Prólogo a una cita

  • 10
  • 9.415
  • 9,71 (14 Val.)
Ahorita estoy boca abajo, sin ropa, así como para que pases un hielo por mi espalda, y después tú lengua siga el mismo curso

Como muchos amigos y conocidos, siempre he pensado y deseado encontrar la manera de conquistar a la esposa de mi vecino: una mujer madura-mayor que yo, una mujer en la cúspide de su belleza, llena de su sensualidad y experiencia... desafortunadamente; el pensar y el hacer son solamente parte una fórmula de tantas situaciones que toman mucha energía con tiempo y paciencia, algo que hasta hace tiempo yo no tenía.

Cuando mi mujer decidió irse de casa, lo primero que me vino por la mente fue cancelar la membresía del gimnasio; no tendría ni razones ni humor para explicaciones, como mirar a la cara a mis amigos y explicarles que ya se había largado, según ella por haberse cansado de mí, de la falta de dinero, de nuestro estilo de vida... y gracias a la magia de un medio social había encontrado un ex novio que la había contactado para preguntarle sobre no se quien; y según ella, "la vida era muy corta para quedarse con dudas, su deber era ir en busca del amor de su vida!" Puta, maldita, bendita Sonia, aunque nuestra relación se había convertido en una novela llena de drama y monotonía, la quería, sé que la extrañaría, la amaba demasiado... y como digerir algo que se te va de la noche a la mañana y se pierde en la nada; pero bueno, como dice el dicho que "un clavo busca a otro clavo," y lo primero que hice fue usar la magia de internet para buscar amiga/s con quien charlar a las altas horas de la noche cuando el sueño no llega, y el insomnio es el peor verdugo que te atrapa y te castiga hasta temprana horas de la madrugada.

Cuando pague la membresía de un sitio para damas de tercera edad, nunca había imaginado la posibilidad de encontrar una amante, yo solamente quería encontrar amiga con quien platicar, pero cual sería mi sorpresa al encontrar una mujer casada de 60 años que cambiaría toda mi perspectiva y expectativas para estas bellas criaturas a las que llamamos 'mujer!' Aquí el relato de una conversación previa a la primera cita en el la marina de la ciudad...

Buen día paloma

"No sé porque paloma pero bueno, que importa, el nombre es lo de menos, buen día."

Se me ocurrió llamarte Paloma por lo de Palomino en el nombre que aparece en la pantalla.

"¡Oh! Ahora entiendo, palomino era el nombre de un caballo que cabalgaba hasta hace unos meses."

El caballo está bien, o decidiste venderlo; pero si prefieres, puedo llamarte flor lo de azucena antes de palomino. No sabría como combinar los dos nombres: posiblemente, flor-paloma o Paloma de las Azucenas, no sé, paloma sensual?

"De joven me decían paloma, pero tengo mucho que nadie me ha llamado así, por eso me quede un poco sorprendida cuando me llamaste por ese nombre."

Pues entonces sigues siendo joven, ya te dije paloma dos veces.

"Eso lo sé, eres artista o es que andas muy inspirado con el clima de primavera."

Una mujer nunca pierde ni su esencia ni su juventud Paloma.

“Es correcto, yo moriré joven con muchos años."

Se ve y se nota... tienes la esencia y el candor de la flor, eres muy guapa.

"Gracias. Muy amable."

Ya mire tu foto de perfil, tu pelo negro... tu piel morena clara, y tus ojos con esa mira profunda que domina! Ahh

"La juventud es un estado del ser, y yo soy la juventud y belleza."

Uh... eso es profundo también, se oye muy bien, se siente e inspira. Practicas tal filosofía a diario?

"Si. Es mi idioma."

Muy bello lenguaje para una bella dama.

"Gracias."

Ahora veo porque tanto brillo en tus ojos... muy hermosa tu piel!

"Gracias nuevamente."

Prefieres que te busque otro día, parece que no tienes ganas de charlar. No quisiera molestarte, tal vez estas ocupada, o estas charlando con otra persona y yo aquí incomodando con tanta palabrería. Es tarde, mil disculpas, gracias por tu tiempo.

"A dónde vas, no seas impaciente, veo que te rindes muy fácilmente. Adiós guapo."

Gracias a ti Azucena.

“Me gusta más cuando me llamas Paloma. Cuál es tu nombre?

Soy Antonio pero mis amigos me dicen Gato.

"Que interesante, un gato seduciendo una paloma; tanta ironía y tanto peligro, ya es de noche y no tengo sueño."

Yo tengo mucho sueño, gracias por tus palabras y por la lección sobre la filosofía de la vida

"Y si te digo que ahorita estoy boca abajo, sin ropa, así como para que pases un hielo por mi espalda y después, como gato, tú lengua siga el mismo curso..."

Como la foto donde estas tirada en la arena, como para besarte toda y todo lentamente.

"Ahora es mucho mejor pues no tengo traje de baño, pero si gustas puede besarme, pero muy despacio, suavemente rozándola, y después un mordisco, y luego la caricia de tu aliento..."

Así lo haría, así estoy imaginándote, déjame ver la diferencia,

"No. Solamente quiero que me imagines."

Tengo más de 45 midias imaginándote...

"Mentiroso."

Es verdad, en cuanto mire tu foto de perfil me llamo la atención tu mirada pero no sabía cómo mandar el primer mensaje. Tenía miedo, y solamente estaba deseándote, probando tu piel en mi imaginación.

"Cierra los ojos y siénteme"

Lo hare.

"Ahora soy yo la que recorre tú cuerpo."

Esta grueso, fuerte, grande, cremoso.

"Tranquilo. Aún no llegó allí y no pienso hacerlo hasta que pruebe todo lo demás."

Entonces espero.

"Oh... si tienes que ser paciente, porque ya mire tu perfil también, y ésa boca tuya...Aaaaah se antoja morder!"

Entonces nos vamos a comer a besos.

"Y no sé cuántas veces me haga volver, mientras vas muevo mi cadera cerca de la tuya para que vayas sintiendo mi sexo húmedo."

Si. Así.

"Recorrer tu cuello con mi lengua y morder él lóbulo de tu oreja, mover mi pecho contra él tuyo y sientas mis pezones erectos y endurecidos."

Voy a acarear tú entre pierna: me vuelves loco voy a sentir tu miel mientras te mueves suavemente en mí.

"No, nada de eso, no me tocaras; y cuando llegue a tú abdomen, mmmmm, cerca muy cerca qué sientas mi aliento, pero solo lo rosare con mis senos y bajaré a tus piernas."

Oh. Cruel.

"Porque?

Continua

"Aaaah mis manos acariciando... mmmm tu costado, y ésa boca que me hace regresar, para después voltearte boca abajo subirme en ti y besar toda tu espalda y morderte tus nalgas!"

Mama mía.

"Seguirás aguantando? Seguirías..."

Claro, ya llegara mi turno, y a ver si aguantas tú. Sigue.

"Jajaja jajaja jajaja travieso, a ver si aguantó que... y bien paso mis manos hacia abajo para poder tomar lo que tanto deseó y llevarlo a mí boca poder lamber todo."

Así.

"Jugar con mi lengua por todo, con movimientos circulares bajar subir succionar. Ah!"

Eso no voy aguantar mucho eh.

“Si es así... Mmmmm en este punto has lo que quieras, aunque preferiría subirme en ti y comenzar a moverme muy despacio."

Eso está muy bien también, pero hasta este punto me importa poco, ya en ese punto no podría esperar; tendría que tomarte, besarte chuparte poco o mucho. Algo.

"Haz lo que quieras, o mejor hazme todo entonces, tómame!"

No te dejo entrar, te tumbo en la cama, y lo tomas, me besas, te pongo boca arriba, te beso y te toco tu concha suavemente.

"Y luego"

Te la acaricio mientras jugamos con nuestras lenguas, te abro las piernas y juego con tu clítoris, con tus labios con tu néctar mientras chupo tu lengua y tu saliva.

"Y me darás a probar de mí, de mí, de mi miel, de mi sabor?"

Si. Así.

"Y chupo tus dedos"

Ohhh eso es muy erótico.

"Haaaaa! Me encanta y quiero más."

Sabor exótico? Prohibido?

"Prohibido? Para nosotros no!"

Una delicia, un manjar, chupa mis dedos, saboréalos. Mmmmm qué rico, ahora bésame y dame de tu boca, de tu miel en tu boca y de tu manjar!

"Tómalo y tómame para poder rodear tu cintura con mis piernas."

Así?? Energía e inspiración mirándote a los ojos con tus pies al aire.

"Sí así y me muerdes los labios, me besas el cuello y los hombros."

Tu cuello suavemente mientras acaricio tu concha empapada.

"Haaaaa ya no puedo más."

Porque no si apenas empezamos, es el génesis.

"Ahhhhh sigue"

Todavía quiero chupar tus pechos, mamar tus pezones, apretar tus nalgas mientras entro suave y fuerte en tu boca para jugar con tu lengua. Y quiero sentir tu néctar en mis manos, quiero sentir tus nalgas mojadas en mis dedos, quiero que te empapes de tus propios deseos; de tu propio placer, de tu propia miel, y que la miel te corra por las nalgas hasta que moje eróticamente tu otro agujero.

"Entonces sigue, no te detengas, y baja dé nuevo."

Me salgo de tu boca, y te chupo las costillas, tus muslos, y te como salvajemente, y te acaricio con el dedo, para después encajar mis manos en tu cintura, en tus pelvis, en tus muslos!

"Sí, así sigue, que es hora de entrar en mí, lobo salvaje..."

Y paso mis manos hacia tus piernas, y lo deseó lo necesitas, y hacia tus pantorrillas mientras mi lengua hace de las suyas, pero todavía no entro, y te sigo masturbando con mis dedos, pero te sigo deseando!

"Te quiero dentro. Daniel.

Todavía no. Y no soy Daniel.

"Ahora."

Ahora te aguantas.

"No. no me castigues, así no!"

Todavía no es tiempo.

"Ahora."

No. ahora no, tomo tus tobillos con mis manos...

"Por favor"

Te beso los pies, te chupo tus dedos, te miro a los ojos, y más te deseo, me deseas, y pongo tus pies en mi pecho para que mires el contraste de tu piel clara en mi piel morena; los beso nuevamente, y te miras impaciente pero te miras sensual, te miras hermosa, te miras deliciosa, y te miras impaciente-enojada!

"Exactamente."

Qué bueno, así me gustas, más. Enojada. Así me seduces, así me atraes, y sigues esperando!

"Ya no quiero."

No me importa. Te tengo en mis manos, y no tienes la fuerza para soltarte, y forcejeas, pero te aprieto con más fuerza, y eso te excita más.

"Si. Y a ti también"

Lo que viene te va excitar más, y vas agradecer esperado. Y de un tirón, te doy vuelta en la misma cama, y en el mismo lugar solamente que quedas boca abajo; y te suelto, y ahí esperas: estas en suspenso, y te abro las piernas lentamente, y colaboras, ya no peleas...

"No."

Ya no te quejas, y viajo con mis manos hacia tu cintura, hacia tus nalgas, y te empiezo a levantar lentamente; suavemente, y mientras subes, quedas frágil, quedas indefensa, tus nalgas quedan al viento, tu sexo, tu culo. Eres hembra, y yo como un lobo hambriento, sobre su hembra bajo a tu ser; y huelo tu piel, tus nalgas, tu culo, tu sexo; y me embriago de tu esencia, de tu olor y te chupo todo lo que está corriendo, y te doy una nalgada, y tiemblas... y te doy otra y gimes de placer y te estoy chupando, y te doy dos más en cada nalga, y suavemente dices algo entre dientes y te tomo con las dos manos, y te jalo al filo de la cama y quedas en la posición correcta...

"Entra. Malvado"

No, todavía no voy a entrar, es hora de dormir, espero la imagen que te pedí y no me quisiste dar... Buenas noches!

Continuará.

  • (14)
  • Compartir en redes