Nuevos relatos publicados: 0

Mi accidente y la enfermera

  • 6
  • 22.611
  • 9,18 (11 Val.)
  • 2

Hace algunos meses tuve un accidente en mi moto. Un estúpido alcoholizado a las diez de la mañana me arrolló por un costado haciéndome volar por los aires. ¿El resultado? Mis dos brazos rotos, una pierna y algunas costillas rotas y, aunque traía casco y eso me ayudó bastante, la mandíbula fracturada.

Estuve un tiempo en el hospital en donde me cuidaron muy bien, las enfermeras encargadas de mi eran de lo mejor y les estoy muy agradecido.

Estuve en el Hospital hasta que mi pierna y las costillas estuvieron mucho mejor, los brazos y la mandíbula aún estaban rotos y así tuve que volver a casa.

Mi madre era quien se dedicaba a cuidarme, por lo cual le estaré eternamente agradecido, pero aún tenía heridas que necesitaban cuidado especial.

Mi madre contrato a una enfermera que venía todos los días a hacerme limpieza y aplicar medicamento a las heridas. Cuando llegó por primera vez se presentó.

Alexia - hola buen día soy Alexia y voy a estarte cuidando tus heridas

Eduardo: hmjmm.

Era lo único que podía balbucear porque mi mandíbula aún estaba rota

Ella era una mujer de estatura pequeña, delgada, de piel morena, cabello ondulado y ojos color café, de cara muy bonita.

Alexia: muy bien vamos a empezar.

Me hizo la limpieza de las heridas muy bien y delicadamente con sus pequeñas manos suaves y tersas.

Mientras o hacia platicaba conmigo de muchas cosas. Y yo solo le decía hmjmm. A todo. Pero ella lo entendía ya que sabía que mi mandíbula estaba rota.

Así fueron nuestros días por una semana. Al llegar el fin de semana ya necesitaba un baño con urgencia.

Alexia: desde cuándo no te bañas Eddi.

Así me comenzó a decir. No me incomodaba, hasta se me hacía tierno el como lo decía con su vocecilla aguda.

Alexia: mmm seguramente desde que saliste del hospital. ¿Quieres que te dé un baño?

Hmjmmm le respondí.

Alexia: muy bien. Voy a preparar las cosas.

Cuando estaba preparándose le dijo a mi madre que me daría un baño, mi madre le pregunto que si necesitaba ayuda y Alexia le dijo que no se preocupara. Que era parte de su trabajo y que sabía cómo hacerlo.

Volvió al cuarto con unas toallas, ropa limpia jabón y una bandeja llena de agua tibia, colocó las cosas sobre una mesa y cerró la puerta del cuarto con llave.

Comienzo a desvestirme, me sentí un poco incómodo por qué una extraña me viera desnudo. Pero luego pensé, esta chica es enfermera, debe ver a mucha gente desnuda.

Los yesos de mis brazos hacían un poco difícil el desvestirme, pero con paciencia se logró. Y ahí estaba yo, totalmente desnudo en mi cama frente a una persona que no conocía.

Tomo una de las toallas y la empapo en el agua tibia y comenzó a frotarme con ella por todos lados.

Luego tomo el jabón y me enjabono todo el cuerpo.

Alexia: solo por qué no puedes mover tus brazos te voy a enjabonar tus partes está bien?

Hmjmmm le respondí, y comenzó a enjabonar mi pene y mis testículos, no pude evitar una pequeña erección de mi pene mientras me enjabonaba me dio mucha vergüenza. Luego note que paso mucho tiempo haciéndolo.

Alexia: andas animado Eddi??

Hmjmmm... Respondí

Alexia: se te nota eh. Se te puso bien durita.

Luego me enjuagó mi pene y mis testículos y los dejo limpios. Y ahí estaba, mi pene completamente erecto frente a alguien que no conocía.

Alexia: sigues animado he Eddi...

Se acercó y me tomo del pene con su mano izquierda y me lo comenzó a masajear de arriba abajo, note que se mordía el labio.

Alexia: hay que desanimarte de alguna manera no?

Hmjmm le respondí. Y siguió masturbándome con su mano izquierda, hacía varios meses que no me masturbaba y menos alguien tan bonita como ella. Siempre lo hacía yo solo mirando videos porno o usando mi imaginación con actrices famosas y yo haciéndolo.

Después de un rato de masturbarme. Cambio de mano y ahora lo hacía con la derecha y con la izquierda me acariciaba mis testículos. Ah dios mío se sentía tan bien esas dos cosas al mismo tiempo.

Volvió a cambiar de mano, de nuevo con la izquierda me seguía masturbando y con la derecha se comenzó a desabotonar el uniforme de enfermera. Dejando ver sus hermosos senos sostenidos por un brasier blanco.

Alexia: te gustan?

Hmjmmm!!!! Le respondí

Eran pequeños pero muy hermosos se me antojaron como para ponerlos en mi cara y besarlos sin parar.

Termino de desabotonar el uniforme y se quitó la parte de arriba, quedando solo con el brasier que sostenía a sus hermosos senos.

Alexia: ya casi terminas?

Me preguntó mientras aún me masturbaba. Alcance a decirle que no con la cabeza. Dejo de masturbarme para quitarse el brasier para dejar al descubierto sus hermosos senos.

Eran pequeños un poco más claros que tono de piel de su cara, y sus pezones eran pequeños y un poco oscuros y se alcanzaban a ver qué estaban un poco duritos. Me parecieron hermosísimos y muy apetecibles.

Siguió masturbándome mientras daba gemiditos, me puso los senos en la cara mientras me masturbaba.

Lo que hubiera dado por poder tocarlos con mis manos y poder meter esos hermosísimos pezones en mi boca por un momento, pero no podía. Sentía sus senos en mi cara como se movían mientras me masturbaba, sus pezones me rozaban los labios y estaban tan tibios que me volvían loco.

De pronto empezar a balbucear.

Hmjmmgm

Alexia: ya vas a terminar Eddi??

Alcance a decirle que si con la cabeza, Me quitó los senos de la cara y los acerco a mi pene. Aún me lo jalaba, con el entre sus senos me hizo terminar, sus hermosos senos se llenaron de mi semen.

Ella seguía jalándome el pene y yo ya estaba extasiado, luego me enseñó sus senos cubiertos de mi semen.

Alexia: te gustan como se ven Eddi, bañadas con tu lechita tibia?

Si le dije con la cabeza, Tomo mi celular y se tomó una selfie con los senos cubiertos con mi semen.

Alexia: ten, Para que te acuerdes jeje.

Soltó una sonrisa pícara y se comenzó a limpiar sus senos con la toalla mojada, después se los seco con la que estaba seca, comenzó a ponerse el brasier y el uniforme y me comenzó a vestir con la ropa limpia.

¿¿Alexia: te gustó el baño Eddi?? A mí me encantó darte un baño y que me dieras uno tu a mí.

Hizo esa sonrisa pícara de nuevo.

Le dije que sí con la cabeza, me peino el cabello y me dio un besito en los labios.

Alexia: voy a esperar a que te toque baño de nuevo.

Hmjmmm le respondí.

Salió del cuarto, tiro el agua que estaba ya sucia y metió a lavar las toallas que uso, volvió al cuarto solo a despedirse.

Alexia: nos vemos mañana Eddi. Espero que hayas disfrutado del baño.

Ya quiero que sea el día siguiente. Y aunque sé que no me tocará baño, por lo menos voy a poder apreciarla a ella y a sus hermosos senos.

Fin parte 1.

(9,18)