, Cristian y el salón

  • 6
  • 3.623
  • 9,43 (7 Val.)
  • 0

Soy Cindy y hoy voy a contarle un rico momento sexual que tuve en un salón de fiestas, el tipo con quien lo hice, pues aun no entiendo porque cogía con él, pero a lo hecho pecho y mejor les cuento lo que sucedió aquel sábado de octubre.

En ese tiempo él y yo entablamos una “relación” y le pongo en comillas ya que yo me dejaba querer y pretender por otros y el hacía lo mismo, Cristian fue mi compañero en la prepa y honestamente siempre fue muy equis para mí, pero la vida es una ruleta y termine siendo su “novia”.

Fuimos a la fiesta de Érica, una amiga que cumplía años y lo celebraría con un reventón en un salón por Dr. Vertiz, así que con Cristian llegue puntual a la cita.

La fiesta estuvo muy amena, alcohol y música, viejos amigos, el baile y los buenos momentos. Cristian es típico hombre que le gusta exhibir lo que trae y yo no era la excepción, me arrimaba su pito, me apretaba las nalgas, al principio me moleste un poco, pero con alcohol y ambientada, poco a poco permití su acercamiento y acepte ser su trofeo!

Nos besamos muy apasionadamente, el me metía mano por debajo de mi falda, yo también el acariciaba su verga, que era comparada con algunas otras que me eh comido, muy normal, de unos 14 cm, pero bueno, ¡ya estaba con él y me estaba dejando querer!

Alrededor de las 1:30 am, todos empezaron a irse, él y yo seguíamos en el faje, yo ya había olvidado donde estaba y el desde hace un rato, nos fuimos a la mesa del rincón, ahí nos besábamos ya sin nada de pudor, me besaba el cuello, sus manos entraban por debajo de mi falda y mi blusa, me apretaba las tetas, yo también metía mi mano a su pantalón y le acariciaba la verga, ¡me tenía toda caliente y solo quería gozar!

Me levanto la blusa, yo no traía brasear, me comenzó a lamer las tetas, lo hacía muy rico, o yo estaba muy excitada, el chiste es que me encantaba sentir su lengua en mis pezones.

C: ¡Ah, mi amor, nos van a ver!

CR: ¡No hay nadie, mmm!

C: ¡Que rico, sigue, chupa más!

CR: ¡Me excita tu perforación, se siente riquísimo!

Cristian saco su verga ya bien dura y se recostó un poco en la silla, yo subí mi falda a mi cintura hice a un lado mi tanga y me ensarté suave!

¡Apoyándome de la mesa lo cabalgué rico, el me mamaba las tetas y me mordía los pezones, yo me movía más y más rápido!

C: ¿Te gusta papi?

CR: ¡Eres una diosa!

C: ¡Goza, gózame!

CR: ¡Si, aj, Cindy!!!

Estaba yo tan metida en el acto que cuando menos me di cuenta, Érica estaba sentada observándonos atentamente, al verla me cohibí inmediatamente, me zafe de Cristian y me tape los senos, él también se cubrió, Erika solo se rio y dijo “continúen, hagan de cuenta que no estoy”, ¡pero la verdad no me sentía cómoda así que me levante y fui al baño!

Ya un poco más en sí, sabía que tenía que irme, así que salí ara buscara Cristian, pero al salir del baño, inmediatamente Cristian me jalo a la cocina, me beso como loco y sus manos manosearon todo mi cuerpo, ahora no levanto mi falda, me la quito de un solo golpe, de igual forma lo hizo con mi blusa, mí tanga sufrió el mismo destino, ¡quede solo en zapatillas! ¡Él también se quitó su camisa y yo le ayude quitándole lo demás hasta quedar desnudos totalmente!

Inmediatamente se bajó a darme un oral, su lengua lamia y entraba fuerte en mi vagina, yo gemía y agarraba su cabeza para que nos e despegara de mi vagina, su lengua me daba muy rico, ¡la enrollo como taco y disimulo un pene, que entraba y salía rozando e inflando mi clítoris!

C: ¡Agh, si Cristian, así!

CR: ¡Goza, mmm que rico!

Después de hacerme mojar más, ahora yo me baje a su pene, se lo mamaba duro, mi lengua le daba unas lamidas muy grandes, me dejaba llevar por mi excitación, mordiéndole su glande y sus testículos, con mis tetas lo empecé a masturbar haciéndole la que llaman aquí como “rusa”, el gemía rico, yo más me prendía la verlo así y más le mamaba la verga!

CR: ¡Cindy dios, que rico!

C: ¡Mmm, así, goza!

CR: ¡Mami eres la numero uno!

C: ¡Lo se cielo, lo sé!

Puso unos manteles en el piso y me puse en cuatro, el me lamio las nalgas y me golpeo rico, luego me penetro suavemente, ¡su verga estaba durísima y aunque no era tan grande m hacia gozar rico!

C: ¡Agh, si, así!

CR: ¡Estas buenísima, uf, aprietas rico!

C: ¡Si, agh, dame, dámela!

CR: ¡Tómala es tuya, uf!

Él se recostó sobre esos manteles y lo cabalgue invertida, dándole la espalda, ¡el me apretaba el cabello mientras mi movimiento de cintura lo hacía gozar!

Me agachaba un poco hacia sus pies para estimularlo mejor, el me apretaba las nalgas y me las arañaba, ¡la verdad estábamos cogiendo riquísimo!

C: ¡Cristian sí que rico!

CR: ¡Nena, me matas!

C: ¡Agh, papi!

CR: ¡Esto es la gloria!!!

Pero al abrir mis ojos dios mío, ¡Érica estaba de nuevo ahí observándonos! Estaba parada en la puerta mirando como cabalgaba a Cristian, pero esta vez fue diferente, se notaba su cara de excitada, ¡se acariciaba los senos y cerraba los ojos bajando sus manos a su vagina!

Esto me excito más, Érica seguía observando como cogía con Cristian, él no se había dado cuenta aun, pero yo miraba fijo a Érica y me apretaba las tetas, ella se acariciaba y mordía sus labios, yo me acariciaba mis tetas, me apretaba los pezones y seguía devorando la verga de Cristian.

CR: ¡Cindy que rico coges!

C: ¿Te gusta, te gusta lo que hago?

CR: ¡Me encanta!

C: ¡Si, goza, mira como lo hago!

¡En realidad, esas palabras más que para Cristian eran para Érica que ya tenía su mano dentro de su licra y se masturbaba mirando como cogía con mi novio!

 Me levante y en cuclillas, me daba sentones en Cristian, dándole la espalda a Érica, pero mirando ocasionalmente para ver que hacía.

C: ¿Te gusta, te gusta mi cuerpo?

CR: ¡Mami, me encanta, dios!

C: ¿Me quieres coger?

CR: ¡SIEMPRE NENA, UF!

C: Jajá, si lo sé, ¡desde hace tiempo!

CR: ¡Es que eres un demonio sexual, dios!

Esas palabras fueron para Érica y sabía que la contestación de Cristian seria la misma que la de ella, ¡nuevamente volteé hacia ella y comencé a moverme con más fuerza!

¡Ella estaba en el estaxis al igual que yo! Cristian no pudo resistir más y termino viniéndose en mí, mirándonos fijamente, Érica y yo terminamos juntas, que orgasmo! ¡Fue muy rico ver cómo me miraba, eso me motivo a coger más rico a Cristian!

¡Yo no había tenido experiencias lésbicas, pero la verdad quería cogerme a mi amiga, pero bueno ya más tranquila y ya vestida y sin que ella se diera cuenta nos fuimos de ahí, Cristian nunca se dio cuenta y creyó que él me había hecho gozar, sin saber que fue mi amiga la que me motivo!

¡Espero les haya gustado, nos vemos pronto, saludos Cindy!

(9,43)