Nuevos relatos publicados: 12

Fin de año especial

  • 4
  • 31.048
  • 9,32 (22 Val.)
  • 0

Decidimos pasar el fin de año en casa de mis suegros, llegamos alrededor de las 8 pm. Empezamos a alistarnos para recibir el año, eran alrededor de las 9 pm cuando sale mi cuñada de su cuarto, ufff quede impresionado al verla, al instante sentí que se me levantaba la verga nada mas con verla, traía una falda corta gris con rayas, blusa poco escotada negra y un ligero suéter encima, vio que la estaba mirando y enseguida paro las ricas nalgas que se carga.

Ambos sabíamos y recordábamos las dos ocasiones en las que estuvimos juntos las cuales fueron muy especiales. Total se llegó la hora de cenar y después brindar. Entro el año y todos contentos y dándonos el abrazo.

Fue transcurriendo el tiempo y entre unos tomando alcohol, las mujeres platicando se dieron las 3 de la mañana, mi esposa se fue a dormir, mis suegros también y al final solo quedamos mi cuñado, mi rica cuñada, su novio y yo. Mi cuñado ya entrado en copas se salió y se fue con los vecinos, yo no quise desaprovechar la oportunidad y le envíe un mensaje a mi cuñada diciéndole que la esperaba con ansias que se veía muy buenota, enseguida le dijo a su novio que ya tenía sueño y lo acompaño a la puerta para despedirlo, quede solo y un poco ebrio.

La espere un rato en lo que regreso y ambos sabíamos lo que pasaría, cerca del baño detuve su camino y le agarre esa cinturita que tiene y la comencé a besar, desesperado yo tal vez por las copas que tenía encima empecé a agasajarla, era otro sueño hecho realidad tenerla nuevamente en mis brazos. Así estuvimos por más de 5 minutos, le tocaba sus nalgas y le metí la mano a la blusa para tocarle esos pezones morenos tan ricos que tiene, ella me tocaba por encima del pantalón y me susurraba al oído: “Quiero toda esa verga dentro de mi”.

Le fui subiendo la falda poco a poco y que buena sorpresa me lleve, traía puesto un calzoncito transparente de encaje color carne, mientras la volteaba de espaldas para arrimar mi miembro en sus nalgas le agasajaba las tetas pequeñas pero sabrosas que tiene, le gustaba y gemía poco, le metí la mano entre sus piernas por debajo del calzón y le empecé a dar dedo suavemente, ahí fue cuando exploto de excitación y gemía mas fuerte pero la trataba de tapar la boca por que podían escucharnos. Nos metimos a un cuarto donde tienen la cocina y al entrar solo me dijo: “Cógeme papi, cógeme bien duro como si no fuera la última vez”.

Ya con la falda arriba solo le hice el calzón por un lado y fui entrando poco a poco, uuuf estaba súper mojada, no aguante y le di duro, gemíamos los dos con mucho placer. “Así cuñadito, así dame, dame, no pares que me encanta tu chile, ah, Ahhh, me encanta esa verga dentro de mi, quiero que me des toda la noche, mas, mas, mas.

Me encanta que hable así pero me daba nervios que nos escucharan aparte me excitaba mucho y sentía que eyaculaba por eso en ratos paraba. Acomode una silla porque le dije que quería que me diera unos sentones, y por supuesto que accedió, se desabrocho la blusa y se bajó el sostén y se montó en mi verga, sus nalgas brincaban y brincaban sin parar, le decía: “Así mami, así siéntate fuerte, me encantan tus sentones, te mueves muy rico” le besaba con desesperación sus pezones que estaban ya muy parados, los metía en mi boca y les daba leves mordidas. “Uff así muérdeme las chiches despacio pero rico papi”.

“Me encanta que me cojas así porque me encanta tu verga”

Le dije que estaba a punto de aventar mi leche y me dijo: “Adentro no papi, deja me salgo y te muevo mi culo para que me veas y me los avientes en mis nalgas”. Me salí mientras ella me bailaba y se movía haciéndome un baile muy excitante.

Miraba con movía sus ricas nalgas y explote, me acerque a ella y le deje ir toda mi leche. “Ahora quiero llegar yo papi, mete tu lengua en mi vagina hasta hacerme llegar” Se sentó en la misma silla y comencé a meter mi lengua hasta donde le entrara, gemía y gemía hasta que también termino.

Terminamos exhaustos, nos cambiamos rápido y mientras ella se iba al baño yo me limpie y me fui a acostar, era otra sueño con mi cuñada que jamás lo olvidaremos. Nos encanta coger juntos y lo más probable que se repita.

(9,32)