Nuevos relatos publicados: 11

M vs M

  • 4
  • 8.150
  • 9,78 (9 Val.)
  • 0

Era 24 de Diciembre, hacía unos días nos contactamos por una de esas páginas donde se anuncian encuentros de tipo sexual. Después de casi 1 año de andar buscando y de ver que nunca se concretaba nada por diversos pretextos por fin se dio el contacto con un amigo al que llamaré ‘Em’.

No fue necesario tanto mensaje solo informarnos que era lo que buscábamos y lo que queríamos. Nos citamos en una plaza comercial, llegué a tiempo y con la duda de cómo sería físicamente o si llegaría, por fin llego y se subió a mi auto, no era un modelo, pero al menos fue puntual y serio. Le recomendé ir a un hotel que está situado cerca a la plaza comercial y que es muy seguro. No puedo negar que los nervios me inundaron, pero era más mi deseo que la pena y el qué dirán.

Entramos al hotel era su primera vez y también la mía.

Yo: Y bien que propones, quien empieza?

Em: pues no sé tú, estoy nervioso...

Yo: pues vamos dándole, a ver enséñame tu pene...

Acto seguido nos empezamos a desnudar cada quien por su cuenta no sabíamos que hacer, no sabíamos como iniciar.

Em tomó la iniciativa:

Em: a ver dame tu pene, mmmm

En ese momento me tomó por los testículos y se metió mi pene en su boca empezando a mamar y a lamerme, no fue la mejor de las mamadas, pero le puso muchas ganas, enseguida de eso me quité y ahora fui yo quien le empezó a lamer el pene era muy placentero sentir por primera vez un pene en las manos y en la boca. Para estos momentos la pena se estaba yendo y me dice ‘dame a mi primero’.

Se empinó en la cama, le unté un poco de saliva y puse mi pene en su entrada, comencé a empujar suave y lento y sentí como poco a poco iba abriéndome camino en su apretado y virgen ano, cuando lo tuvo todo adentro solo respiro y me dijo ‘vas ya está todo adentro ahora dame…’

Así empinado comencé a meter y sacar primero...

Em: mmm si así dame, nalguéame, nalguéame -me decía mientras gemía al mismo tiempo- mmm que rico

Yo: sí que rico aprietas.

Después de unos 5 minutos se lo saqué y le dije ‘ya disfrutaste ahora me toca a mí’, acto seguido me empiné al borde de la cama y me abrí lo más que pude el ano, para facilitarle, sentí como puso su pene en mi entrada y lo comenzó a meter no puedo negar que me dolió y que no quería seguir, pero mi calentura me decía que aguantara, pronto sentí como sus testículos chocaron con mis nalguitas indicativo de que estaba ya todo adentro, y se empezó a mover fue una sensación placentera y nueva, llena de lujuria, placer, gusto, dolor pero como me gustaba.

A los pocos minutos sentí como se iba poniendo flácido y le pregunté si había terminado, me dijo que no, me la sacó y me dijo que quería sentirme otra vez.

Ahora se acostó y me acomodé en medio de sus piernas, mismas que levanté hasta tener a la vista su ano, nuevamente se lo acomodé y se lo deje ir todo, en esa posición duramos unos 10 minutos, se empinó nuevamente y así se lo di.

Em: mmm así, así nalguéame otra vez...

Yo: que delicia de ano tienes, me voy a venir, donde los quieres, donde los quieres??? Dime…

Em: mm no sé, donde quieras

Yo: ya no aguanto ahí te van... terminé dentro de él...

Nos acostamos a descansar...

Unos 15 minutos después y después de asearnos un poco...

Yo: oye termina lo que empezaste...

Me acerqué a él y me metí su pene flácido en la boca, pronto sentí como fue creciendo y estando duro trate de montarlo aunque no logre mucho, al ver que no fue posible nuevamente me empiné ofreciéndole las nalgas y mi ano, abriéndome con mis manos.

Se puso dentro de mí y me lo metió.

Comenzó el mete y saca pronto sentí como invadía muy adentro de mi...

Yo: Siiii, así dame dame, que rica la tienes, dame más así me gusta, vente adentro lléname.

Al decir esto se vino dentro de mí.

Nos recostamos a descansar, 20 minutos después nos aseamos vestimos y salimos del hotel.

No cruzamos muchas palabras en el camino, le dejé en un lugar donde tomara su autobús y no nos volvimos a contactar.

Esta es mi primera vez, no sé si la ultima es una fantasía que tenía desde hace ya algunos años y que por circunstancias no se había podido concretar nada, quizá no fue de los más cachondo y tampoco hubo un calentamiento previo, pero a final de cuentas el me desvirgó el ano...

[email protected]

(9,78)