INICIO » Dominación

Conociendo a ratona 2.0 (Cap. 4): Eligiendo edecanes

  • 5
  • 4.404
  • 7,00 (5 Val.)
  • 0

La ratona al recibir la orden de ir por esas futuras candidatas de convertirse en próximas ratonas le suplicó a su Ama que para no hacerlo muy notorio, se viera con ellas en el hotel pero estando en un lugar público como el restaurante del mismo hotel o en la alberca donde habría mucha gente y no solo ver a su Ama sola con unas cuantas chicas pareciendo que las estuviera acosando.

El comentario fue bien recibido por su Alteza y siguiendo la sugerencia de su ratona le ordenó las citara en el restaurante, la ratona llamó a los cuartos de cada chica para invitarles a comer por cortesía de su jefa, ya que estaba en busca de chicas para un trabajo el cual dejaba mucho dinero, y que al verlas en la alberca supo que eran las adecuadas para dicho empleo.

Cada una de las chicas basadas en su poca experiencia y excesiva ingenuidad y estupidez, todas aceptaron dicha invitación; en lo que no se fijaron fue que se les dijo un trabajo que produce mucho dinero, pero no se les dijo que ellas lo iban a producir sin recibir nada a cambio.

Se les dijo a las chicas que tenían una cita en el restaurante en diez minutos, que al llegar al restaurante preguntaran por la reservación de Alteza. A las chicas se les hizo gracioso que se hiciera una reservación con ese nombre, pero creyeron que solo era para mantener el anonimato en caso de que no se diera el acuerdo.

El Ama se adelantó al restaurante con su sequito siguiéndola por detrás y llegar así antes de la hora programada al restaurante. A los cinco minutos de estar su Alteza en el restaurante llegaron las estúpidas que ni idea tenían de que saldrían caminando detrás de su Alteza como su nueva Ama.

Al llegar las ingenuas a la mesa de su Alteza, sus ratonas se pusieron de pie dejando que las incautas tomaran asiento. A las chicas les apenó que para que ellas se sentaran las otras debían mantenerse de pie. El Ama les dijo “tranquilas chicas, ellas solo se sentaron para mantener sus lugares ocupados mientras ustedes llegaban, las chicas agradecieron el gesto pensando que era verdad.

El Ama se presentó como la dueña de un negocio que constantemente buscaba edecanes de buen cuerpo tal como esas chicas, se les dijo que el trabajo consistía en atender fiestas de mucho abolengo y que tener edecanes de buen cuerpo era de primordial importancia en la reunión, siendo estas reuniones de muy alto nivel además de muy lucrativas.

Cuando a una joven que es de buen cuerpo le pintas un escenario así, la mayoría de las veces se imaginan ganando sacos de dinero, situación que en su caso jamás se daría, pero ellas ignoraban que nunca pasaría y como la clásica bonita le falta cerebro enseguida aceptaron y firmaron un contrato totalmente legal. En lo que no tuvieron la precaución de leer fue esa famosa letra chiquita donde dice que en caso de que ellas incumplieran con ese contrato serían demandadas teniendo que devolver al Ama íntegramente lo invertido para su trabajo. Las chicas salieron con su nueva Ama (supuesta jefa) tras de ella, tal cual lo hacía ya su entrenado sequito.

El Ama les dijo, lo primero que haremos será ir a la administración y liquidar sus cuentas entregando así sus cuartos desde este instante. Las chicas se miraron entre si y le dijeron a su Ama “pero señora si cancelados nuestra cuenta nos pedirán abandonar el hotel enseguida, el Ama dijo ese no es problema, lleven sus cosas a mi suite que es para 11 personas, además debo evaluar la manera en que atenderán a los clientes, así que estarán sirviéndome directamente.

Habiendo dejado en claro porqué se cancelarían sus habitaciones, el Ama les acompañó para verificar que así lo hicieran, las chicas pidieron finiquitar su reservación y que pasaran sus pertenencias a la suite de su jefa, el encargado preguntó si podía saber el motivo por el cual pedían tal movimiento. El Ama intervino diciendo “son empleadas mías y para poder trabajar sin afectar el ambiente familiar del hotel de las áreas comunes estaremos trabajando desde mi suite, ¿hay algún problema con eso? El empleado solo guardo silencio y cancelo la cuenta de las chicas y pidió movieran sus pertenencias a la suite, el Ama cubrió la cuenta de las chicas aparentando buena voluntad.

Una vez ya instaladas en la suite el Ama junto con todo su nuevo sequito les dijo a su nuevo equipo “vamos a ver el trabajo que deben hacer es atender como si fueran los clientes de la realeza, así que chicas empezará su debido entrenamiento atendiéndome como si fuera una Reina”, ¿está claro, tienen alguna duda?, las chicas dijeron EÑORA TODO ESTA MUY CLARO. Bien pues ya que la gente que servirán serán tratados como de la realeza, deberán arrodillarse, inclinarse a mis pies y besarlos, las chicas exclamaron pero señora, el Ama dijo “pero nada señora”, ustedes tienen firmado un contrato donde está estipulado que deben obedecer todas y cada una de mis órdenes, y ahora que aclaramos las dudas pónganse a besar mis pies. Las chicas no tuvieron más opción más que acatar la orden recibida.

Las nuevas reclutas no tuvieron más opción que besar los pies del Ama, y aunque les ocasionó algo de repulsión no les quedó más camino que solo obedecer. Esa tarde estuvieron besando y lamiendo los pies, aprendieron a adoptar distintas posturas sumisas, además aprendieron a permanecer en silencio mientras que no se les permita hacer uso de la palabra, y por ende aprendieron a disfrutar su nueva dieta que consistía en comer en un principio solo croquetas de perro y agua.

DÉJAME TUS COMENTARIOS EN EL SIGUIENTE CORREO:

[email protected]

(7,00)